09/19/2020

UNA PROPUESTA DE PAIS

Anuncios

Estamos en un proceso de transición. Aunque éste no se perciba a simple vista,  así lo señalan todos los estudios serios de opinión. Este proceso está llamado a desembocar en algo positivo, pero es fundamental que se establezcan las estrategias adecuadas, con inteligencia y amplitud. La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), es, hasta ahora, el motor aglutinador de los factores de oposición; pero debemos advertir, que ella por si sola no garantiza el cambio y que requiere el concurso de otros sectores, incluyendo al chavismo desilusionado. El elemento a destacar y consolidar es la UNIDAD y la APERTURA. Ello conforma el aditivo mágico para que la salida democrática sea factible y posible.

Hemos dicho que diversos estudios de opinión aprecian una transición. Esas mismas encuestas ponen de relieve que el oficialismo sigue teniendo su base de apoyo en los sectores D y E de la población, pero allí también se perciben desencantos y frustraciones. De manera que tarea prioritaria es llegar hasta ellos y convencerlos de las bondades de un proyecto de UNIDAD NACIONAL, no excluyente y participativo. Los factores opositores reciben su mayor apoyo de los estratos A, B y C pero pareciera que ya allí existe una especie de techo, de manera que es difícil crecer cuantitativamente en esa masa poblacional. Ello obliga al desarrollo de una política que pueda ser permeable a la población más necesitada. Establecer un mensaje de cercanía, con propuestas de políticas públicas que despierten la esperanza y que se considere a la oposición como una vía seria para un proyecto de país. La gente debe apreciar que no basta salir del Presidente, cambiar al gobierno. A la gente hay que convencerla de que lo prioritario es cambiar al país.

Hemos dicho que  no es solo salir del Presidente o el cese de su gobierno, es imprescindible que se tome conciencia de que lo prioritario y esencial es darle fundamento a un proyecto de cambio del país; para ello, la acción de la UNIDAD está fundamentada en un mensaje de inclusión de todos los factores políticos, sociales, económicos, culturales, gremiales, etc… vale decir, una acción de participación sin exclusiones. Esto último pudiera resultar para algunos algo incómodo, porque los colocaría en la necesidad de entenderse con parte de la población que ha sido leal hasta ahora al gobierno, pero es necesario que así sea, porque el país no puede seguir en posturas separatistas, de una clase contra otra, irreconciliables y enfrentadas para siempre. Venezuela es uno de los países con mejores posibilidades, por sus inmensas riquezas, de recuperar en breve tiempo, su economía, su capacidad productiva y con ello el accionar democrático, en donde deben caber, en armonía, cualquier expresión ideológica o partidista.

En otras latitudes, hemos visto ejemplos extraordinarios de tolerancia, de mirar hacia delante y de labrarse un camino, sin que como decía Andrés Eloy: “No estar cobrándole cuentas al hijo del padre ruin”. España y Chile pasaron del oprobio dictatorial al ejercicio pleno de la democracia, sin que en ese tránsito se produjeran hechos violentos que lamentar. Esto es posible de lograr con una política y un mensaje muy claro de UNIDAD NACIONAL.

La oposición debe ser inteligente en desmontar el andamiaje de la confrontación y polarización que tanto atrae y propicia el Presidente. Incluso se debería llegar al extremo de no nombrarlo nunca, sin que esto signifique renunciar a los señalamientos críticos sobre el accionar del gobierno. Hay muchas formas de contrastar sin polarizar y ello debe ser un objetivo muy claro a cumplir.

Del proceso electoral del 2015 nos separan apenas 2 meses y en cada una de ellos debemos mostrar nuestra disposición a construir con mucha fe, el país que queremos.

César Augusto Yegres Morales

caym343@hotmail.com, @cyegresm

http://elrepublicanoliberal.blogspot.com/2015/09/cesar-yegres-morales-una-propuesta-de.html