07/03/2020

FUNDADA EN ISLA DE PINOS LA LOGIA “HIJAS DE ACACIA # 96”,

Anuncios

Hoy nos referimos a la ardua y difícil, pero no imposible tarea que llevará en sus hombros la naciente institución fraternal femenina “Hijas de Acacia # 96”, por su carácter filantrópico de la moralidad representa un pilar fundamental para la educación de los adolescentes y jóvenes de la sociedad pinera en las virtudes más universales del crecimiento espiritual, en vitalizar sus sueños, esperanzas y en el amor a la humanidad, tal desempeño se vierte como labor sistemática y esencial en la lucha contra las indisciplinas sociales y aceptación de costumbres impropias que laceran la vida social de sus integrantes en la comunidad, porque debemos preparar a nuestras futuras generaciones, miembros fraternales y familiares con el objetivo de realizar el más desinteresado y perfecto servicio a favor de la querida Isla de la Juventud.

El contenido simbólico de estos cuerpos y sus ceremonias plasman un pensamiento teórico y práctico  que nos permite favorecer las relaciones entre el pensar y la acción, desarrollando altos principios de libertad, de plena conciencia de la comunidad, de solidaridad, de justicia, de igualdad y de tolerancia entre todos, siendo la conducta, la meditación y el trabajo, lo que condicionara el accionar social.

Como acacistas de corazón y espíritu, trayendo en sus manos el encuentro y el diálogo  fraternal, tienen como principal responsabilidad cambiar la realidad del presente marcada por egoísmos, individualismos y una inclinación de los adolescentes y jóvenes en la actualidad hacia lo material  sin avizorar las riquezas que muestran en la conducta humana poseer un espíritu magnánimo, principios para pensar y actuar éticamente y estéticamente en los ideales que nos hacen ser ejemplarizantes con la vista en el futuro cercano.

Las fundadoras de este gremio paramasónico tienen que ser maestras y educadoras con la palabra, con la acción y con el ejemplo, porque ese mañana dependerá en gran medida del progreso transformador que contribuirá a que la ciencia, la tecnología, el trabajo y la moral sean una realidad concreta, solo así sus actos tendrán un sentido universal y trascendente.

Continuidad de lo expuesto anteriormente y con la finalidad de que nuestra localidad pinera conozca la vida sociocultural de las logias “La Evangelista” y la recién fundada “Las Hijas de Acacia # 96”, les ofrecemos la consagración realizada el día 3 de octubre del año en curso, presidida por la Gran Gentil Mentora de la Respetable Institución, Hijas de la Acacia de la nación cubana, la Ilustre Señora María Elena Reyes Ávila y como invitados el Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del grado 33 para la República de Cuba IPH José Ramón Viña Alonso, al Venerable Maestro de la masonería pinera Carlos Rafael Gutiérrez López, masones simbólicos y capitulares, hermanas Acacistas de diferentes cuerpos del país, representación de instancias del gobierno y del Registro de Asociaciones en el Municipio, familiares y amigos en general.

Ocasión inolvidable de nuestras hermanas paramasónicas, por ser este acontecimiento un hecho histórico en la Isla de la Juventud, en su apertura el llamado de Unión, Amor, Paz y Caridad a las nuevas fundadoras en la comunidad pinera a participar de una de las tareas más bella de la actividad humana, de aportar su granito de arena para la sociedad, de erigirse como paradigmas en su género dentro de lo laboral, lo social y lo familiar, de servir de aliento a los más necesitados y frágiles,  en brindarles calidad de vida requerida, que no solo se le brinda a su propio gremio o a los masones ,sino a la totalidad de la localidad. Además por la capacidad de este en acoger a personas de diferentes manifestaciones ideológicas y religiosas cumpliendo la mayor de las virtudes humanas, llevar a todos el bien común y segundo como acto educativo en los valores mas sublimes del hombre de crear estados de felicidad con el trabajo en unión por un progreso de bienestar y de conservación de las tradiciones inmutables del hombre con sus semejantes.

La sesión sirvió de marco  para que la Ilustre Gran Gentil Mentora en la  logia “La Evangelista” y el nuevo cuerpo elegido por libre y espontánea democracia y en compañía de todos los hermanos, hermanas, familiares y amigos presentes le entregasen diplomas de reconocimiento a varias personas por su labor y perseverancia de varios años de duro esfuerzo porque se hiciera realidad un sueño muy anhelado en esta Isla, la logia fundada en los pilares antes ya mencionados es la número 37 en el territorio nacional.

También patentizar los más de 70 años de que anidara la sublime idea de crear y abrir una logia feminista en la localidad pinera por hermanos de esta logia pinera en la década republicana de los 40,  y consta su validez en la secretaría con el acta N0 1106 del 28 de febrero de 1944, y explícitamente concuerda con su original: “A propuesta del H:. José Cepero, se acordó estudiar la forma en que pudiera constituirse en esta Isla, la asociación de las Hijas de la Acacia y a propuesta del H:. José Manent Jenó, se acordó nombrar una comisión  que estudie sus bases y la posibilidad de constituirla, siendo al efecto designados los hermanos Ramón Llorca y Soto, José Cepero, Moisés Díaz y Torres, Everardo Campos y García y Rogelio Fernández”.

Testimoniar la ardua labor de sacrificio y de una fe sólida de lo imposible hacerlo posible por el Maestro Masón y Soberano Gran Inspector General de la Orden del Grado 33 para la República de Cuba el IH:. Humberto Almeida y Hernández, y otros hermanos, y hermanas en grados y jerarquías  que con su cooperación germinara la más pura y sensible flor, que son las bellas mujeres de este gremio.

Es bueno destacar la cordial visita del Soberano Gran Comendador y de los hermanos del Supremo Consejo del grado 33 para la república de Cuba, por su empeño de acercar a los hermanos pineros, a las hermanas  Acacistas a la vida activa de dicha institución por estar anclado la Isla de la Juventud, distante de la nación cubana y sus distinciones que las diferencia de las demás regiones.

Además de la importancia para nuestra localidad en insertarse de una  manera solidaria a los planes de trabajo que por dicha institución se acometen en nuestra capital Habanera y por el ejemplo educativo que ejerce tal tarea a las iniciadas en la orden para alcanzar valores que magnifiquen a la mujer y al hombre en su cotidianidad social.

La sociedad actual requiere del trabajo mancomunado de todas sus instituciones para lograr una integración comunitaria asumiendo la labor de construir mediante la educación a los nuevos jóvenes en principios de justicia y verdad.

Por: Jorge Fernández Guerrero, 32º

M:.M:. de la Logia “La Evangelista”.

Isla de la Juventud.

Anuncios