09/18/2020

HUMANIDAD, SOLIDARIDAD, COMPASION.

Anuncios

Gustavo Pardo

Las últimas noticias indican que se exacerba la desesperación de los cubanos por huir del infierno castrista; no obstante, en esta oportunidad se ha conformado una alianza del mal contraria a la aspiración de nuestros hermanos.

Hasta que se produjeron los acuerdos Washington-Habana, Ecuador constituía la silenciosa ¨puerta de escape”; de la cual, aunque conocida por todos, oficialmente nadie hablaba. ¿Por qué? Corrían muchos dólares en la cuestión, los cuales iban a parar a los bolsillos de la mafia Castro-Correa y de los pandilleros y autoridades fronterizas colombianas, centroamericanas y mejicanas (todos son lo mismo).

Ahora todo ha cambiado, ante la avalancha de emigrantes cubanos y el interés Castro-Administración Obama por derogar la Ley de Ajuste cubano, se ha establecido un cinturón de hierro para cortar el incontenible flujo de desesperados cubanos hacia EEUU. Dicho eje se encuentra integrado por la corruptela de Peña Nieto, y por los compromisos ideológicos de Daniel Ortega y Rafael Correa.

Lo que nunca antes había sido imaginable: a esta maquinación se ha sumado el escandaloso silencio en que permanece la administración radicada en Washington, acción que cierra el cerco establecido por la confabulación anti-cubana.

Creo un deber de todos los cubanos, brindar apoyo a nuestros hermanos en desgracia. Se requiere actuar por todos los medios posibles a nuestro alcance:

  1. Escribamos a la Casa Blanca como presunto autor intelectual del siniestro complot anti-cubano, anti-demócrata y anti-libertario.
  2. Enviemos artículos de opinión y comentarios a la prensa plana de nuestras respectivas comunidades.
  3. Comuniquémonos con nuestros Congresistas: presionemos para que actúen en defensa de esos miles de hermanos varados en distintos países.
  4. Hablemos en las emisoras radiales, televisivas, por Internet, etc.
  5. Protestemos frente a los consulados y embajadas de México, Ecuador, Nicaragua; y por supuesto, ¡ante las legaciones diplomáticas del régimen criminal de los Castros!

Acepto que los cubanos no somos perfectos. También acepto que mezclada en esa masa de refugiados, vendrán decenas de agentes infiltrados; así como otros a los cuales les resultará difícil adaptarse al modo de vida prevaleciente en esta gran nación. Pero, a pesar de todo, la mayor parte de estos cubanos vienen a buscar un nuevo modo de vida, a trabajar, estudiar, y a luchar por salir adelante.

Los cubanos que escapan de la miseria, la falta de oportunidades y la opresión castrista; no son terroristas, ni pondrán en riesgo la vida de ningún ciudadano estadounidense.

Contra la trama de la izquierda internacional; ¡AYUDEMOS A NUESTROS HERMANOS!

Imagén tomada de https://www.google.com/search?