09/18/2020

El Qigong medicinal chino da sus primeros pasos en Cuba

Anuncios

Crónica de un encuentro con el profesor Yan Tingba y la reportera de China Today Guo Lingxia.

Vicente Morín Aguado

Guo realiza un ejercicio inmóvil junto al Gran Maestro Yang Feng

HAVANA TIMES — Fue uno de esos momentos agradables que demuestran el poder de la comunicación sin distancias o fronteras. El amigo Isidro, habitual comentarista y colaborador de Havana Times acababa de cruzar 13 mil kilómetros para besar otra vez a Cuba, acompañado de su esposa y de un amigo excepcional.

La tradicional cortesía de las comidas y bebidas de ocasión tuvo esta vez un largo prólogo, cuando el profesor Yan Tingba, contando con el activo apoyo y la traducción de la periodista china, introdujo las técnicas del Nuevo Qiqong-chikong- medicinal entre los presentes, de hecho los primeros cubanos en conocer tales prácticas milenarias.

El experto visitante es alumno privilegiado del Gran Maestro Yang Feng, cuyo currículo mínimo reproduzco:

Nacido en 1953 en Fuyang, provincia de Anhui, se graduó del Instituto de Medicina Tradicional China de Anhui.

Sus aportes al campo de la medicina, incluido el tratamiento de afecciones renales, le han hecho acreedor de cinco patentes estatales y ostenta los títulos de “Médico chino de fama mundial”, “Maestro Internacional de Qigong” y “Maestro de Qigong Medicinal”, entre otros.

Libros del profesor Yang Feng

Entre sus seis libros publicados se cuentan “Nuevo Qigong Medicinal”, “Prevención y tratamiento de enfermedades infantiles comunes”, “Métodos para recordar con rapidez las medicinas y sus ingredientes” y “Secretos para preservar la salud femenina”.

De la introducción a la primera clase, privilegio compartido con otros colaboradores de Havana Times, copio estas palabras:

El profesor Yang Feng inició en el 2006 la aplicación medicinal directa, con terapias apropiadas a diversas enfermedades, desde una tradición milenaria cuyo fundamento está en el Qi (Chi), fluido respiratorio, fuente de la energía humana. Yan Tingba es un alumno privilegiado, muy cercano al eminente Yang Feng.”

A continuación algunas preguntas que respondieron ambos visitantes, porque aunque traductora y reportera de China Today, Guo Lingxia practica diariamente el Qigong y conoce personalmente al Gran Maestro Feng:

¿Mística o ciencia?

El basamento es científico, aunque la cultura tradicional se asocia con el Budismo y el Tao, especialmente la búsqueda de la inmortalidad. “Se trata de la vida-prosigue el profesor- de prolongar la vida, algo perfectamente posible y demostrado aplicando consecuentemente nuestro método. Una tortuga respira dos veces por minuto, los humanos 22 veces, ahí está el secreto de la reconocida supervivencia de este animal.”

Uno de mis compañeros de la preciosa tarde pregunta: “¿cuánto es posible reducir la frecuencia respiratoria?”

Participantes de la primera sesión de Qilong en Cuba

“De hacerlo diariamente, a conciencia, alcanzamos unas 15 aspiraciones por minuto, cifra muy buena. Se trata de combinar ejercicios móviles, como los que ustedes hicieron, con otros inmóviles.”

¿Tratándose de enfermedades concretas, deberá existir un recetario?

“Exacto, los textos publicados por Yang Feng ofrecen una detallada terapia dirigida a los médicos, con el objetivo de la curación o el alivio de un gran número de patologías identificadas por la medicina.”

Algunas explicaciones se tornan complejas dadas las dificultades del idioma, conocedores de la materia, Guo y su esposo agregan puntos básicos:

“La esencia está en regular la respiración, abdominal no torácica. Obtenemos más aire (Qi), representa mayor energía entrante. Lo siguiente es dejarla escapar lo menos posible. El Cuerpo humano posee muchos «agujeros» por donde huye esa energía. Si la combinación es favorable, viviremos largos años saludables.”

Luego de los primeros ejercicios, más relajados, nos llega una propuesta por parte del profesor Yang Tingba:

“Fundar una escuela en esta isla caribeña es nuestro deseo vehemente. Si vuelvo a Cuba, ofreceré gratuitamente este método, que no sea solamente de las clases altas, de las élites, algo para todos los cubanos.”

¿Algo en especial tratándose de nuestro país?

“Cuba está en la zona tropical, mucho calor, la gente aquí gasta mucho Qi y necesita aprender a absorber Qi gastando menos. La calidad de vida es menor que en las zonas templadas del planeta. Como isla es muy privilegiada, el mar, la naturaleza siempre verde, florida, pueden energizarse muy bien.”

El cronista y los entrevistados junto a Sun Yat Sen

La traductora pasa una nota con detalles sobre el Maestro Yan:

Nacido en 1978, en Qufu, ciudad de la oriental provincia china de Shandong y cuna del filósofo Confucio, Yan Tingba es posgraduado del Instituto de Software de la Universidad Aeronáutica y Aeroespacial de Pekín.

A partir de 2006 se ha dedicado al aprendizaje del Nuevo Qigong Medicinal y la medicina tradicional china con el Maestro Yang Feng, fundador de la primera de estas disciplinas. En la actualidad, Yan Tingba ejerce como maestro entrenador del Nuevo Qigong Medicinal en la capital china.

La aspiración de los amigos de Beijing parece alcanzable si tenemos en cuenta la popularidad de otros métodos de la cultura del gigante asiático entre nosotros, como el Wushu y el Taichí. Siempre queda el temor a la burocracia, pero las asociaciones culturales de chinos y sus descendientes cubanos pudieran ayudar en tan loable empeño.

Tiempo de la despedida, nos dejaron estos mensajes:

“El Nuevo Qigong Medicinal es una llave mágica para el autoconocimiento y descifrar códigos vitales para la humanidad”. (Yang Feng)

“El aprendizaje y la práctica concienzuda del Nuevo Qigong Medicinal es un paso adelante en la eliminación del concepto de enfermedad incurable”. (Yan Tingba)

“Tengo toda la voluntad de introducir y promover el Nuevo Qigong Medicinal entre el pueblo cubano, para que se beneficie de este ancestral tesoro de la cultura china”. (Guo Lingxia)
—–
Vicente Morín Aguado.   morfamily@correodecuba.cu