CASCO DE PAZ Y CHALECO DE ESPERANZA

La tarea es muy dura para el componente de la Unidad mientras el enfoque del oficialismo sea obstaculizar todas las propuestas que deberá hacer la nueva Asamblea Nacional para responder al pueblo. Es ahí donde el enemigo atacará buscando que la gente se desencante, y en el mismo acto trazar un camino de derrota para los 112 diputados designados por el país en las pasadas elecciones del seis de diciembre.

Será indignante ver el panorama que se presentará a partir del martes cinco de enero en la constitución del parlamento, -el legal- con la brutal bienvenida que están montando los oficialistas, comandados por el que dio la primera estocada con la constitución del parlamento paralelo -el ilegal- para impedir accesos a los legisladores, prensa y pueblo que apoya el cambio.

Pocos días quedan para terminar el año 2015 y en la brutal arremetida que se avecina, los venezolanos debemos estar más sensitivos a la necesidad de buscar la paz en el país. Si se logró detener un estallido con el fraude que tenía preparado el régimen, debemos por tanto evitar una confrontación para evitar el rio revuelto y la ganancia de los debilitados pescadores.

No debemos caer en la satisfacción que busca el enemigo de agitar a la nación para proponerse a seguir al frente de los escándalos, corrupción, injusticias y violaciones a los derechos humanos.

Si el momento nos exige reflexión, hagamos el esfuerzo de apaciguar los ánimos con la razón. Vamos a cerrar un año con cifras alarmantes de homicidios, pero tenemos también la oportunidad de hacer un cierre que permita la apertura de un nuevo año con nuevas esperanzas y confiando en los hombres que estarán al frente dando la batalla para que el país se encamine a mejores condiciones de vida, sin exclusión.

La alegría de las fiestas en estas fechas ha disminuido por la pobreza impuesta por un sistema de gobierno agotado, pero el optimismo por presenciar la llegada de un nuevo año, que no empañe el camino del éxito que merece Venezuela.

Apenas hemos comenzado el camino hacia la libertad, por lo que es necesario continuar con el esfuerzo de volver hacer un país de grandes recursos. Somos soldados con el casco de la paz y el chaleco de la esperanza, somos la generación del Dios que no admite perdedores.

Nos quedan varios kilómetros y solamente pueden ser recorridos por gente consciente, luchadora, que quiere trabajar, sin hacer colas, que aspire sacar al país de la crisis en la que nos ha sumergido el régimen insensato en su pretensión de dirigir nuestras vidas.

Todos aspiramos a seguir con vida en el 2016 y Dios nos ayudará a llegar. A los que se fueron los amamos.

Susana Morffe

susana.morffe@gmail.com

@susanamorffe

CNP – 4.837

Nueva Esparta – Venezuela

http://www.susanamorffe.blogspot.com

Publicado por EL REPUBLICANO LIBERAL en 8:13

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.