09/19/2020

Venezuela tiene nueva Asamblea con mayoría opositora

Anuncios

El Chacao. Foto: Caridad

HAVANA TIMES (dpa) – La nueva Asamblea Nacional venezolana se instaló hoy con una amplia mayoría opositora por primera vez en 16 años, que reiteró su intención de buscar la salida del presidente Nicolás Maduro y de aprobar una ley de amnistía para los dirigentes detenidos.

El nuevo presidente del Legislativo, el socialdemócrata Henry Ramos Allup, reiteró en su discurso de instalación la propuesta de buscar una fórmula legal para desplazar del poder a Maduro.

“Es una propuesta inmodificable. Lo que queremos cambiar es una realidad que lleva 17 años y que le ha hecho mucho daño a Venezuela”, señaló Ramos.

La juramentación del nuevo foro legislativo puso fin a 16 años en los que el chavismo contó con la mayoría de la Asamblea Nacional, que a partir de ahora tendrá 112 diputados vinculados a la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), por 55 del oficialismo, de un total de 167 escaños.

En el primer acto de la legislatura 2016-2021, la nueva Asamblea eligió como presidente a Ramos, quien será acompañado por los también opositores Enrique Márquez y Simón Calzadilla, como primer y segundo vicepresidente, respectivamente.

Durante su juramentación, Ramos sostuvo que el nuevo Parlamento está abierto al diálogo con el Gobierno, pero señaló que la oposición cumplirá con su promesa electoral de aprobar una “Ley de Amnistía”
para liberar a los dirigentes opositores detenidos y lograr un cambio de gobierno en los próximos seis meses.

Ramos recalcó que la propuesta para un cambio de Gobierno será presentada al país en seis meses y será “constitucional, pacífica y electoral”, en referencia a la figura de un referéndum para revocar el mandato presidencial.

Ya Venezuela ensayó un referéndum contra el fallecido mandatario Hugo Chávez en 2004, que fue ganado por el líder bolivariano. La consulta fue activada por millones de firmas que fueron recolectadas por la oposición.

Antes de iniciarse la sesión, la polémica corrió en torno a la juramentación de tres diputados opositores y un oficialista electos en el estado de Amazonas, cuya proclamación fue suspendida por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), por lo que el oficialismo exigió a la bancada opositora respetar la decisión judicial.

“La Sala Electoral (del TSJ) declaró procedente la solicitud de amparo cautelar y, en consecuencia, ordenó de forma provisional e inmediata la suspensión de los efectos de los actos totalización, adjudicación y proclamación (de estos diputados)”, recordó el diputado oficialista Pedro Carreño.

La medida del TSJ se produce luego de que el oficialista Partido Socialista de Venezuela (PSUV) introdujera un amparo contra los resultados de las elecciones en Amazonas.

Entre los abucheos de sus colegas opositores, Carreño advirtió que si la oposición desconocía la medida de la Sala Electoral, el TSJ podría declarar nulas las sesiones que se realicen con la presencia de los diputados cuestionados. De momento se desconoce si la oposición acatará o ignorará la sentencia.

De confirmarse la mayoría de 112 diputados, la oposición contaría con dos tercios de los escaños que le permitirían aprobar leyes orgánicas sin contar con el voto del oficialismo.

En la sesión sólo se juramentaron 163 legisladores, a falta de los cuatro diputados cuestionados. En esa condición, la bancada opositora tiene 109 diputados, uno menos de la cifra para obtener los dos tercios.

La bancada del chavismo se retiró de la sesión de apertura tras denunciar que el grupo de oposición violó el reglamento parlamentario.

El diputado oficialista y ex presidente de la pasada legislatura, Diosdado Cabello, declaró que la decisión de retirarse de la sesión de apertura “no es un capricho”, sino una respuesta a la violación del reglamento por parte del nuevo presidente del Parlamento.

Cabello aseguró que el problema radicó en que la bancada opositora decidió hacer un debate parlamentario, cuando lo que correspondía era únicamente una sesión protocolar de apertura de sesiones y la elección de la nueva directiva.

En el discurso que provocó la retirada del oficialismo, Borges dijo que la Asamblea legislará a favor del país, que “hoy sufre los embates de una de las crisis más severas de las que se tenga memoria”.

Explicó que los proyectos legislativos incluyen la ley de amnistía para la liberación de los dirigentes opositores presos y para que “más nunca haya en nuestro país presos ni desterrados por su forma de pensar”.

En tanto, Cabello reiteró que el oficialismo está “total y absolutamente” en contra de la propuesta de Ley de Amnistía, pues permitiría dejar en libertad a personas acusadas de cometer asesinatos.

“Nosotros nos oponemos total y absolutamente a cualquier Ley de Amnistía, porque es ridículo y absurdo que los victimarios se perdonen, se autoperdonen (..) Una Ley de Amnistía tiene que ver con un gran acuerdo para la paz, pero lo que no es correcto es yo victimario, yo que mandé a asesinar, me autoperdone, eso lo hizo Pinochet en Chile, el único que lo ha hecho. Aquí la derecha venezolana quiere copiarlo”, denunció.