09/26/2020

Malas condiciones de trabajo.

Anuncios

Aymee Cabrera.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Residentes en la Habana y visitantes gustan comprar el café en grano o molido que se vende en bolsas de papel selladas con el logotipo del recinto. Para el paquete de café en grano no hay que hacer cola porque están dispuestos en un anaquel.

Sin embargo, el proceso de molida frente al cliente demora y no por ineficiencia de la dependiente. Una bella joven de buen temperamento que saluda y conversa atenta explica que «El molino del centro tiene la cuchilla gastada y, demora más moler con los tres molinos a la vez» razón por la cual ella prefiere hacerlo con solo dos.

No supo responder para cuándo se solucionaría esa situación engorrosa  tanto para ella como para los compradores pero sin perder su deseo de atender solícita trabaja un poco más porque el cierre de su turno de trabajo conlleva a la liquidación y otros  aspectos de índole laboral concebidos para su empleo.

«Me voy tarde porque una demora trae la otra pero por ahora es así», dice con una sonrisa y acto seguido pregunta por el orden de la cola la cantidad de café que comprará el cliente cercano al que está atendiendo con lentitud.

Los trabajadores de estas actividades relacionadas con el turismo se ven obligados a trabajar bajo condiciones que no son las óptimas so pena de perder el puesto en caso de que intenten exigir sus derechos.

Ellos tienen posibilidades de obtener propinas y otras estimulaciones que les son vedadas a la mayoría de los trabajadores estatales en la Isla. Son plazas de gran demanda y los jefes viven en un perenne chantaje que se revierte en el soborno diario para mantenerse en lugares como el descrito.

Para estos trabajadores no hay aplicación de conceptos laborales como el Convenio Colectivo de Trabajo donde hay un acuerdo entre empleador y empleomanía. Esclavizados y explotados al máximo no se preocupan por conocer sus derechos y saber cómo exigirlos debidamente.

La negociación colectiva no está presente en estos casos e imposible es pensar en que estos obreros lleguen en su malestar a una huelga. Son trabajadores «envidiados» por sus ganancias presentes pero todos, sin excepción están desprotegidos pues si aparece alguien que pague por encima la plaza o de repente, los auditores detectan alguna ilegalidad quedan al momento despedidos.

El nuevo modelo económico diseñado por el partido comunista solo consigue asediar más al trabajador que continua percibiendo salarios en la moneda devaluada CUP y vive en la pobreza sin derecho a prosperar junto a su familia.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

El desconocimiento de leyes y resoluciones por parte de la masa trabajadora es el arma que esgrimen los altos dirigentes del país para manipular e incentivar el robo que consideran ilegal si el hecho sucede en un centro laboral.

Pero cuando son ellos los participantes desaparecen las sanciones, para ellos no  hay aplicación de medidas drásticas, solo la desaparición por un periodo de tiempo para volver a desfalcar otra entidad que les reporte jugosas ganancias.

Así la chica del Escorial y tantos otros que desandan parajes oscuros según sea su turno de trabajo a expensas de ser agredidos, sonríen triunfales mientras puedan mantenerse en estos empleos cuyas ganancias verdaderas nunca disfrutarán.