08/09/2020

¿Empate? La palabra dada y desdecirse

Anuncios

Posted: 11 Jan 2016 06:40 AM PST

Tras los meandros de la CUP para decidirse si apoyar el Gobierno neoliberal y nacionalista de Junts pel Si, subo dos artículos que se escribieron separados y sin retocar para tener una linea mas o menos lógica. Esto también sirve para presentar el absurdo de los acontecimientos en este pollo de la CUP, el proces y el caciquismo convergente.

¿Empate?

La asamblea, de herramienta a ideología.

No somos quien para meternos en asuntos aparentemente ajenos, quizás recordar que el 27-12-2015 la asamblea extraordinaria de la CUP decidía, al menos desde un punto de vista externo, el investir (apoyar más o menos críticamente) o no al gobierno de “Junts per si” encabezado por el Más. Muchos dudamos si hay alguna diferencia en que un gobierno neoconvergente esté o no encabezado por el Mas pero sí que es simbólico que este esté encabezado por un individuo responsable como dirigente de los recortes (con el coste humano de suicidios, pobreza y muertes por accidentes o enfermedades evitables), la represión (Asesinatos en manos de los cuerpos represivos o bajo custodia, montajes policiacos y judiciales, detención y criminalización de la disidencia, amputación de ojos y otros daños físicos a gente que protesta) la corrupción (encabezada por CiU y la familia Pujol en Catalunya) y el juego sucio de supervivencia en el Poder. Está claro desde el momento que la Esquerra independentista con la CUP a la cabeza concurre al mismo tiempo en espacios comunes de los movimientos populares con sectores sociales autónomos, anticapitalistas, libertarios y demás, por un lado y las instituciones por otro deberían asumir las contradicciones que conlleva el mercadeo electoral y parlamentario. Los primeros (Movimientos populares) tienen todo el derecho a analizar críticamente e incluso beligerantemente el comportamiento de la Esquerra Independentista en sus políticas de participación en esas instituciones que gestionan el capitalismo en el territorio denominado Catalunya, puesto la CUP siempre se ha adjudicado la medalla de la representación de estos. Por lo tanto el exigir a la CUP coherencia a ultranza es lógico. Al intentar esta de apropiarse de la voz y las luchas de las gentes del Pueblo, las cuales muchas de ellas se la suda el patriotismo y la independencia, es razonable y necesario esta exigencia, más cuando llevamos viendo el seguidismos de estas CUPS a un proces que como mucho es un espectáculo de mala calidad o un regionalismo nacionalista disfrazado de independentismo al servicio de los intereses de las elites parasitas de la gente que vive en Catalunya… A nivel personal muchas personas nos hubiese gratamente sorprendido un no rotundo de las CUP tanto al Más como a Junts per si, dando por cierta la declaración de esta como anticapitalista y demás adjetivos revolucionarios con las que se definen.

No vamos a mostrar que opción preferimos sobre las rebuscadas cuatro preguntas, no somos de la CUP, pero tenemos que insistir que no estamos por la participación institucional, que no nos presentamos a las elecciones, que los problemas de tal o cual grupo parlamentario no es asunto de nuestra incumbencia, pero nos atrevemos a afirmar que las mismas preguntas conllevan la trampa de aceptar cierto marco institucional que apoya a una elite al servicio de la Dictadura del Capital sobre las gentes que sobreviven en el territorio catalán. La creación del llamado proceso para la independencia si no es un marear la perdiz para imponer las políticas neocom de la burguesía catalana es una apuesta para crear un nuevo Estado Capitalista que sigue siendo lo mismo pero con más barras rojas y amarillas y estrellas en vez de coronas. La izquierda en su apariencia tolerante siempre ha sido blanda y claudicante cuando interviene en la gestión parlamentaria de la Dictadura del Capital. Es decir, sospechamos que el mismo proces es desarrollado por las elites catalanas para desviar y detener la guerra de clases en el territorio catalán imponiendo la hegemonía futbolera patriótica de dos proyectos nacionales Tanto catalán como español… (Me reservo los adjetivos siguientes pues solo me salen apelativos realmente insultantes y escatológicos.

Pensamos que ya se ha hablado demasiado sobre el proces, sobre la participación institucional, sobre el voto útil y la abstención activa. Pensamos estéril todo este debate si los propios movimientos populares se debilitan al seguir la agenda del político o capitalista de turno, que si toca patria, que si toca elecciones, que si toca debates bizantinos sobre los distintos modelos de gestión de la brutalidad capitalista… Sabemos que la lucha y la construcción de nuestra emancipación están en el día a día junto a mucha gente del pueblo que tiene opiniones o visiones tácticas o estratégicas diferentes a las nuestras y que podemos pensar erróneas. Pero más erróneo seria el no luchar codo a codo en esos tiempos y espacios que compartimos y decidimos como Pueblo compartir. Sin dejar de desarrollar el pensamiento crítico, el cual es motor de la sabiduría del Pueblo, de la gente que lucha, del proletariado, tenemos que asumir las diferencias y las coincidencias. Es muy fácil convivir con quien se tiene una afinidad absoluta (puede ser ilusorio esto último) la afinidad no debe  fomentar el espejismo de la ideología, la superioridad “moral”, la ilusión de la política y la mentira de la economía.

“Todo el poder a los Consejos”. Lenin.

Soviet, asamblea y consejos son en sí sinónimos.

Antes de tomar el poder del Estado, antes de sustituir al gobierno provisional el partido de Lenin defendía que los soviets sustituyesen al Estado y al Gobierno provisional. Una vez derrocado el Gobierno Provisional los propios consejos eran un estorbo por su autonomía y horizontalidad para el programa leninista de un Estado Socialista jerarquizado y centralizado bajo control del Partido Comunista como representante del Poder proletario y por lo tanto instrumento donde se plasma la dictadura del Proletariado. Para todos los partidos herederos del Leninismo su comportamiento sobre el asamblearismo y los consejos es aparentemente propicio pero en la práctica una constante contradicción con el carácter del centralismo democrático por ellos defendido. El desarrollo de la democracia directa siempre lleva a los movimientos populares a estructuras antiautoritarias que se contradicen con la esa presunta vanguardia ya sea política (institucional, sindical) como revolucionaria (armada, monopolio de la violencia revolucionaria) que se autoproclama dirigente de toda lucha. Para los partidos la horizontalidad del consejo de la asamblea debe ser encauzada o sustituida por el centralismo democrático de la Vanguardia, siempre que ocurre esto se acaba con la derrota ya sea por la burocratización e imposición de la variante “socialista” de la dictadura del capital o por el triunfo de la reacción y el regreso al parlamentarismo representativo.

El proceso histórico, la dinámica de los movimientos sociales, poco a poco han desacreditado al mismo centralismo democrático, simplemente porque la forma de organización natural y espontanea de las clases oprimidas es por un lado la afinidad y por otro la horizontalidad. Mientras los movimientos populares y sociales están vivos tanto el centralismo democrático como la representatividad o el clientelismo populista son superados por la propia práctica de dichos movimientos, los cuales rechazan todo aplazamiento hasta la llegada de la utopía planteando la emancipación en el día a día, en el aquí y ahora, luchando en la vida cotidiana, para el presente, no para el futuro. Actualmente vemos como gentes cuyos orígenes ideológicos no son claramente anarquistas acaban desarrollando funcionamientos anti autoritarios (EZLN, Kurdos, movimientos rebeldes de los barrios marginales de muchas ciudades…). Esta realidad  obliga a los herederos de las corrientes del pensamiento marxista leninista a negar que son partidos defendiendo que sus organizaciones son asamblearias y horizontales superando a veces involuntariamente su propio centralismo.

Es evidente que la actual Esquerra independentista es heredera de los distintos PSAN y del MDT, de la admiración de toda la radicalidad al movimiento vasco de liberación nacional y cada vez más alejada del populismo filo fascista del Partido Estat Catalá fundado por Macía. Es evidente que la mayoría de la gente de la Esquerra independentista está acercándose a nosotras personas libertarias –eso queremos creer- que a los del Estat Catalá, primer partido que históricamente se autodefinía como independentista). La Esquerra independentista es huérfana de referentes proletarios y poco a poco ha ido adoptando como propio al movimiento obrero libertario, al desarrollo anti estalinista que confluyo en el POUM, los maquis etc. A pesar que en sus orígenes el PSAN y demás provienen de una escisión del PSUC que se unifica con el FNC coincidiendo con la guerra de independencia de Argelia y otros territorios colonizados por los imperios nacionales Europeos en decadencia, la evolución de dicho movimiento se desvía de los partidos clásicos marxistas leninistas.

La izquierda independentista al menos cara la galería se nos presenta entonces como movimiento plural heterogéneo, sin vanguardia dirigente. A pesar de toda su cultura política originaria nacida del PSUC-FNC-PSAN. Pensamos por eso, que su inexperiencia asamblearia no es generacional sino producto de los referentes ideológicos de donde procede. Pero sobre todo la máxima contradicción es dichos planteamientos asamblearios al tiempo de participa en el sistema de representación parlamentaria.

Generalizando.

Cuando más no es siempre mejor, ni significa que decide la totalidad.

Todo lo anteriormente dicho tiene como motivo el que queramos ser bien pensados con todas las facciones de la CUP (incluso las más alejadas a nuestros planteamientos antiautoritarios). Pesamos que tanto la CUP como otras organizaciones tienen poca memoria histórica sobre las prácticas asamblearias, consejistas, de organización horizontal y de democracia directa con delegados revocables en cualquier momento. Aunque por desgracia esto también ocurre en otros organismos aparentemente con pedigrí libertario, pero pensamos que por razones diferentes. Lo dicho partimos de la buena fe de la CUP. Generalizando, podéis tachar lo de la CUP y poner las siglas o nombres que queráis.

Asamblea de militantes.

Una asamblea general de militantes o simpatizantes no es siempre sinónimo automático de horizontalidad plena, debate libre, democracia directa. Mucho menos si las preguntas están elaboradas por los dirigentes y no por las propias bases. Para afirmar esto indicamos que hay distintos motivos y métodos que el proceso histórico ha ido dotando a las organizaciones de masas de los oprimidos (La CUP al ser una candidatura es una organización de masas y presumiblemente de gente oprimida) creando distintos modelos de auto organizarse.

Basándose en la tradición de las sociedades obreras y de los internacionales: la organización normalmente se inicia localmente desde los grupos afines (territorio, oficio, ideología) debate los distintos temas a decidir y se eligen personas delegadas la cual su única función es exponer el mandato de sus asambleas locales contabilizando esa delegación el número de votos de las personas de las cuales es mensajera. Es decir la asamblea de un pueblo llega a un consenso o no y envía sus decisiones contabilizando los votos de las personas a que representan por tal o cual opción. Esto desde antes de la primera internacional se utilizó por la imposibilidad de ir todo el mundo a las reuniones. En épocas de persecución se seguía utilizando esta forma de decisión a pesar que eran necesarios los listados de afiliación, pienso que hay diferentes fórmulas de contabilizar a cuantas personas representa un delegado. Hay motivos para desconfiar de este funcionamiento pues se convierte en inútil si las delegaciones tienen poder para desobedecer el mandato asambleario que las eligió.

http://www.portaloaca.com/articulos/politica/11338-empate-la-palabra-dada-y-desdecirse.html