09/21/2020

Ellos también sufren de violencia doméstica

Anuncios

La Policía en Los Ángeles empieza a dar cabida a las denuncias de hombres abusados, y organizaciones contra la violencia doméstica han comenzado a abrir albergues para protegerlos

La luna de miel no le duró mucho tiempo a “Roberto”.

A los tres meses de casado, dice que su esposa, a quien describe como una mujer muy bonita, comenzó a discutir con él por todo.

Cualquier pretexto era bueno. Se exaltaba de la nada. Quería que fuéramos a comer fuera dos o tres veces a la semana. La verdad yo no podía. Si la quería llevar a un restaurante mexicano, me gritaba ‘me quieres ver gorda o qué’. No paraba de hablar hasta por siete horas. Me lanzaba trastes, me decía que no servía para nada, que era una basura”, recuerda el hombre, quien pidió no usar su nombre real.

Las agresiones subieron de tono cuando en un abarrotado mall, la mujer la emprendió a patadas contra el inmigrante mexicano y le gritó varias veces “ regrésate a México”.

La esposa fue arrestada por tres días y le pusieron una orden de restricción para que no se acercara a él, ni al hijo menor que tienen.

Pero Roberto estaba muy enamorado y después de no verla por un año y con promesas que ella le hizo de que iba a cambiar, se reconciliaron y vivieron juntos tres meses hasta que al tratar de dejarla después de otro pleito, la mujer intentó atropellarlo.

Cuando la ví venir tras de mi en el carro, corrí y me subí a una barda para salvarme. La Policía la volvió a arrestar y la puso tras las rejas”, cuenta.

Roberto consiguió la custodia de su hijo que ahora tiene tres años; la madre sólo lo puede ver vigilada por una trabajadora social.

Roberto, un inmigrante mexicano asiste a un grupo ayuda de la organización Paz sobre Violencia para no volver a caer en una relación de violencia doméstica. (Araceli Martínez/La Opinión).

Víctimas masculinas

Aunque muchos identifican la violencia conyugal con las mujeres como víctimas, las agresiones domésticas contra los hombres por parte de esposas, novias, amantes es un tema que cada día sale más a la luz pública.

Es un problema muy viejo, pero del que pocos hombres quieren hablar porque siempre se piensa que son la parte fuerte y cuando trataban de poner la denuncia, la Policía no les creía y no los tomaban con seriedad”, dice la terapeuta familiar Rosalinda Méndez de Paz sobre Violencia (Peace over Violence), una organización en Los Ángeles que tiene grupos de apoyo para hombres sobrevivientes de la violencia doméstica. También los ofrece para mujeres abusadas.

El Departamento de Justicia estima que los hombres acaparan el 15% de las víctimas en los 960,000 casos de abuso doméstico que se registran en Estados Unidos anualmente. Eso equivaldría a unos 144,000 víctimas masculinas.

Cada jueves, la organización Paz sobre Violencia ofrece grupos de ayuda a hombres de habla hispana víctimas de violencia doméstica. (Araceli Martínez/La Opinión).

La violencia de las mujeres hacia los hombres se manifiesta mayormente con insultos, gritos, comentarios que los minimizan y les bajan la autoestima.

En los casos donde la violencia es física, por lo general las mujeres utilizan algún tipo de arma porque saben que el hombre tiene más fuerza física y las puede detener, observa Méndez, quien es la líder de los grupos de apoyo para hombres abusados.

Albergues para hombres

Roberto recién salió de un albergue para hombres víctima de violencia doméstica donde estuvo por varios meses junto a su hijo.

Hace como un año empecé a buscar ayuda, estaba demasiado mal. La cabeza me dolía todo el día. Me salieron muchas canas, estaba muy tenso, con miedo. Lloraba dos o tres veces a la semana”, confiesa sin pena este hombre de 31 años.

“Uno termina muy afectado mentalmente cuando vive con una persona agresiva. Yo me vine abajo”, platica.

Méndez dice que refieren a las personas al albergue para aislarlos y protegerlos, como en el caso de Roberto.

Para ellos significa dejar todo tirado porque en realidad su vida es más importante”, expone.

Y dice que algo muy bueno es que muchas organizaciones de violencia doméstica han comenzado a abrir albergues para hombres abusados, ya no únicamente para mujeres.

Roberto logró la custodia de su hijo tras que pudo probar que era víctima de violencia doméstica de parte de su excompañera. (Araceli Martínez/LaOpinión).

Alejado de su exmujer, Roberto dice que trata de mantenerse ocupado cocinando o jugando basquetbol.

Dentro de todos mis problemas, me siento feliz. Yo veo este episodio en mi vida como que me caí de un árbol, pero me voy a volver a levantar”, sostiene.

Un grupo de ayuda para ellos

Méndez dice que la mayoría de los hombres de habla hispana llegan al grupo de apoyo con mucha tristeza, dolor y desesperanza.

“Algunos vienen depresivos, no saben cómo manejar sus emociones, les duele la cabeza, el estómago, les dan náuseas, no saben a qué atribuirlo. A veces van a un doctor y les dan pastillas para atacar los síntomas, pero no les ayudan con la raíz del problema. Por eso es que creamos este grupo psico-educacional en la organización Paz sobre Violencia para hombres hispanos”, expone.

Su estado de ánimo mejora a medida que se educan sobre la violencia. Muchos de ellos no saben que viven dentro de una relación que no es sana y les enseñamos a manejar mejor sus emociones y el estrés de una manera más efectiva”, anota Méndez.

Yvonne Castro, también de Paz sobre Violencia, añade que educan a los hombres a detectar las señales de alerta para no volver a involucrarse en una relación de abuso. También les ayudan a buscar un hogar, empleo y les dan asistencia legal, como en el caso de Roberto, que no tiene un estatus legal en el país y quien podría calificar para una Visa U como víctima de violencia doméstica.

“También les damos referencia a dónde obtener asistencia médica si no tienen cobertura”, señala.

El grupo para hombres abusados se reúne todos los jueves de 5:00 a 6:30 de la tarde.

“Cada día desarrollamos un tema y ellos participan con sus comentarios”, expone Rosalinda Méndez.

Roberto comenta que en el grupo de autoayuda ha aprendido mucho sobre las relaciones tóxicas.

No quiero volver a relacionarme con personas que no son saludables y quiero aprender a ser fuerte”, dice.

Rosalinda Méndez, Alice Obando López e Yvonne Castro trabajan para ayudar a los hombres hispanos a superar la violencia doméstica en la organización Paz sobre Violencia donde hay ayudado también a mujeres a dejar atrás los abusos. (Araceli Martínez/La Opinión).

Ayuda

Grupo de apoyo para hombres de habla hispana sobrevivientes de la violencia doméstica

Organiza: Paz sobre Violencia

Jueves de 5:00 a 6:30 p.m.

Para más información puedes llamar a las terapeutas familiares  Rosalinda Méndez o Alice Obando López al 626-584-6191.

Línea disponible 24 horas: 626-793-3385

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), basado en información del Departamento de Justicia, en promedio 835,000 hombres son atacados por sus mujeres al año.

En 2010 reportaron que el 25% de los hombres a nivel nacional fueron víctimas de abuso sexual, acoso y violencia doméstica.

Ellos también sufren de violencia doméstica