09/19/2020

Una experiencia mística en el Himalaya

Anuncios

25 de abril de 2012, , Leave a comment

El Reino de Bután, enclavado en la cordillera del Himalaya es un refugio tranquilo para la rica bio-diversidad, la religión vibrante, artes únicos, una rica historia, el esplendor cultural, el patrimonio y la grandeza escénica que caracteriza a este pueblo. Es una tierra fascinante donde el tiempo parece que se hubiera detenido y preservado la exquisita belleza de este país místico.

Elephant Hill (Punakha, Bhutan)

Bután es un pequeño reino y uno de los más pobres y remotos en el Himalaya entre sus poderosos vecinos, India y China.

Casi completamente aislada durante siglos, resguarda sus tradiciones ancestrales que redundan en la antigua cultura budista de Bután y un paisaje impresionante que lo convierten en un atractivo turístico natural.

El nombre de Bután significa “Tierra del Dragón del Trueno” y sólo comenzó a abrirse a los extranjeros en la década de 1970 aunque el turismo está restringido y los visitantes deben viajar como parte de un paquete preestablecido o visita guiada. Los mochileros y viajeros independientes no son bien recibidos.

La monarquía imperante en Bután dice que trata de promover un equilibrio entre la felicidad espiritual y material y es por ello que realizan un gran esfuerzo para preservar la cultura indígena budista de la población mayoritaria Drukpa. Este grupo étnico tiene una cultura común con los tibetanos y otros pueblos del Himalaya.

La monarquía de Bhután también ha promovido la filosofía de “Felicidad Nacional Bruta” (FIB), que se esfuerza por lograr un equilibrio entre lo espiritual y lo material.

La vegetación varía en distancias muy cortas que van desde los bosques tropicales de hoja ancha hasta los arbustos y praderas exuberantes.

Bután es el hogar de mamíferos exóticos como Takin, Grúa de cuello Negro, Golden langur, tigre real de Bengala, el leopardo nublado y el panda rojo. Las especies de aves van desde el águila negro del Himalaya, y la lechuza boreal al loro Tiny de cuello de cuello negro.

Cuenta con numerosos santuarios y parques nacionales:

Parques Nacionales

  • Jigme Dorji National Park
  • Jigme Singye Wangchuck National Park
  • Royal Manas National Park
  • Thrumshingla National Park

Santuarios de vida salvaje y Reservas Naturales

  • Bomdeling Wildlife Sanctuary
  • Khaling Wildlife Sanctuary
  • Phibsoo Wildlife Sanctuary
  • Sakteng Wildlife Sanctuary
  • Toorsa Strict Nature Reserve

Pero ciertamente, el mayor atractivo que este pequeño reino tiene para los viajeros en busca de experiencias diferentes es la del turismo místico, pues en Bután tienen la posibilidad de conectarse con el budismo y vivenciar experiencias que han perdurado en el tiempo, inalteradas; lo que lo diferencia de otros destinos budistas o místicos que han estandarizado sus paquetes turísticos oara los visitantes internacionales movilizados por estas inquietudes.

Fotografía: jmhullot en Flickr