CUBA

El joven y guerrero comandante OSVALDO RAMIREZ in MEMORIAM

El 16 de abril de 1962 un disparo segó la vida del comandanteOsvaldo Ramírez, patriota cubano que se levantó en armas, primero contra la dictadura de Fulgencio Batista y mas tarde contra la tirania comunista de Fidel Castro. Osvaldo Ramírez avizoró que las intenciones de Castro y su camarilla de traidores, vaticinaban una terrible etapa para la historia del país y creyó firmemente que las armas y la guerra eran las únicas vías posibles para sacarlos del poder. Fue consecuente con su criterio, y murio por él.

Relato que narra la historia real de la amistad surgida entre un joven estudiante y un oficial del Ejercito Rebelde en los dias posteriores al triunfo de la Revolucion Cubana. En la historica Sierra del Escambray, los hombres que un dia se lanzaron a la lucha contra la dictadura de Batista, tuvieron de nuevo que tomar sus armas para combatir una tirania mucho mas terrible.

Osvaldo Ramirez y compañeros en la sierra del Escambray / 1960

Eran los días finales del mes de Abril del 2007 y en una apartada Iglesia del suroeste de Miami, un hombre de sienes plateadas y mirada triste, contemplaba un numeroso grupo de personas, que a su llegada, se iban concentrando poco a poco, en la entrada del templo. Se iba a celebrar esa tarde, una misa en honor de un patriota cubano, caído en la Sierra del Escambray muchos años atrás.

Continuaba llegando público, hasta repletar el amplio espacio y todos esperaban pacientemente para entrar. El hombre de las canas de pronto dejo de observar aquella escena y sus recuerdos fueron agolpándose uno a uno y llenando por completo toda su mente.

Corrían los primeros meses de 1959 y un joven sentado en un pequeño muro de una estrecha calle de la Habana Vieja, acariciaba la pelambre de un cachorro de Labrador, cuando de pronto una voz lo interrumpió en su quehacer, preguntándole:

Oye muchacho, ¿me quieres vender el perro?

El joven, sorprendido ante la inesperada propuesta, alzo el rostro y se encontró frente a el, un hombre de mediana estatura, relativamente joven, que con uniforme militar de color verde olivo y grados de Capitán, le sonreía y observaba, esperando una respuesta.

El muchacho se quedo por unos momentos pensativo, pero reponiéndose rápidamente de su asombro, le respondió al militar:

Bueno, no te lo vendo, pero si te lo cambio por un “clip” de tu fusil.

Trato hecho, pero con la condición de que no puedes jugar con las balas, ya que es sumamente peligroso, le advirtió el Capitán.

Si, contestó el joven presuroso y ocurrió el intercambio.

Desde ese momento comenzó a forjarse una gran amistad entre ambos.

El oficial del Ejercito Rebelde en cuestión, visitaba varias veces por semana a su hermana, una laboriosa y humilde mujer, nombrada Regla, la cual ganaba su sustento lavando y planchando ropa, en esa humilde barriada de la Habana Vieja.

Aquella señora conocía desde niño al joven y ambos se profesaban un gran cariño. En numerosas ocasiones durante las visitas del Capitán a su hermana, almorzaban juntos los tres, oportunidad que aprovechaba el joven para pedirle al oficial, le narrara algunos episodios de la lucha insurreccional recientemente librada.

En aquellas anécdotas llamaba profundamente la atención, que aquel militar, jamás denigraba a los vencidos de aquella lucha fraticida y muy por el contrario, se dolía de la sangre derramada entre hermanos.

“Quiera Dios esto no vuelva a ocurrir jamás en Cuba”, repetía con tristeza.

SIN MEMORIA NO PODRÁ HABER JUSTICIA EN CUBA

Lamentablemente no fue así. Unos meses mas tarde, la Revolución Cubana fue traicionada en sus ideales originales y muchos de aquellos hombres que habían combatido la dictadura anterior, empuñaron de nuevo sus armas y se lanzaron a la lucha, ahora contra una incipiente tiranía que respondía a foráneos intereses. Entre aquellos hombres se encontraba el aguerrido Capitán.

El joven por su parte, comenzó a combatir dentro de las filas estudiantiles, contra de la dictadura pro-soviética.

Fueron años difíciles y sangrientos. Toda Cuba se hallaba en pie de guerra. El Escambray volvía a tronar dignidad y rebeldía.

Un día, el joven aquel supo, que su amigo el Capitán , por su experiencia y coraje, había sido nombrado Comandante en Jefe de todas las fuerzas rebeldes que luchaban en El Escambray, combatiendo al totalitarismo comunista.

Estando en la clandestinidad, el estudiante se entero, que el propio tirano, le había ofrecido a su amigo, el reconocimiento a su grado militar y el respeto a su vida, si este descendía de las montañas, para dialogar con el.

El joven se lleno de orgullo cuando supo la respuesta de su amigo al traidor de la Revolución Cubana. “Si Castro quiere dialogar conmigo, que suba al Escambray, que aquí lo espero”. De más está decir que el tirano comunista no acepto la contra-oferta.

Algunos años después, aquel heroico guerrero, caería en Aromas de Velásquez, en esas mismas montañas, que tantas páginas de gloria le vieron escribir en desigual lucha.

Un tiempo después, el joven estudiante era capturado por las fuerzas represivas del régimen y con solo dieciocho años de edad, condenado a nueve años de prisión política.

De pronto, una palmada en la espalda, hizo que el hombre de las sienes plateadas, escapara de sus recuerdos. Era su entrañable amigo y compañero de luchas, prisión y destierro, doctor Gerardo Rodríguez Capote.

Vamos que ya la misa va a comenzar, le dijo Rodriguez Capote.

Ambos entraron a la Iglesia y al terminar la ceremonia religiosa, el joven de la historia, ya viejo, pudo al fin abrazar a los hijos y viuda, de su amigo el guerrero. Desgraciadamente, Regla su hermana, había fallecido uno meses atrás.

Habían pasado cuarenta y ocho largos años y se cerraba asi un ciclo histórico.

El guerrero legendario se nombraba Osvaldo Ramírez y el joven de esta historia real, era yo.

por Gabriel Astengo
Ex-Preso Político Cubano
Causa 374/66

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .