09/24/2020

¿PASAR EL EXAMEN EN TURISMO?

Anuncios

Como siempre, repite el editor Poleo «Muchas cosas son dichas pero hay que repetirlas»…, es verdad, y esto acontece en turismo. Ya escribí sobre lo quijotesco de plantear dicha actividad en un momento donde el gran debate está centrado en la comida de la población, las medicinas y los insumos básicos para activar una destartalada industria nacional fundamentada en un valor agrado importado y con gobierno quebrado. ¡No hay dólares y nadie sabe dónde están los reales de la fortuna que ingresó al país los últimos años!… Bueno…, la gente tiene una idea de su paradero… pero este hecho no llena las huchas. Las nóminas de los empleados públicos están vacías… ¡los maestros y profesores no han cobrado las quincenas!…, y la crisis nacional está en comida, medicinas y seguridad. ¿Cómo hacer turismo con el pueblo hambriento?

¿Pero de algo habrá que vivir…, habrá que producir con lo que Dios entregó y aún queda en la nación? El turismo, industria sin chimeneas, puede ser una salida pero requiere una gran intervención del gobierno para garantizar su arranque y sustentabilidad. Los entes del gobierno han sensibilizado y capacitado a gran cantidad de gente, en zonas con altas potencialidades: los andes, las costas… etc. ¡Claro!… me responderán: ¿y los trenes del terror?… Son avernos que destruyen toda posibilidad. Es allí donde sólo a partir de la cooperación de la triada: vecinos organizados, instituciones turísticas y prestadores de servicios, lograrán el cometido.

Se requiere un «gran acuerdo para la acción cooperante en turismo». Declarar»áreas de turismo controladas» es la salida, con éste o que el gobierno que venga, pues el problema de seguridad no se resuelve de hoy para mañana, pero el pueblo tiene que comer, vestirse e ir a trabajar todos los días. Con el trabajo nace el ocio y la gente sale a ver en qué invierte su tiempo de ocio. Se trata de potenciar un turismo nacional, para los venezolanos, con ahorros en cero y consumo restringido por la inflación. La gente con alta capacidad de ingreso es muy poca… los hay, pero esos salen a pasear al exterior… no les importa las pequeñeces de la mega devaluación y los bochinches criollos… El imperio los espera y desde allí mandan tweetes y se sientes exiliados… que garrulos y pequeñitos… La candela está aquí adentro y es en Venezuela donde hay que actuar.

Hay miles de proyectos reposando  en el Ministerio de Turismo que esperan respuesta para su inicio, pero sin el control y la acción conjunta no resultará nada bueno… será más dinero mal invertido. Luego, el drama de lo comunitario. Nadie trabaja si no tiene un beneficio particular. Allí el gobierno ha mostrado su incompetencia total, cuando no ha podido lidiar con los beneficios colectivos e individuales al mismo tiempo, cosa resulta en los desarrollados. Hay bienes colectivos: el faro, la naturaleza, etc. Las empresas socialistas turísticas nunca han arrancado. La idea de un turismo socialista les impidió la acción. La gente se calla, dicen que sí están dispuestos y esperan el crédito que nunca llega a ver si pueden arrancar su proyecto… Todo muere en esta etapa primaria. El resultado: el aborto del proyecto turístico.

Las áreas controladas son la solución. Espacios decretados, con horarios particulares, con destinos turísticos marcados y acordonados por seguridades especiales: militares, policías, con mercancías a precios accesibles para le venta «made in nosotros» y con la real posibilidad que el excursionistas (un día), o el turista (varios días) la pase bien, aprenda y regrese vivo y sin ser atracado… En los momentos de mayor crisis es cuando emergen las grandes soluciones… Sólo donde los pueblos que han aprendido la lección pasan el examen nace la democracia y el desarrollo. Así como en la Asamblea Nacional muchos de burocrátas están quedando raspados… ¡Qué broma!, ¿No?…

Josefina Mas

@josefinamas211

josefinamas986@gmail.com

Publicado por EL REPUBLICANO LIBERAL en 8:37