NATURALEZA Y VIDA

¿Un niño acechado por redes está indefenso?

nadie es un secreto, Internet se ha convertido en el medio por excelencia del acecho sexual y los más pequeños están a merced de estos pedófilos.

Por Diario Extra

Hace tan solo unos días un padre de familia llegó hasta el OIJ para interponer una denuncia contra el hombre mayor de edad que en apariencia estaba acosando a su hijo, el mismo que contactó al menor por redes sociales y luego tuvo el descaro de mandarle contenidos sexuales por mensajes de WhatsApp.
Para sorpresa del señor, las autoridades le dijeron que no podían hacer nada y aquello iba a quedar en la impunidad, pero también era un peligro latente para su hijo, quien estaba plenamente identificado por este infeliz abusador.
¡Increíble! Cómo es que las leyes, según la policía judicial y de acuerdo a la versión del padre de familia, dejan en total desamparado a una víctima en estos casos. Así como se actualizan y revolucionan los asuntos informáticos, así debería hacerlo la normativa, pues de no lograrse el propio Estado, tutelar original de los derechos de las personas menores de edad, descuida su función.
Dónde queda la bendita Ley de Delitos Informáticos que se aprobó hace tres años, en medio de una disputa entre el Ejecutivo y el Legislativo, que ahora más que nunca está confirmado se pensó para cercenar a la prensa y no con la intención real de proteger a los afectados de la corrupción y abuso de menores por Internet.
¿Cómo puede sentirse un padre con semejantes respuestas? ¿Será acaso que si ese pedófilo sigue acosando a su hijo deba tomar la justicia por sus manos? Eso sería catastrófico pero a la vez entendible cuando el sistema está obsoleto, lento e incumplido.
Lo que le pasa a esta familia debe analizarse desde muchas ópticas, la desprotección de la justicia, el accionar tan limitado de los entes gubernamentales ante el delito contra menores por medios tecnológicos, el papel de los padres y encargados, la enseñanza del hogar y los centros educativos. Es integral el tema.
Este debe ser un llamado de atención inmediato porque el uso sin supervisión de las computadoras, tabletas y hasta teléfonos celulares puede convertirse en un arma de doble filo.
Además de acceso a información básica que complementa estudios, el crimen organizado trata de filtrarse y conseguir la confianza de los usuarios de corta edad para cometer delitos y desgraciar vidas.
Se trata de un acto inescrupuloso que aprovecha el anonimato y la inocencia de los cibernautas, ahí comienza la pesadilla.
El mercado negro de la pornografía infantil mueve millones de dólares a nivel mundial y es catalogado por las autoridades como un negocio en crecimiento abismal.
También hay quienes sin tener previsto un lucro navegan buscando víctimas, las mismas que hallan con facilidad y eso no puede detenerse pero sí minimizarse en riesgos.
Sin embargo los perpetradores han ido por medio del uso de las redes captando nuevas víctimas cuyos perfiles son variados, pero que caen en las garras de tan siniestro acto por la falta de malicia y la carencia de supervisión adulta.
Nuestros hijos podrían estar en la mira de los delincuentes sexuales, el riesgo es generalizado e inminente, por eso debemos dotarlos de herramientas que les permitan discriminar y analizar los peligros cuando navegan en la red.
Los expertos son claros y concisos al indicar que usted y sus hijos deben mantener una comunicación abierta y frecuente respecto a sus amistades e intereses, eso facilitará identificar situaciones extrañas.
Un segundo factor es hablarles claro de los peligros a los que se exponen y el aviso inmediato que deben ejercer cuando son abordados de forma anormal o abusiva.
Un elemento de suma importancia es detectar con quién o quiénes conversan o establecen relaciones los menores sin vulnerar su privacidad, eso permitirá hacer un mapeo de zonas de riesgo y soluciones.
Ellos por su edad son fácilmente convencibles, explíqueles que a los extraños no se les brinda información personal ni familiar y mucho menos se dan direcciones, números telefónicos o fotografías.
Los depravados sexuales son astutos, amistosos y tienen facilidad de palabra, por eso captan la atención cuando se lo proponen, de ahí su simpatía con los niños; su astucia para acorralar a las víctimas es impresionante y abominable.
Si bien la red carece de marco jurídico para operar y se presta para la comisión de este y otros delitos, en cuanto a menores de edad quienes debemos ejercer el control somos los padres de familia y no dejar su uso por la libre.
Aquí se hace necesario que los diputados piensen desde ya en darle forma a una ley más estricta, que proteja en todos los extremos a los menores y que jamás genere impunidad como la que hoy lamenta esta familia costarricense de cara a un pedófilo que acosa a su hijo.
http://www.diarioextra.com/Anterior/detalle/286037/un-nino-acechado-por—redes-esta-indefenso#sthash.M4r7Xs6g.dpuf


Fecha: 9 de marzo de 2016 a las 14:49

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .