INTERPRETACIÓN SIMBÓLICA DEL ORIGEN DE LA GARRA

Através de la historia el hombre en la sociedad ha referido una serie de saludos, ademanes, gestos, señas, y en algunas civilizaciones hasta la genuflexión del cuerpo, que tienen el objeto de armonizar y estrechar los mejores lazos de amistad y demostrar respeto, con sus similares. Estas normas de urbanidad que se estila en el mundo profano, también se da en nuestra Fraternidad Masónica pero por medio de signos, palabras y tocamientos, que sirven para reconocernos entre todos los Queridos Hermanos del orbe.

El saludo con la mano derecha muestra el profundo respeto que referenciamos a todos los Masones. Científicamente se ha demostrado que el Cerebro Humano le imprime más energía a través de sus órganos locomotores a los músculos de la  mano derecha, constituyendo de esta forma la fuerza natural de las extremidades superiores dominada por la voluntad de nuestros pensamientos. Es así como instintivamente ajustamos todos nuestros actos a ese impulso de la mano derecha.

Podemos asegurar que todo el perfecto mundo material es moldeado y construido por la mano derecha; que viene a ser la fiel interprete de toda la imaginación y voluntad creadora de su propio estilo que posee la mente humana. Es importante decir que estudios científicos han demostrado que el fenómeno de los zurdos se debe a lesiones o deformaciones cerebrales que no permiten que el individuo desarrolle el libre ejercicio de sus facultades normales de conformidad con su verdadero sistema orgánico. En contraste tenemos el caso de personas sordo-mudas, o ciegas, o con alguna deficiencia de algún órgano que han desarrollado sus otros sentidos u órganos, a tal grado, que una vez dominados, pueden ejecutar cualquier labor o percibir cualquier entorno mejor a veces que otras personas sin defectos. También una persona normal puede recibir un entrenamiento para afinar sus sentidos, pero no por esta razón vamos a contravenir el orden de las normas de urbanidad o de la naturaleza que conocemos hasta ahora.

Conforme a la costumbre humana y de la educación física del hombre, la masonería tiene la mano derecha como un importante símbolo natural en los actos litúrgicos, tomando en consideración que es el sitio principal del sentido del tacto que mayoritariamente es utilizado en su lenguaje simbólico de señas y tocamientos al momento de saludarse y reconocerse.

Podemos referenciar algunas citas bíblicas que dan fe de la importancia y santidad que se considera a la mano derecha:

  • Tu diestra, oh Jehová, ha sido magnificada en fortaleza; tu diestra, oh Jehová, ha destrozado al enemigo. (Éxodo 15:6).
  • El corazón del sabio está a su mano derecha; pero el corazón del necio, a su mano izquierda. (Eclesiastés 10:2)
  • Porque yo, Jehová, soy tu Dios, quien te sostiene de la mano derecha y te dice: No temas, yo te ayudaré. (Isaías 41:13).
  • Mi mano fundó también la tierra, y mi mano derecha extendió los cielos; al llamarlos yo, comparecen juntamente (Isaías 48:13).
  • Jehová ha jurado por su mano derecha y por su poderoso brazo: Jamás daré tu trigo como comida a tus enemigos, ni los hijos de extranjeros beberán el vino nuevo por el cual has trabajado (Isaías 62: 8)
  • Así dice Jehová a su a ungido, a Ciro, al cual tomé yo de la mano derecha para someter naciones delante de él y desatar lomos de reyes; para abrir puertas delante de él, y las puertas no se cerrarán (Isaías 45:1).
  • Y cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último… (Apocalipsis 1:18)

Durante el ceremonial de antiguas iniciaciones, los recipiendarios colocaban su mano derecha en el corazón, y a veces la colocaban sobre las manos del que ministraba la obligación, siendo esto el sello de validez y confirmación del juramento al que se comprometía. Siendo la mano derecha un símbolo de fidelidad. Durante las iniciaciones y juramentos, desde tiempos remotos, los masones se acostumbraron a esta práctica hebrea; para los que la palabra IAMEN que significa mano derecha, se originó de la voz AMAN, que según su lengua era interpretada como como ser fiel. Y por esta razón en los misterios hebreos se prestaba juramento de esta forma; obedeciendo los preceptos de su significado y al origen de la voz AMAN, que todavía persiste en nuestros días como procedimiento masónico.

La mano derecha se ha considerado sinónimo de SER FIEL, y ha trascendido a través de los tiempos en nuestros juramentos en el ARA. Aunque prácticamente es lo mismo puesto que la fidelidad es una acción o bien que se trata de la obligación de ser fiel; es decir siempre redundan en la expresión de “ser siempre fiel”. En el latín las palabras JUNGARE DETRASS se traducen como “Estrechar las Manos Derechas”, simbolizando un compromiso de fidelidad, mientras que en contrario la frase FALLEREDEXTRAM que se traduce como “Traición a la Mano Derecha” lo que se conoce originalmente como “violar la fe”.

De esta forma dos Maestros que convengan el Signo de la Garra están comprometiéndose con sus mutuas obligaciones y recordándose que jamás debemos “Violar la Fé”; sino por el contrario debemos cumplir nuestra promesa de fidelidad.

En la actualidad el Signo de la Garra es convenido como “la fuerza de voluntad del hombre unida a la de los demás”, representando el cuerpo de la mano el individuo aislado y los dedos a los demás que ocurren en su ayuda. Masónicamente entre Maestros también significa el auxilio y el socorro mutuo. Pero filosóficamente el Signo de La Garra es una alegoría que representa a la fidelidad, así como la voluntad del hombre unida al excelso lazo de la Confraternidad Universal.

Es bueno, también, considerar “el saludo especial de la garra del león”, como uno de los símbolos de iniciación más antiguos del mundo. Antiguamente, el neófito en su camino hacia los templos de Misterios de Egipto, era al final, enterrado en un gran cofre de piedra destinado a los muertos para ser llevado, después, por el maestro, nuevamente a la vida, en su vestimenta de azul y oro. Cuando el candidato era levantado, el gran maestro llevaba en su brazo y manos, a manera de guante, una piel de león, y se decía que el discípulo, nuevamente despertado, había sido llevado a la vida “asido por la garra del león”.

También otra teoría acerca de que el Signo de la Garra  tuvo su nacimiento en las costumbres de los antiguos romanos; pues parece que en la mitología existe la versión de que veneraban a una diosa a la que llamaban Fides, cuyo templo fue consagrado por Numa Pompilio; el signo sagrado por el que se le representaba era una figura de dos manos derechas enlazadas en la forma de la GARRA, aun cuando en ocasiones se le materializó por medio de dos figuras hermanas estrechándose entre sí por medio del abrazo y el saludo con las manos derechas, tal y como nos es conocido en la actualidad para el reconocimiento en el Tercer Grado; además aseguran que en aquella época se adoptó a dicho signo como una costumbre simbólica del compañerismo, de la adhesión y de la fidelidad en los dichos y en los hechos.

En el sentido moral, el SIGNO DE LA GARRA representa a los sentimientos humanos cuya unión es lo que constituye el engrandecimiento espiritual de los masones y en particular de nuestra institución;  pero de conformidad con sus acepciones en el sentido ético social. De ahí viene la ineludible obligación que nos hemos impuesto para prestarnos el auxilio mutuo además de la ayuda que debemos impartir a todos nuestros semejantes. Las virtudes humanas nos señalan a ese respecto que estamos obligados en todo tiempo a permanecer unidos para poder contra restar la acción maléfica que pudiera minar nuestro espíritu para adquirir los vicios, las pasiones insanas, las malas inclinaciones como lacras perjudiciales que tienden a devorar a la conciencia del hombre.

La interpretación esotérica del SIGNO DE LA GARRA consiste en conocer una demostración genésica en la que se manifiesta a la estrecha unión de los tres agentes generadores de la Naturaleza, como lo son el elemento tierra, el contingente semilla y el medio germen que en conjunto son los factores que constituyen con su constante evolución a la inmortalidad de todo cuanto existe dentro del seno del Universo. Finalmente, es el SIGNO DE LA GARRA, el que viene a demostrar, como símbolo netamente masónico, que LA UNIÓN HACE LA FUERZA como circunstancia que debe concurrir a la realización de todos los actos que ejecuta el hombre durante su existencia.

http://compromisouniversal.blogspot.com/2013/10/interpretacion-y-origen-del-signo-de-la.html

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.