MASONERIA

La Masonería en tiempos de Obama

Las Claves Históricas del Símbolo Perdido incluye algunos datos sobre la masonería norteamericana que los lectores de Dan Brown deben saber
A poco de asumir la presidencia se conoció lo que ya era un secreto a voces: Barak Obama, el primer presidente negro de la mayor democracia del mundo era masón, al igual –como hemos visto- que una larga nómina de presidentes norteamericanos. El mayor festejo provino de las logias de ciudadanos negros, la poderosa Masonería Prince Hall, creada en tiempos en que los negros carecían de derechos civiles en los Estados Unidos.

Los rumores sobre Obama, confirmados por los propios masones, provocaron de inmediato la idea de que el poder masónico se instalaba nuevamente en la Casa Blanca. La francmasonería estadounidense se apresuró a publicar fotografías de dignatarios de las Grandes Logias de blancos confraternizando con sus hermanos negros. Masonería y poder se unían una vez más para mostrar al mundo que aun sigue moviendo las piezas de damero tal como lo hace desde el siglo XVIII.¿Cuál es el poder real de la francmasonería? ¿Porqué razón 4.000.000 de masones en medio de un planeta habitado por más de 5.000.000.000 de almas siguen blindados en un halo de misterio y secreto que nadie ha podido explicar en siglos? La cuestión se vuelve más compleja si se tiene en cuenta que, de los 4.000.000 de masones, apenas una minoría -una ínfima minoría- tiene real acceso a los Altos Grados y a las decisiones. Respecto del secreto, las Grandes Logias afirman:Que el Secreto es que no hay Secreto.

Que la masonería basa sus enseñanzas en un sistema de grados que trasmite un conocimiento velado por símbolos y alegorías, cuyo objetivo es el perfeccionamiento humano.

Que en su intimidad los masones no hablan ni de política ni de religión.

La realidad con la que cualquier lector se encontraría a poco de ingresar en la mayoría de las logias del mundo (en particular las que practican el R.·.E.·.A.·.A.·. es que los masones se ocupan principalmente del poder y de la política. Solo un pequeño grupo, ajeno a esta corriente y realmente iniciático, permanece fiel a los antiguos intereses de la francmasonería: La elevación del hombre a un estado espiritual por encima de cualquier hombre común. Muchos verdaderos y honestos masones pasan su vida buscando este pequeño núcleo, pero muy pocos consiguen encontrarlo.

La ficción ha sabido sacar provecho de este extraordinario fenómeno social vinculado a las sociedades secretas, pues, como ha podido ver el lector en la novela de Brown, toda conspiración comienza en la francmasonería. Según ha sido publicado, el propio Edgard D. Mitchell, fundador del Instituto de Ciencias Noéticas habría sido iniciado en la logia Artesia Nº 28, de Artesia –su ciudad natal- y elevado a Maestro Masón en 1952. Por supuesto, no fue el único masón en llegar a la Luna.

Categorías:MASONERIA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .