LA PRACTICA DE LA ANTIGUA MASONERIA TURCA

Islam quiere decir sumisión, es decir la sumisión a la voluntad de Dios. El creyente podrá silenciosamente acatar el deseo de Dios, justamente porque es Su deseo. El se sabe protegido y no pregunta porqué esto es de tal o cuál manera, simplemente él cumple con la ley de Dios, porque es la voluntad manifestada de Dios. Toma al destino como inamovible y a lo sumo trata a través de la oración de obtener un alivio si la carga se le hace muy pesada.  Pero la señal del verdadero creyente será que no tratará de obtener una eximición de la carga sino que tratará de obtener la fuerza para llevarla. “Muéstranos el camino de aquellos que no se extravían” prescribe el Profeta a los que practican la oración.Este estado de fé es el más deseado para todos los sistemas religiosos. Realmente es también el estado de mayor alegría y el que el Profeta valora ál máximo y el que pone como único objetivo. Por ello  la religión se llama Islam. Pero al lado de  este estado de fe existe otro hecho que le hace posible al hombre someterse a su destino; no es solamente el creer sino el conocer, el Conocimiento de la ley divina. Quien conoce no cumple ciegamente estas leyes sino que las cumple sabiendo. El verdaderamente sabio está muy cerca de  los creyentes pero por encima de ellos.

El Profeta ha ideado un artificio muy sabio para abrir  el camino al Conocimiento a quienes realmente lo buscan. El ha introducido en el Corán mediante un sistema, ciertas claves para abrir el camino al Conocimiento, para aquellos que realmente lo conocen, hacerles manifiestas las leyes de la creación en cuanto a su esencia.El mayor Conocimiento llevará a que el sabio se entregue a la voluntad de Dios sin lamentos.

A continuación nos ocuparemos de este camino. De  cómo el Profeta llegó a poseer estos conocimientos nos lo relata la leyenda de la siguiente manera:No lejos de La Meca vivía en tiempos de Mahoma, un hombre muy anciano llamado Ben Chasi, quien enseñaba al Profeta. Una vez finalizada la enseñanza le entregó una tabla de metal en la cual estaban grabadas todas las fórmulas (mantras) que el Profeta – entonces de alrededor de 30 años de edad – acababa de aprender. Poco más tarde murió el anciano y Mahoma siguió enseñando el significado secreto de éstas fórmulas en su círculo más íntimo.

Abu Bekr, el primer califa, heredó estas tablas y el Conocimiento, el que prosiguió propasándose en pequeños círculos después de la muerte del Profeta: éste es el Conocimiento secreto de los masones de Oriente.Para asegurarse contra cualquier pérdida de éstas fórmulas, e1 Profeta las repartió dentro del Corán de acuerdo con una clave predeterminada. La clave es conocida y las fórmulas están contenidas en el Corán y así está dada la posibilidad de reconstruir el sistema en cualquier momento.

Las fórmulas están cifradas en las primeras letras, pero sobre su significado no concuerdan los orientalistas y diversos comentaristas del Corán. Algunos creen que estas letras son señales. Cada uno de los Suras se originó en condiciones diferentes, algunos fueron dictados por el Profeta, otros son conversaciones que fueron transcriptas por amigos y otros fueron transcriptos más tarde apelando a la memoria.Al juntar  los Suras quedaron estas letras que identificaban a su dueño y ahora carecen de valor. Algunos estudiosos europeos son de la opinión que esas letras son notas de quien hizo la transcripción, de esa manera ALM quiere decir: amara li muhamed – Mahoma me ordenó escribir.

Los comentaristas árabes interpretan estas letras como abreviaturas sagradas, de esta manera ALM significaría: – allah latif madschid – Dios es bondadoso – o como opina otro: ana lahu alamu – yo soy el Dios sapiente.Para otros estas letras se deben interpretar en sentido cabalístico. Pero todos los versículos en los cuales aparecen estas letras, indican que éstas tienen un significado. En  el idioma árabe como en todos los idiomas semitas no se escriben las vocales. No se leen tampoco las letras como tal sino como palabras, pues de lo contrario carecen de sentido. Por ese motivo su significado ha traído tantos dolores de cabeza al intentar descifrarlo.

En realidad son fórmulas secretas que el que conoce puede leer y pronunciar con facilidad. Todas las fórmulas son composiciones de la vocal A con una o varias consonantes. La enseñanza secreta indica que el Sura en el cual aparece la fórmula, indica el número de días por el cual debe ser practicada la fórmula que aparece en el sistema.

No. de Sura

Nombre de la Sura o versículo Fórmula (mantra)
2 La vaca alam
3 Familia de Amran alam
7 El Araf alamas
10 Jonas alar
11 Hud alar
12 José alar
13 El trueno alamar
14 Abraham alar
15 el hidschr alar
19 María kaha ja as
20 Ta Ha Ta ha
26 Los  poetas tasam
27 Las hormigas tas
28 La consecuencia tasam
29 La araña alam
30 Los griegos alam
31 Lokmann alam
32 La adoración alam
36 ja sin jas
38 sad sa
40 El creyente cham
41 Los versos claros cham
42 La deliberación cham asak
43 La joya de oro cham
44 El humo cham
45 El arrodillarse cham
46 el achkaf cham
50 kaf ka
68 La pluma na
822 días 14 fórmulas distintas

La cantidad de días arroja 25 meses lunares, de los cuales faltan 3 días. Durante esos 3 días, aquel que se dedicaba a las prácticas estaba ocupado en otras cosas sobre las cuales ya volveremos.Las fórmulas están contenidas en 29 versículos. Para aquellos que no saben nada de astrología, sea comentado que la astrología distingue 28 estaciones (moradas) lunares y que la revolución lunar demora 29 días. El místico persa Mahmud Shebisteri, un monje Mewlewi, dice claramente:

Y porque Cancer se encontró emparentado con la Luna
Se ha ligado a ella con la cabeza y con la cola
A través de veintiocho estaciones ella va por su camino
Y se forma plena en la oposición al Sol
Y luego se encoge como una rama de dátiles
Como Dios dispuso. El sólo es el Sabio.
Míralo bien como hombre íntegro
Entiéndelo bien, no hay nada vanidoso en ello
Busca en el Corán, allí encontrarás el plan
De débil entendimiento es aquél que no lo puede encontrar.El signo de Cáncer visto astrológicamente   es el domicilio de la Luna, la que representa el alma. Esta casa significa aqui el cuerpo del hombre. Las veintiocho estaciones que atraviesa el alma a través de la tabla secreta del Profeta, equivale al camino de la Luna, cada estación equivale al tiempo de práctica de una fórmula. De esta manera, la primera estación es la práctica por dos días de la fórmula ALAM, la segunda estación, nuevamente la práctica de ALAM, la tercera estación la práctica por siete días de ALAMAS, etc. (1).Este es el camino que acostumbran transitar las órdenes derviches; en general no solamente les interesa obtener el Conocimiento, sino que se esfuerzan a través de una practica especial en adquirir poderes especiales. La mayoría de las veces los derviches son las personas que aspiran a un Conocimiento más elevado y de entre ellos surgen los guías espirituales del Islam.

Si han pasado la etapa de pruebas, la que generalmente dura 825 días, si están capacitados y si así lo desean se les  dispensa una iniciación superior, o bien reciben una enseñanza especial para lograr ciertos poderes mágicos. Si no son capaces de nada más, quedarán en los grados inferiores de la Orden.Esta iniciación superior es la práctica de la masonería  y ella es, como veremos más adelante el trabajo de los alquimistas y los rosacruces.

Estas prácticas consisten en la utilización de las tres señales de reconocimiento de los masones modernos: signo, toque y palabra, sólo que estos tres no son únicamente señales de reconocimiento, no constituyen meros símbolos sino acciones mágicas, destinadas a captar vibraciones más finas de las fuerzas primordiales e incorporarlas al cuerpo y de esta manera tornar a éste más espiritual y dar preponderancia al alma sobre la materia.Estas señales son tres posiciones diferentes de la mano indicadas por las vocales con que se las designa:

1.      La señal de la I

Se cierra la mano derecha y de la mano cerrada se extiende en forma recta el dedo índice.  Sé coloca la mano de manera tal que el dedo señale hacia lo alto y queda representada la I.

2.      La señal de la A

Se pone la mano de tal manera que todos los dedos estén sobre un plano, se coloca el pulgar de modo que forme con la línea del dedo índice un ángulo de 90°, o sea un ángulo recto.3.      La señal de la O

Se doblan los dedos índice y pulgar de la mano angulada de manera tal que la punta del dedo pulgar toque apenas la punta del índice, y así se forman con esos dedos y  la parte de la mano entre ambos un círculo, o sea una O.Los signos se realizan con la mano en diferentes partes del cuerpo:

  1. el signo de garganta, se coloca la mano  angulada en la garganta de manera tal que  el  pulgar toque la arteria yugular derecha, el índice en la nuez y los dedos restantes se hallen en  un plano con  el índice. Se retira la mano angulada pasando con  el dedo índice por la nuez, hasta que la mano se halle sobre el hombro derecho,  luego se la deja descender.
  2. signo de pecho, este toque, se realiza con la mano derecha angulada sobre el pecho. Se logra la altura correcta cuando se coloca la mano derecha angulada al igual que en toque de garganta y se coloca la mano izquierda angulada de manera tal que el pulgar extendido apenas toque el dedo meñique de la derecha. Esta es la altura adecuada. El toque se ubica de tal manera que la punta de los cuatro dedos de la mano derecha apenas entran en contacto con el brazo izquierdo, es decir, que la palma de la mano derecha está  colocada sobre el pecho izquierdo. Se retira horizontalmente con los dedos abiertos hasta que la punta de los mismos entren en contacto con  el lado derecho del cuerpo.
  3. el signo medio, este toque ya no es conocido por la masonería (occidental) actual. Se realiza un poco más  abajo  que el toque de pecho y se encuentra la posición correcta colocando la mano angulada derecha en forma  de toque de pecho y nuevamente se coloca  la mano angulada izquierda de manera que el pulgar extendido haga contacto con el meñique de la mano derecha.
  4. el signo del maestro o del abdomen, este signo se  posiciona una cuarta más abajo que el medio, se lo hace debajo del ombligo sobre el plexo solar, realizándolo de la misma manera que  los anteriores.

Las palabras ya estan indicadas en la tabla del Corán. Antes de aplicar las fórmulas se deben utilizar primero las tres vocales: I, A, O, y luego las sílabas SI, SA, SO.Se utiliza:

I y SI solamente en combinación con la señal de la IA y SA solamente en combinación con la señal de la A

O y SO solamente en combinación con la señal de la OAl estudiante aceptado se le formula una pregunta que  deberá contestar dentro de los tres días, de la contestación a esta pregunta depende si al alumno se le sigue dando enseñanza preliminar o si puede comenzar directamente las prácticas; estas prácticas pueden abarcar un lapso de tiempo de 3 a 25 meses, lo cual depende exclusivamente del discípulo; existen índices muy claros con los que se puede reconocer si se puede avanzar o si se debe comenzar de nuevo. La primera condición para el ingreso es la paciencia,  la segunda, la perseverancia y la tercera, el valor.Las cifras que yo indico aquí, representan el tiempo  menor y deberán compararse con las cifras de la hoja seis.

Deberá tenerse en cuenta antes que nada que este trabajo no se puede acelerar. En un trabajo  apresurado se entremezcla el diablo, dice un proverbio turco.La condición indispensable para comenzar las prácticas es la creencia en Dios y el tener conciencia que el Ser Humano es uno con Dios.

Yo repito esta advertencia para aquellos que desean empezar estas prácticas; de ninguna manera podrán ocasionar perjuicio a los que tienen un espíritu sincero y desinteresado, pero sí serán perjudiciales para aquel que las emprenda con intenciones egoístas de introducirse en secretos que no debe saber.Este abandonará las prácticas sin haber logrado éxito y se reprochará por haber gastado dinero en un libro sin valor. Los trabajo se dividen en tres partes:

I.           Trabajo preliminar

II.          Trabajo principal

III.         Trabajo posterior

Trabajo preliminar:

Párese erguidamente, realice la señal de la I y concentre toda su atención en el dedo erguido, pensando solamente en I, I, I. Pronto sentirá que en el dedo aumenta en forma peculiar la temperatura. Al sentir esta temperatura baje la mano y forme la A. Vitalice la A, de manera similar hasta sentir un calor seco en el pulgar.

Luego, realice la O y vitalícela de manera similar. El oriental, que para realizar estas prácticas se retira en soledad a un convento, percibirá al primer día las señales indicadas; el occidental que solamente practica por 10 minutos a la mañana y a la noche, tardará unos días más en percibirlas.Una vez que empiece a sentir el calor, el alumno deberá formar la I y vitalizar el dedo mediante SI, SI, SI, hasta sentir que entra en calor, luego deja caer la mano y forma la A con la mano derecha angulada. La vitaliza con SA, SA, SA, después de un rato lleva la mano al cuello, realiza el toque e introduce así las fuerzas sutiles captadas en la garganta. Piensa siempre en SA, SA, SA, retira la mano y realiza 0, después de haberla vitalizado con la sílaba SO, SO, SO, a través del toque del maestro, la llevará al plexo solar.

El trabajo previo abarca un tiempo de diez días, tres para vitalizar con la vocal simple, y siete días con la sílaba que corresponde a la vocal en conjunción con la S.Trabajo principal:

Diariamente de 5 a 10 minutos. Repetir por siete días los trabajos indicados en la parte previa. Después del sexto día, se lleva el dedo índice con la mano angulada después de vitalizado con SA a la nariz: Si se siente un suave olor a azufre, se puede seguir adelante, si éste no es el caso, hay que practicar por siete días más.

Diariamente 10 minutos durante catorce días: Se forma la I, se vitaliza a través de SI, SI, cuando se siente el calor se baja la mano, se forma la A, que se vitaliza con la sílaba ALAM, se lleva la mano al toque de garganta, después de un tiempo se la baja siempre repitiendo la misma sílaba. Luego se forma como antes la O. Después de esos 14 días se sentirá, al poner el índice de la mano angulada sobre la lengua, el sabor amargo del mercurio.Diariamente 10 minutos por 14 días, el alumno forma la señal de la I y la vitaliza con SI, luego la señal de la A, que la vitalizará con:

Dos días AlamDos días alamas

Siete días alarTres días alamar

Después de los primeros cuatro días, sentirá un sabor salado sobre la lengua, al introducir el dedo índice con la mano angulada en la boca. Entonces es tiempo de agudizar la vista, si el alumno percibe una sombra negra habrá finalizado esta parte del trabajo.Para el trabajo subsiguiente la tabla del Profeta indica un tiempo de 696 días, qué difiere según los individuos entre este plazo máximo y un mínimo de tres meses lunares. En la hoja 27, he comparado los tiempos de la tabla del Rosarius Minor con la tabla del Profeta. No se puede prefijar un tiempo, éste se guía por los resultados obtenidos.

Una vez alcanzado esto, el alumno sigue avanzando. En caso contrario repite las prácticas hasta que se logre el color indicado.

El día que el discípulo haya visto la sombra negra, sé festeja como el comienzo de una nueva vida y el discípulo recibe su nombre iniciático de Logia.

En el período siguiente se utilizan los toques de pecho y medio. El alumno vitaliza por corto tiempo la señal de la I y luego pasa a  la A, que se vitaliza en la forma indicada. Dado que diariamente debe informar al Maestro lo que ve, el control se facilita. Sí el que aprende ha alcanzado el color de su objetivo, puede dejar las otras fórmulas y pasar a la práctica siguiente.

Si se ha vitalizado la señal de la A, se  introduce a través del toque de pecho al cuerpo. Las fórmulas a practicar en este período de trabajo son:

Alar, Kaha ja as, taha, tasam, tas, tasam.

Los colores  que el alumno deberá ver: de la sombra negra se desarrolla una azul, luego un rojo pálido que se convierte a  un verde opaco, el que se torna más brillante con el correr de los días. Si el verde se hace muy claro el trabajo habrá finalizado.

El alumno pasa ahora al toque medio, en el cual utiliza las fórmulas alam, has, sa y cham.

Los colores que se desarrollan forman toda una gama y hacia el final se convierten en un amarillo blancuzco, ese amarillo blancuzco se traduce a través del toque medio y las fórmulas cham, cham asak, ka en un blanco deslumbrante, que es el que alaban al máximo los místicos de Oriente.

Trabajo posterior:

Este trabajo deberá convertir ese blanco en un rojo pleno, la tabla del Profeta indica como fórmula única el corto na. Los maestros denominan al signo como signo final, porque fínaliza aqui todo el trabajo. En realidad se trata de un signo de Maestro abreviado. Se lo ubica a la izquierda del ombligo y se pasa por sobre él. El blanco se convierte en un gris sucio que se convierte a su vez, al poco tiempo, en amarillo y   luego en rojo. Con esto finaliza el trabajo del mason oriental, el trabajo en su propia persona, él ahora se ha transformado pasando de la piedra bruta a la piedra cúbica.

Este aprendizaje es ininterrumpible, el alumno no debe saltear ningún día. La mayoría de los masones orientales pasaron solamente por el pequeño trabajo y al finalizar éste se les comunican las señales de reconocimiento.

Estas se componen de diversos signos y señales. No hay entre ellos un apretón de manos, dado que los orientales no se dan la mano al saludar. Si usted piensa que un señor es un hermano, hace disimuladamente la señal de la I, extendiendo el dedo en forma horizontal de manera tal que el otro lo vea y éste contesta extendiendo el índice de la mano derecha. Luego que se hayan entendido lo demuestran ambos formando la O.

Si en la mesa de  un oriental Ud. encuentra una vela, una fuente redonda y un compás abierto, podrá estar seguro que está en presencia de un iniciado.

Si el mason oriental necesita de la ayuda y el consejo de un hermano en una reunión, en la cual no conoce a nadie, encontrará al hermano si pone la mano derecha angulada sobre su hombro izquierdo, aproximadamente ahí donde comienza el toque de pecho. Si está en gran necesidad de ayuda levanta la mano derecha angulada por encima de la cabeza, también puede levantar los dos brazos manteniendo las manos anguladas y es obligación acudir inmediatamente en ayuda del hermano que ha hecho la señal.

Otra señal de reconocimiento, es la llamada señal de fuego, se mantiene la mano izquierda extendida y se pone sobre ella la mano derecha, frotándola rápidamente sobre el dorso de la izquierda. Se usa este signo cuando se desea saludar desde lejos a un hermano.

La llamada  señal de la estrella que  se hace  en Logia, se efectúa con la mano derecha, se juntan los dos  dedos del medio, separando el índice, el meñique y el pulgar.

Las palabras de reconocimiento son: llave, agua, fuego, lanza, negro, blanco, rojo, rosa y piedra. Como se verá más adelante, estas palabras describen todo el trabajo.

Entre los masones orientales el trabajo se denomina: la  sabiduría de la clave, Ilm el Miftach y los masones se denominan frecuentemente Beni el Mim, hijos de la clave.

En las reuniones el Sheik más viejo toma la presidencia, se le nombra  un vigilante, un revisor y un ayudante. La misión del vigilante es velar que la reunión se pueda llevar a cabo sin interrupciones, el revisor debe atender a   los invitados  y supervisar a los criados y al final de la reunión junta la limosna que se reparte entre el vigilante y los criados.

El ayudante debe ayudar al vigilante y al revisor.

El Sheik abre la sesión con la señal de fuego y la palabra Alam. Esta útimá es utilizada por los Beni el Mim en el sentido de “Comencemos”. Después de preguntar al vigilante, al revisor y al ayudante si todo está en orden, dice: Hermanos míos, estamos asegurados, estamos abastecidos y estamos atendidos. El sol brilla, abramos el cielo.

Hermano ayudante, ¿tienes la clave?

“Venerable Maestro, yo soy la I”

“Hermano vigilante, ¿tienes la clave?”

“Venerable Maestro, yo soy la A””Hermano revisor, ¿tienes la clave?”

“Venerable Maestro, yo soy la O”

“Hermanos míos, sin la clave no hay reconocimiento. Yo soy agua, fuego y balanza. ¿Qué son ustedes?”.

El guardián contesta: “Nosotros somos negro, blanco, rojo, rosa y piedra”.

El Maestro replica: “Sagrada es mi paciencia. Déjanos confesar: No hay ningún Dios fuera de Allah (Dios) y Mahoma es el enviado de Dios”.

Todos los presentes hacen el toque de la estrella sobre el pecho y a continuación se repite el credo. El presidente continúa “Dios os bendiga y os dé salvación. Escuchad las palabras del versículo sagrado: En el nombre de Dios todopoderoso y clemente. Cham osak, de, esta manera se   manifiesta a tí y a los que estuvieron antes de tí. Dios el Poderoso y el Sabio”.

Es el versículo 42 el que el Maestro lee y cierra con las siguientes palabras: “Verídicas son las palabras del Profeta, Dios le bendiga y le dé salvación. Hermano vigilante, ¿qué son Sol y Luna?.

“Allah Wad din” eso significa Dios y Alma o también Religión y fe. Din tiene varios significados, por ello es que la precunta es una de las más importantes de la Hermandad, todos los presentes repiten la contestación del vigilante y terminan con la señal de la estrella, el Maestro continúa: “Glorificar a Dios y engrandecer nuestra fe, deberá ser siempre nuestra aspiración”. Todos los presentes contestan con “Alam” y a continuación se comienza con el tema de la noche. Al finalizar la parte oficial generalmente se realiza una comida conjunta.

Los Ben el Mim están comprometidos al máximo silencio. Para evitar  la opinión de que este trabajo es una traición debo decir que fue hecho a pedido de los jefes de la Orden. El motivo es el siguiente: todo el mundo cultural fue sometido por una gran organización sin fe, las instituciones religiosas están tan socavadas que no pueden presentar resistencia alguna a ésto. Si no surgen guías espirituales en Occidente, se corre el peligro de que el caos arrase todo.

En estas circunstancias los hermanos musulmanes se recordaban que la Tradición afirma que en tiempos tempranos se poseía el Conocimiento. Si se busca e investiga se hallarán en escritos de los Rosacruces y de los Alquimistas que éstos habían expuesto claramente la sabiduría de la clave.

Nuestro deber es llamar la atención sobre ello y mostrar el camino al que busca. La necesidad impuesta por estos tiempos hace desaparecer todo reparo contra  la publicación de estos hechos.

Que, la Verdad emprenda su camino triunfal y que con seguridad se disipen las nubes de la oscuridad.

Alam.

FRAGMENTOS DE LA PRACTICA DE LA ANTIGUA MASONERIA TURCA LA CLAVE PARA LA COMPRENSIÓN DE LA ALQUIMIA. by Barón Rudolf Von Sebattendorf

http://www.themasonictrowel.com/articulos/files/la_masoneria_turca/la_practica_de_la_masoneria_turca.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.