09/27/2020

EL TERCER OJO, SU SIGNIFICADO Y SUS PARALELISMOS (parte II)

Anuncios

La GLÁNDULA PINEAL

La GLÁNDULA PINEAL tiene forma de “piña” (el fruto del arbol de pino) – por eso se llama Pineal, y se encuentra físicamente justo en el centro de nuestro cerebro. Es el órgano de mayor concentración de energía en el organismo, como así también el de mayor flujo de sangre.

Su función es generar una hormona muy importante que es la Melatonina, que a su vez se sintetiza a partir de la Serotonina. La Melatonina actúa como un tipo de reloj maestro que regula el sueño o la vigilia, retarda el proceso de envejecimiento y regula el crecimiento, entre otras funciones.

La Melatonina interviene en la regeneración celular, la generación de antioxidantes (que bloquean los radicales libres) y además tiene propiedades inmunológicas que previenen el cáncer, cardiopatía, alzhéimer y depresión, entre otras enfermedades.

Hasta hace poco tiempo, se la consideraba a la Glándula Pineal como una estructura vestigial, como el apéndice.

Glándula Pineal

La GLÁNDULA PINEAL además de contener fibra de retina en su interior, tiene la característica de ser fotosensible (como el ojo), siendo la producción de la Melatonina estimulada por la oscuridad e inhibida por la luz. La misma está unida a la retina vía ganglio cervical superior y núcleo supraquiasmático hipotalámico, así pues, se puede considerar que es parte de las vías visuales, y convierte la información lumínica en secreción hormonal.

Glándula Pineal

Además de producir la Melatonina, la GLÁNDULA PINEAL también produce un compuesto llamado DMT (DiMetilTriptamina), uno de los psicodélicos más potentes conocido hasta ahora, que es el responsable de la visualización de imágenes en estado de sueño.

El Ayahuasca – una bebida ceremonial utilizada por los Chamanes de tribus del Amazonas para producir efectos psíquicos de sanación, clarividencia y precognición – se produce a partir de especies vegetales que son químicamente casi equivalentes al DMT en los seres humanos.

Glándula Pineal

En el ser humano, así como en el resto de los mamíferos y en ciertas aves, el cuerpo pineal es una glándula, esto es, un órgano que segrega hormonas. Pero en algunos peces, reptiles, anfibios y algunas aves, el cuerpo pineal es una formación que integra, además de una glándula, a órganos fotorreceptores cuyas fibras “desembocan” en la parte superior del cráneo. En estas especies no mamíferas, el órgano pineal es, literalmente, un tercer ojo.

Es decir que, en alguna parte del camino evolutivo, nuestra especie perdió ese “tercer ojo”, y lo suplió con las vías visuales que conectan con la glándula pineal, mientras que otras especies que no desarrollaron esas vías, lo mantuvieron para que su glándula pineal pueda seguir percibiendo la luz.

El ojo parietal, pineal o tercer ojo de la serpiente

Un aspecto curioso del desarrollo de la glándula es que en el embrión humano se forma a los 49 días de gestación, y precisamente 49 días es lo que le lleva al alma reencarnarse, de acuerdo con el Libro Tibetano de los Muertos.

El filósofo francés René Descartes (1596-1650), en el contexto de su dualismo psico-físico, postuló que Alma y Cuerpo existen por separado y que su punto de encuentro es precisamente la Glándula Pineal, “el asiento del alma”. Lo que le atrajo a Descartes de esta glándula fue su ubicación en el eje de simetría de nuestro cerebro y su anatomía.

Dibujo de un texto de Vesalio (De humani corporis fabrice) en el que se representan los ventrículos laterales cerebrales.

Para los sumerios y antiguos egipcios y para muchas culturas de la antigüedad la GLÁNDULA PINEAL se consideraba de gran importancia dado que creían que regulaba el flujo del pensamiento y que funcionaba como un portal hacia dimensiones superiores, relacionadas con la intuición, la sabiduría y el conocimiento profundo.

Relieve Asirio (King Ashurnasirpal s. IX BC)

Mi interpretación personal de este relieve asirio es que transmite, a su estilo, la idea del despertar del TERCER OJO, tal como la representación de la energía Kundalini o el Caduceo de Hermes: la vara central hace las veces de columna vertebral/bastón, y hasta sugiere un “ojo” en su parte superior; mientras que la ornamentación en zig-zag que lo rodea se trata del flujo de energía ascendente/las dos serpientes. Las piñas/GLÁNDULA PINEAL, se encuentran en las manos de los seres alados “Apkallu“, como manipulando la conciencia del Rey Ashurnasirpal. El objeto alado central se trata del dios asirio Assur – muy parecido al Faravahar, símbolo del Zoroastrismo que contiene un “Espíritu Santo” dentro de un Disco Alado – que representaría el destino último del despertar del TERCER OJO.

La idea de simetría en este tipo de imágenes se refiere a la noción de las energías opuestas que ascienden por la médula. Es muy habitual encontrar representaciones de este motivo, con la piña flanqueada por figuras de animales enfrentados, o bien en el caso del OJO QUE TODO LO VE, las pirámides flanqueadas por figuras opuestas. Un ejemplo de esto es este “caduceo” egipcio, de una vara con una piña:

Bastón con un cono de pino de Osiris. Museo Egipcio de Turín, Italia, 1224 a.C.

Otra representación del caduceo con la piña es este diseño masónico de un edificio en pleno distrito financiero de Nueva York:

Caduceo con Piña

La piña se encuentra en muchas culturas y tiene relación con el poder y el conocimiento. Llamativamente, podemos econtrar en la actualidad un enorme monumento en forma de piña en el mismo Vaticano, flanqueada por pavos reales enfrentados.

Piña del Vaticano

A la GLÁNDULA PINEAL, dentro de la cultura egipcia, se la conoce como el OJO DE HORUS, el cual se corresponde con impresionante parecido.

El Ojo de Horus – Glándula Pineal

El OJO DE HORUS

En Egipto, la tierra de la Gran Pirámide de Giza y de la Gran Esfinge, el OJO DE HORUS, o Udyat, era un concepto ampliamente difundido y venerado al que se le atribuía propiedades vinculadas con la salud, la prosperidad, con el pasaje al otro mundo, y la capacidad de renacer.

En ocasiones se lo representaba acompañado de las figuras protectoras del faraón: la serpiente (cobra) Uadyet, “la señora del cielo”, diosa del Bajo Egipto; y por el buitre Nejbet, protectora de los nacimientos, las fiestas y las batallas, diosa protectora del Alto Egipto.

Símbolo del Ojo de Horus con la cobra Uadyet y el buitre Nejbet

Precisamente la cobra Uadyet y el buitre Nejbet era lo que los faraones llevaban en la frente, como símbolo de iniciados, justamente en la zona del Tercer Ojo. Como señalamos anteriormente, los dos símbolos sintetizan la idea de la serpiente emplumada, emblema del dios del creador y dador del conocimiento a la humanidad, para muchas culturas ancestrales.

Máscara funeraria de Tutankamón con cobra Uadyet y buitre Nejbet

Desde el punto de vista anatómico, es como si la serpiente y el buitre fueran los sensores externos que transmiten la información a la Glándula Pineal, las vías conectoras entre el exterior y el centro de la conciencia. En este sentido, resulta tal como lo manifiestan los mitos de todas las culturas ancestrales, respecto de que la serpiente es la dadora del conocimiento, la forjadora de la conciencia del hombre.

En la cultura sumeria y asiria, su heredera, encontramos una serie de representaciones que justamente asocian la figura del buitre, la piña (la Glándula Pineal) y la médula espinal con el flujo de energía ascendente.

Relieve Asirio (s. IX BC) – Apkallu

Llamativamente, podemos encontrar en las festividades de la tradición mexica, a personas representando a sus seres mitológicos, usando disfraces con cabeza de águilas/serpientes emplumadas, muy parecidos a los Apkallu asirios.

Conclusión

Lo más llamativo de todo esto no es que la noción del TERCER OJO se encuentre presente en una cantidad de civilizaciones ancestrales – lo cual atribuímos a la presencia de una civilización global – sino:

– Qué tipo de conocimientos tenían en ese pasado remoto sobre la GLÁNDULA PINEAL? Cómo accedió esa lejana humanidad a dicha información?

– Qué tan desarrollados estaban en cuanto a su propia conciencia? Que tan excepcionales eran las propiedades que brindaba dicho desarrollo como para que sea motivo de esculturas, relieves y pinturas?

– Cómo es que el acceso a este conocimiento ha sido ocultado durante miles de años, hasta el punto de ignorarse incluso la existencia misma de dicho órgano?

Richard Cassaro propone que el Tercer Ojo sería un órgano remanente de un tipo de humanidad más elevada, sofisticada y espiritual, que habría vivido durante la “era dorada” previa al Diluvio, denominada por los escritos ancestrales como “Babel,” “Shambhala” o “Atlantis”, o más genéricamente, Cultura Madre. Y sugiere que, como humanos post-diluvianos, todavía tenemos la posibilidad de elevarnos, desarrollando este atrofiado pero potente órgano llamado por laciencia moderna GLÁNDULA PINEAL.

Un video sobre la substancia alucinógena “DMT”, producido por la GLÁNDULA PINEAL:

Pyramids were temples where believers engaged in a powerful mystical practice called “Awakening Our Third Eye,” long banned by the Church, yet long safeguarded by Western Secret Societies. – See more at: http://www.richardcassaro.com/2011/09#sthash.Zn9HWAkv.dpuf