08/06/2020

Trump, pleno al 15: ¿le queda alguna línea roja que cruzar?

Anuncios
Publicado: 11/08/2016 21:53 CEST Actualizado: 11/08/2016 21:53 CEST
Donald Trump hace de Donald Trump mientras el mundo se tapa los ojos, los oídos y trata de autoconvencerse de que lo que ha escuchado o visto es, sencillamente, una broma de mal gusto. Le pasa a sus propios compañeros de partido, quienes no pueden ocultar sus deseos de que discursos como el del pasado miércoles, en el que el magnate sugirió usar las armas contra su oponente Hillary Clinton, fuera un “chiste que salió” mal. Es lo que el presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, Paul Ryan, quería que fuera: una metedura de pata. Nada más lejos de la realidad. Eso fue lo que dijo Trump y eso fue lo que después aseguró que los medios habían “tergiversado” y “exagerado”. Siguió con su campaña, sin plantearse ni por un segundo que lo que había dicho, quizá, había sobrepasado los límites. Al día siguiente, nueva polémica… Y las que vendrán: todavía quedan tres meses hasta las elecciones.

Han pasado 422 días desde que Trump anunció su candidatura y, pese a que asegura que no piensa cambiar porque él se limita a “contar la verdad”, como buen “contador de verdades”, lo cierto es que Donald Trump empieza a ser un problema para Donald Trump. Prueba de ello es la última portada de la revista Time, cuyo titular (“El derrumbe de Donald Trump, por dentro”) y la imagen que la acompaña, un dibujo del candidato derretido, que son de las que hunden a cualquier aspirante a la Casa Blanca.