POLITICA E INMIGRACION

ESTUDIANTES VERSUS MILITARES

NELSON CASTELLANO DESTACADA

Hace ya tiempo que pensaba dedicarle unas reflexiones a la FCU – LUZ, por varias razones, porque recibo regularmente información de las actividades que realizan, porque a menudo la prensa da prioridad a las acciones que se efectuan en la capital y porque reviven en mi memoria las épocas en las que fui Presidente del Centro de estudiantes de Derecho de LUZ y posteriormente representante estudiantil ante el Consejo Universitario.

El estudiante de ayer como el de hoy tiene las mismas motivaciones, ingresa a una facultad con la intención de aprender a ser ciudadano y formarse dentro de una profesión. La casa de estudios debería estar en capacidad de proporcionarle las herramientas que le permitan, desarrollar su vocación, su potencialidad y sus aspiraciones.

En la universidad desarrollamos nuestra inteligencia intelectual, emocional y espiritual, pero también disciplina, paciencia, constancia y a aceptar los errores. Aprendimos a luchar por nuestros valores, a compartir, negociar y a crear lazos de amistad.

Si además asumes el reto de la lucha gremial, la casa de estudios se convierte en una razón de ser. La experiencia de dirigir un centro de estudiantes te brinda la experiencia del poder ejecutivo y el ser miembro del Consejo Universitario la de un parlamentario.

Lo injusto de la Venezuela chavista, es que en pleno siglo XXI, los estudiantes se vean obligados a utilizar el tiempo de su formación, para atender los gravísimos problemas de presupuesto y los ataques gubernamentales, que amenazan el libre funcionamiento de los centros de enseñanza.

El estudiantado venezolano, del Zulia, del Táchira, de los Andes, de Oriente o del área Metropolitana ha salido a la calle a dar la cara, como ejemplo de civismo. A luchar por el venezolano, a velar porque no se viole la Constitución y a devolver la esperanza a un pueblo oprimido y humillado.

Ciertamente los dos presidentes que ha tenido esta dictadura roja, no pasaron por el Alma Mater, por eso Maduro prefiere verlas cerradas… las ahoga porque no las controla, porque nos enseñan a pensar, a ser críticos con lo que va mal y a vivir en libertad. Lo que se plantean los estudiantes es luchar por nuestros derechos fundamentales, ellos saben quién es el enemigo y entienden la necesidad de un proceso radical de cambio.

Han pagado un alto precio por ser patriotas, han sido perseguidos, encarcelados, golpeados, torturados y asesinados. Cuando se escriba la historia de lo que hemos vivido, la estatura de nuestros estudiantes será inversamente proporcional, al vergonzoso comportamiento de las Fuerzas Armadas Bolivarianas.

Las manos limpias de los jóvenes han lavado la sangre producida por las balas. Mientras ellos han marchado acompañados con canciones, slogans y banderas, hemos visto los uniformados, junto a los colectivos motorizados echando “gas del bueno” y disparando a las cabezas de nuestro futuro generacional, en busca de ese chasquido que se produce cuando se atraviesa la cabeza de un opositor y que de manera tan gráfica explicó el ex canciller Roy Chaderton.

A diferencia de los soldados, los estudiantes del Zulia han salido a defender pacíficamente la institución donde se forman, denunciando la falta de presupuesto, la “inseguridad oficial” promovida dentro del recinto, los atracos a los laboratorios, los robos del cableado eléctrico, de los aires acondicionados y la falta de comedor. Un enfrentamiento entre el saber y la ignorancia, entre la valentía y la traición.

Denunciaron con dignidad la persecución política, desde hace un año, del presidente de la FCU Yorman Barillas y del secretario ejecutivo Carlos Palma. Llegando a acusar a Barillas de planear un golpe de estado para derrocar el gobierno de Maduro, crimen inventado a la medida, para justificar la violación de sus derechos. El presidente de la FCU – LUZ tuvo que denunciar torturas a sus familiares para que informaran su paradero.

Los estudiantes no son como los militares, ¡asumen!… saben que no hay más salida que acabar con el sistema que ha destruido nuestra calidad, que ha asfixiado a las universidades autónomas, acabando con la educación de calidad e intentado destruir la libertad de cada una de las instituciones universitarias. Ellos tienen un compromiso con Venezuela y le están diciendo al gobierno que no le tienen miedo.

La FCU del Zulia, no se ha quedado encerrada en las aulas, comprometida con Venezuela ha creado el grupo “Estudiantes por el Revocatorio”, cuyo compromiso es que el movimiento estudiantil participe junto al pueblo, para validar las firmas ante el CNE y a aplicar la operación remate, con el objetivo de duplicar la meta establecida.

Últimamente han salido del recinto universitario, para llevar un mensaje de apoyo y solidaridad a los niños marabinos, en el entendido que en medio de la crisis que vivimos, los más pequeños necesitan mayor atención.

Algo que no entiende la mafia que nos gobierna, ya que, con los más de 100 millones de euros gastados en la fracasada y vacía cumbre de los países no alineados, pudieron haber costeado el presupuesto de la Universidad durante nueve años, comprar miles de buses para las universidades venezolanas o cunas para las maternidades.

Ante tanta indiferencia gubernamental, el movimiento estudiantil seguirá en pie de lucha, marcando la diferencia con la masa de hombres y mujeres que guardan silencio dentro de las instituciones militares. Quedan las imágenes grabadas en nuestra conciencia, los vemos disparando, arrastrando, pateando, violando, asesinando, golpeando a personas indefensas con los puños, los pies y con el casco.

Los universitarios de hoy han vivido momentos duros, perdieron algo de las ilusiones juveniles, muy probablemente tendrán un mayor compromiso con los valores esenciales y propios de su edad. Estudios recientes muestran como sus valores: la solidaridad, el respeto, la amistad, la honestidad, la sinceridad y el amor. También aparecen la educación, la confianza, la dignidad, la Justicia, la libertad y la igualdad.

Ante la pregunta si han tenido personas a las que consideran modelos o ejemplos que tratan de seguir, las respuestas fueron padres, amigos, docentes y otros adultos que los aconsejaron. Existió una época, en que el oficio de defender la Soberanía Nacional y la Constitución, era una noción que encarnaba la institución militar, hoy sentimos que, para defender esos valores, no contamos con los que se visten de verde, sino con los estudiantes.

En estas horas sombrías recuerdo aulas y pasillos, noches de insomnio con un libro al frente, momentos de preocupación y muchas alegrías, la oficina del Centro de Estudiantes, el claustro universitario… ser universitario te brinda privilegios y responsabilidades, en estos tiempos de cambios he percibido que sigo siendo estudiante, porque nunca he cesado de aprender… me atrevo a asegurar que el día de mañana, la Universidad seguirá cumpliendo su histórica labor.

Nelson Castellano-Hernandez
nelsoncastellano@hotmail.com
@VFutura
Venezuela-Futura,
Francia

 

http://elrepublicanoliberal.com/2016/10/15/nelson-castellano-hernandez-estudiantes-versus-militares/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .