POLITICA E INMIGRACION

UNA MESA DE A DOS, NO DE A TRES.

Beatriz De Majo DESTACADA

La prensa hispana lleva más de una semana sin distanciarse de las sorpresas de la paz de Colombia, la inesperada derrota en las urnas de Juan Manuel Santos, el hecho sobrevenido del Premio Nobel que se fraguó el mandatario ante la institución noruega .

No intentamos sugerir que actualmente hay el mundo otros eventos en pleno desarrollo de igual o mayor calibre. El de Colombia es un drama superlativo. Para nosotros venezolanos la transformación de la tierra vecina en un ambiente de calma y prosperidad, la desaparición de la droga como fenómeno de distorsión económico, social y moral, cuentan para mucho.

El hecho es que la paz – no la de Santos- sino la PAZ como concepto abstracto es un asunto sustantivo para todos en el medio latinoamericano, porque con un ambiente proclive al progreso, el país se encaminaría a ser uno de los más florecientes y atractivos de nuestro continente en los terrenos económico, social y político.

Lo que tiene sentido, en este momento en que ya es claro para terceros que la mitad del país no quiere el modelo “santos” y la otra mitad si lo abraza – aunque tal hecho sea solo un gesto de cansancio o de solidaridad con el gobernante actual- es que las dos mitades se sienten a definir cuál esquema de paz quieren compartir y cuantas concesiones están dispuestos a hacer, cuantas cesiones de terreno a los guerrilleros en el manejo del país , para salir del impasse en que se encuentran .

Entonces, la mesa cuya agenda comprenderá la definición del futuro de Colombia no puede dejar de ser una mesa de a dos como ha sido en La Habana durante los pasados tres años  – gobierno de Santos Vs Narcoguerrila- para convertirse en una de a tres: los del SI, los del NO y las FARC. Nada sería más perverso que el país se sienta dividido frente a un adversario que ha sido beneficiado por prebendas inconvenientes por uno de los negociadores.

La pérdida de foco es lo peor que puede estarles pasando a los colombianos. Juan Manuel Santos pareciera estar más a favor de la paz “suya”, la transada por el con los guerrilleros que la del país en su conjunto. Es como si fuera presidente solo de una parte de Colombia.

En definitiva, el llamado a la  cordura es primero a Santos que a nadie. Si partimos del supuesto que el SI fue un endoso incondicional de sus seguidores, o de los colombianos que están hartos de vivir en un país sitiado por el crimen, la delincuencia y la droga, le corresponde al recipiendario de tal confianza escuchar a la otra mitad de Colombia y dejar de actuar en pro de sus propias tesis, ahora que ya tiene en el bolsillo el ansiado galardón noruego.

Solo una vez definidos los parámetros de ese nuevo esquema de paz común a todos sus compatriotas, podrán todos sentarse a negociar con propiedad y autoridad con la otra parte de la ecuación: los narcoterroristas de las FARC.

Solo entonces el premio de la PAZ le habrá sido entregado con propiedad al presidente de Colombia.

Beatriz De Majo
bdemajo@gmail.com
@beatrizdemajo
Miranda – Venezuela

 

http://elrepublicanoliberal.com/2016/10/15/beatriz-de-majo-una-mesa-de-a-dos-no-de-a-tres/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .