POLITICA E INMIGRACION

AHORA EL ELN…

Beatriz De Majo

Beatriz De Majo DESTACADA

Hicieron bien los “elenos” en esperar a que otros les allanaran el camino hacia su  reinserción en la sociedad colombiana. Ya las FARC trillaron para ellos la mayor parte del trayecto que consistió en ablandar al equipo negociador de la Paz de Santos frente a las exigencias de los narcoterroristas.

El mundo observó con interés como a lo largo de más de tres años de conversaciones en Cuba,  el lado de  “los buenos” fue cediendo mientras “los malos” de la película ganaban terrero obteniendo para ellos prebendas inconcebibles para un país que aspira tener una sociedad en la que la justicia reine. Así fue como el equipo negociador de Juan Manuel Santos terminó aceptando – y quisieron que Colombia entera digiriera- una suerte de perdón para los criminales equivalente a una casi total impunidad.

Los guerrilleros consiguieron firmar un pacto de “paz” bilateral en el que ellos “dejarían” las armas – no “entregarían” las armas- para a cambio conseguir curules en el Congreso – órgano legislativo nacional- sin otro requisito que el reconocimiento de sus delitos. Ambos lados hicieron alarde de lo mucho que alcanzaron en tales negociaciones y lo perifonearon a los cuatro vientos buscando aprobación y entusiasmo universal, lo que paradójicamente consiguieron de un número muy elevado de personalidades y de organizaciones.

Solo que el pueblo, sin argumentar demasiado, puso frente a ellos un NO que echó por tierra el fraguado adefesio de paz. La mitad de los colombianos no se convencieron que la impunidad es la vía para resolver medio siglo de crímenes y de vejaciones a los hijos de Bolívar.

Ahora el ELN coge cola. No les toca a ellos emprender un proceso desde su inicio sino plegarse a lo que vaya siendo acordado para transformar el acuerdo de paz ya existente en uno que tenga visos de legalidad, de humanidad, de reparación. Ahora cantará otro gallo. El nuevo esquema será uno en el que la reinserción social de los indeseables ocurra concomitantemente con la entrega y no con la dejación de las armas. Uno en el que antes paguen por sus crímenes quienes los perpetraron, para poder luego aspirar a ser votados por los colombianos para tener el derecho a ocupar las sillas de los legisladores.

¿Que es ese el mejor escenario para los elenos? Seguro que no. El mejor para ellos hubiera sido uno similar al del Acuerdo de Paz que se cocinó a fuego lento en La Habana y se firmó con bombos y platillos en Cartagena el 26 de septiembre. Por eso deseaban sumarse el proceso desde hace muchas lunas, pero no contaban con la fuerza de las FARC para hacer sentir sus deseos y su opinión.

El pacto Santos-FARC fue abortado por la toma de conciencia colombiana y ahora lo que se inicia es un proceso de transformación de ese convenimiento en uno razonable, cuerdo, legal y respetuoso de la democracia y de los derechos humanos.

Las FARC aun harán lo indecible por no regresar al punto de partida; Pero en la hora actual quien tiene agarrado al toro por los cachos no es el Premio Nobel sino el colombiano de a pie.   De allí que, de esta nueva negociación más equilibrada si puede salir una fórmula para que todos se dediquen a reconstruir al país.

¿Por qué el ELN va a salir mejor parado de esta segunda tanda de tratativas?  Simplemente porque no deberá enfrentar su propio desgaste. Por que quien tiene ahora que hacer concesiones en lo pactado son los terroristas de las FARC .

No quiere esto decir que sus pecados vayan a ser lavados en este episodio tardío de la paz de los vecinos. Poco se comenta a esta hora sobre la resolución del problema de la narcotización del Estado neogranadino y de su papel de propulsor de cultivo, procesamiento y tráfico nacional y mundial de drogas, temas en los cuales el ELN, al igual que las FARC, ha jugado un rol preponderante. El tema, que constituye además la fuente de financiamiento de la existencia criminal de ambas fuerzas terroristas, tendrá que ser incluido con MAYUSCULAS en la agenda de la versión II de las negociaciones habaneras.

Veremos si el ELN da el ancho. Veremos cuanto apoyo logra recabar de los agentes venezolanos facilitadores de esta nueva etapa, con quien ha desarrollado, a la calladita, un explosivo y perverso contubernio.

http://elrepublicanoliberal.com/2016/10/18/beatriz-de-majo-ahora-el-eln/

Beatriz De Majo
bdemajo@gmail.com
@beatrizdemajo
Miranda – Venezuela

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .