MASONERIA

Los Secretos masónicos  de la Acacia

Resultado de imagen para foto del arbol de la acacia

Los Maestros y Maestras  Masones viajan de Oriente a Occidente y de Septentrión al Mediodía, para esparcir por la Tierra las semillas de  Luz Masónica, unir lo que está separado y propagar las ideas democráticas y filantropías de la Masonería por todo el Orbe.  

Al decir que un masón conoce la Acacia, quiere decir que conocen la Francmasonería en forma general y la Maestría en lo particular.

La Acacia recuerda al Maestro Masón  que una rama de ella sirvió  de señal inconfundible para descubrir la tumba del Maestre Hiram Abiff, y hojas aún con mucho tiempo cortadas del mismo Árbol  de la Acacia siguen con un Verdor que nos Recuerda la Resurrección  de Hiram, que aún con el cuerpo putrefacto es capaz de Volver a la Vida Plena Nuevamente.

En efecto; por su mágico verdor constante y su madera incorruptible e inalterable, la Acacia es el emblema mágico de la Inmortalidad del Alma, una de las aspiraciones del Masón es crearse para sí   una Alma Inmortal capaz de sobrevivir a la Misma Muerte. Esta Inmortalidad sólo se consigue descubriendo, estudiando,  desarrollando, trabajando y sosteniendo los principios  alquímicos ocultos de la trasmutación el Alma, una filosofía alquímica enseñada por la Francmasonería.

La Acacia posee también las propiedades de ser perjudicial a los insectos dañinos, y a ciertas especies de mamíferos, a los que mata o rechaza, y de inclinar sus hojas  hacia abajo durante la noche,  en tanto que apenas aparece el Sol en el Oriente, se yerguen de nuevo para dirigirse hacia el astro rey  durante el día y seguir la  dirección de  éste, durante su recorrido por la Bóveda Celeste,  para nutrirse de sus dorados rayos luminosos.

Estas mágicas propiedades de la Acacia enseñan al Masón  que debe rechazar los vicios, practicando el rechazo de los malos pensamientos, como aquella que rechaza a los insectos perjudiciales,  pero  aún así las hojas de la Acacia son el Alimento de Grandes y dignos mamíferos como las Jirafas, los Impalas entre otros.  Las hojas de la Acacia se cierran a la Oscuridad del pensamiento y de la acción, pero se abren a la Luz de la Verdad. Y sus hojas igualmente buscan la fuente de la Luz constantemente, al igual que el masón debe guiar su corazón hacia la Fuente Universal de la Gran Luz.

Vicente Alcoseri – moderador del foro secreto masónico

http://groups.google.com/group/secreto-masonico

Imagen de https://www.google.com/search?

Categorías:MASONERIA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .