09/22/2020

Haz este test para conocer tu riesgo de osteoporosis

Anuncios
Realiza el test y averigua tu riesgo de osteoporosis
Dieta rica en calcio y ejercicio físico: dos maneras efectivas de prevenir la osteoporosis.  i love images/ Getty Images
Updated October 20, 2015.

La osteoporosis es una enfermedad que afecta a los huesos y se caracteriza por el deterioro progresivo de la masa ósea. Esto provoca el debilitamiento del hueso y la aparición de fracturas. Afecta a una tercera parte de las mujeres entre 60 y 70 años y a dos terceras partes de las que superan los 80. Una dieta sana y equilibrada, que incluya calcio en las dosis necesarias y el ejercicio físico la retrasan o previenen.

Test para averiguar el riesgo de osteoporosis

Si tienes más de 60 años y respondes afirmativamente a tres o más de estas preguntas, puedes padecer osteoporosis y no saberlo. Acude a tu médico que será el que mejor te orientará.

1.- ¿Te has roto algún hueso?

2.- ¿Tienes algún familiar que padezca la enfermedad

o haya tenido alguna fractura (cadera, columna o muñeca)

3.- ¿Pesas menos de 55 kilos?

4.- ¿Has sido tratada a lo largo de tu vida con corticoides

o derivados de cortisona para tratar enfermedades respiratorias,

reumáticas o de la piel?

5.- ¿Habitualmente fumas o tomas bebidas alcohólicas?

6.- ¿Te han extirpado los ovarios antes de los 50 años?

7.- ¿Dejaste de tener la regla antes de los 45 años?

8.- ¿Tu dieta ha sido probre en calcio (leche y derivados)

desde la juventud?

9.- ¿Has notado una disminución de tu estatura o

encorvamiento de la espalda?

10.- ¿Te duele la espalda habitualmente?

Aliméntate bien para prevenirla

Afortunadamente, la mejor arma con la que contamos es la prevención. Y es tan sencilla como satisfacer las necesidades de calcio que requiere el organismo. El doctor Xavier Nogués, secretario de la Sociedad Española de Investigaciones Óseas y Metabolismo Mineral (Seiomm), indica que “la ingesta óptima diaria es de una gramo al día”. Un vaso de leche cuenta con 200 miligramos con lo que debemos complementar el consumo de calcio con derivados lácteos, productos enriquecidos o suplementos vitamínicos.

Y es que la alimentación juega un papel indispensable en la salud de la mujer. Los especialistas advierten de que los trastornos del comportamiento alimentario, como la anorexia, una mala alimentación,  hábitos de vida poco saludables como el consumo de tabaco o alcohol y la falta de ejercicio pueden favorecer la aparición de esta enfermedad. “Todos estos factores pueden provocar, no sólo la enfermedad, caracterizada por una masa ósea muy baja, sino otros trastornos como la osteopenia en edades más tempranas y que después de la menopausia, etapa en la que perdemos el 15 por ciento de la masa ósea, desencadenará una osteoporosis”, explica Manuel Díaz Curiel, presidente de la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (Phoemo).

Qué es la masa ósea

Durante los primeros años de vida, el esqueleto se desarrolla hasta alcanzar un pico máximo de masa ósea en torno a los 30 años. La masa ósea es la cantidad de hueso (proteínas y minerales, en particular calcio) que presenta una persona en su esqueleto en un momento determinado. Depende de su edad, sexo y su raza. A partir de los 30 comienza una pérdida natural de la calidad del hueso. En individuos sanos, el hueso se regenera. Sin embargo, en individuos predispuestos o que no han satisfecho sus necesidades de calcio comienza una pérdida progresiva de la masa, que se incrementa con la menopausia y favorece las fracturas.

Factores de riesgo

  • Antecedentes familiares
  • Tener más de 50 años
  • Dieta pobre en calcio
  • Vida sedentaria
  • Consumo de tabaco
  • Periodos de amenorrea (ausencia de menstruación). Suele aparecer en mujeres que padecen anorexia.
  • Trastornos de la conducta alimentaria (anorexia o bulimia)
  • Hipertiroidismo

Pide a tu médico una densitometría

Las principales consecuencias son las fracturas que pueden causar dolor, incapacidad e incluso, la muerte. Las que primero aparecen suelen ser las de muñeca que, para los especialistas, suponen una señal de alarma. Existen otras como las de columna, que provocan pérdida de estatura y encorvamiento, y las de cadera, que siempre requieren hospitalización. De una detección temprana y un tratamiento adecuado depende que la enfermedad no avance.

Por ello, es importante que se diagnostique precozmente. Actualmente, la medicina cuenta con pruebas rápidas e indoloras que miden el estado del hueso. Es el caso de la densitometría. Asimismo, los tratamientos administrados adecuadamente y durante toda la vida evitarán el riesgo de fractura.

Por eso, es indispensable que mantengas las necesidades de calcio no sólo en la etapa de crecimiento, sino durante toda tu vida.