SOBRE LA APATÍA EN LAS TENIDAS MASONICAS

Gustavo Pardo Valdés 33

Resultado de imagen para frases sobre la motivacion

En una tenida efectuada en días pasados, pude constatar la monotonía de los trabajos efectuados en la misma. Lo más grave de la cuestión, es que este hecho es la regla y no la excepción en nuestras sesiones. ¿Será ésta la causa que produce la constante deserción de miembros en las logias y Cuerpos Escoceses?

Muchos masones de los distintos grados, abandonan la institución decepcionados porque “no encontraron nada en la logia”. ¿Por qué? No cabe la menor duda que ellos habían pedido su ingreso a una Institución de la cual esperaban obtener algo; y no precisamente algo material. Estos hermanos esperaban que se concretara la promesa recibida durante el ceremonial de su Iniciación; o sea, mostrarles “La Gran Luz”. ¿En que estamos fallando?

¿Cómo transcurren las tenidas masónicas? Según el orden establecido, las sesiones masónicas deben cumplir ciertos requisitos administrativos insoslayables, tales como:

  1. Lectura del Acta de la sesión anterior
  2. Lectura de la correspondencia de Secretaria
  3. Asuntos de Tesorería
  4. Informes de Enfermos
  5. Expedientes Terminados

En dependencia de la habilidad del Maestro de la Logia para conducir estos capítulos, en los mismos se va una parte apreciable del tiempo asignado a las sesiones de las logias, dejando muy poco espacio a la presentación de trabajos de instrucción masónica y cultural. Este hecho deja un gran vacío en el contenido educativo que ha de ser parte inherente de toda sesión masónica. ¿Su inevitable consecuencia? El tedio, la apatía y la pregunta: ¿A esto he venido?

Puede ser recomendable adoptar ciertos principios para evitar la dilatación en el tratamiento de las cuestiones administrativas de la logia. Veamos:

Correspondencia de Secretaria.  Puede desglosarse en:

  • Comunicaciones de la Gran Logia y otras Corporaciones y Potencias Masónicas
  • Invitaciones de otras logias

Aunque es de justicia el reconocer el esfuerzo extra-logia que realizan los secretarios; así como que una parte de ellos son brillantes; no siempre es así.

Por ello, debe insistirse en que los secretarios han de conocer lo básico a leer en cada uno de los documentos que se reciban en su sitial.

Informe de Tesorería. Generalmente transcurre sin mayor pérdida de tiempo.

Visitas a Logias y hermanos enfermos. Este aspecto tiende a dilatarse. Se recomienda que los hermanos entreguen al secretario una relación por escrito del mismo, salvo en los casos urgentes, que envuelvan a masones a personas (masones o familiares) ingresados en dependencias hospitalarias. Las visitas de cortesía no forman parte de este capítulo.

Presentación de solicitudes de Iniciación, Reincorporación o Afiliación. El Secretario leerá las solicitudes. El P. Diacono circulará la foto de los solicitantes.

Expedientes terminados. Los secretarios deben tener los expedientes de cada solicitante perfectamente organizado para su lectura y discusión. El Maestro pedirá al Primer Diacono que prepare la caja de los Balotajes; concediendo los turnos en favor y en contra correspondientes.

Es un hecho más que probado que la Masonería brinda sus mayores enseñanzas a través de las ceremonias y los rituales que se efectúan en los distintos grados, para la admisión, ascenso o exaltación de nuevos miembros. No obstante, dicha enseñanzas no puede quedar limitada al tiempo en que se efectúan dichas ceremonias; es preciso, que estos conocimientos sean consolidados en tenidas posteriores; para ello, es necesario disponer del tiempo necesario a este fin.

Una tenida masónica en la cual no se aprenda algo nuevo de lo que podamos extraer un conocimiento práctico que emplear en nuestra vida cotidiana; sencillamente, no puede considerarse justa y perfecta, porque la misma no ha cumplido con los fines y principios de la Masonería: DISIPAR LA IGNORANCIA.

Es cierto que en algunos Talleres siempre procuran abrir un espacio para la instrucción; aunque ello es más que plausible, para que el objetivo propuesto se cumpla; cada logia ha de tener en cuenta las características y el interés de sus miembros. En otras palabras, es preciso que los materiales de educación presentados, sean capaces de despertar el interés y la participación de la audiencia durante la presentación de los mismos. Una instrucción masónica que no motive algún tipo de participación o, como mínimo, alguna pregunta; simplemente no ha cumplido su objetivo.

Desde mi punto de vista, considero que la mayor parte del espacio dedicado a la ilustración de los hermanos presentes en una sesión masónica, en cualquiera de sus grados, ha de hallarse destinada a dar a conocer la doctrina masónica en sus distintos aspectos moral, social y humano.

Con ello cumpliremos nuestra promesa de dar “Gran Luz”; o sea, proporcionar a nuestros afiliados los conocimientos morales básicos que ellos habrán de aplicar en sus actividades cotidianas; así como mostrarles la ética social y humana que ha de ser el pan nuestro de cada día de los masones en su interrelación social para el desarrollo y mejoramiento de su comunidad, de su país y de la humanidad.

Con trabajo colectivo bien planificado, lograremos que la luz de la instrucción masónica se imponga a las sombras de la Ignorancia, a la apatía y a la deserción de nuestros miembros.

Imagen de https://www.google.com/

Anuncios

Un comentario en “SOBRE LA APATÍA EN LAS TENIDAS MASONICAS

  1. E. Diaz

    La corriente de apatía se ha extendido y propagado como una verdadera plaga dentro de la Masonería. Hay una espantosa tendencia a buscar la ley del menor esfuerzo. El deseo de recibir “misterios revelados” de una forma rápida y fácil, como si fuesen recetas de cocina. Los miembros no desean “perder tiempo” en cuestiones administrativas rutinarias, ni molestarse en lo más mínimo para investigar, buscar conocimientos nuevos, o traer planchas como contribuciones personales para ayudar al progreso de sus logias. El espíritu de sacrificio va muriendo a pasos agigantados. Cada vez hay un mayor deseo de recibir sin dar nada a cambio, o de dar muy poco de sí, pero esperando en cambio muchos elogios. Reina una verdadera vagancia espiritual. Y para empeorar las cosas, cuando los miembros alcanzan su grado de M.M., muchos egos crecen como plantas abonadas, buscando títulos, cargos, mandiles y grados. Quieren llegar a la cumbre y recibir la corona del grado 33º, y aún más allá, pero con el mínimo de esfuerzo posible. De hecho, muchos actúan como si ya se lo supiesen todo y no tuviesen nada más que aprender. Tal parece que tuviesen al mismísimo G.A.D.U. agarrado por las barbas, aunque estas actitudes no vayan para nada con su verdadera condición interna en lo moral y espiritual, ni en la formación de su carácter y su conducta en general para con todos sus hermanos.
    ¿Qué puede hacer la Masonería para resolver este serio problema? El que tenga la respuesta perfecta, que lance la primera piedra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s