09/21/2020

LA MASONERIA

Anuncios

ASPECTO INDIVIDUAL


La Masonería considera que la condición masónica se adquiere cuando el que aspira a serlo se halla dispuesto a seguir la senda de la virtud y la verdad, tiene la mente exenta de errores y prejuicios y la conciencia tranquila; no es esclavo de vicios y pasiones. El hombre que ingresa al mundo masónico, llega a él procedente de una sociedad profana en la cual reinan la envidia, el fanatismo, la discordia; el egoísmo, la vanidad, la injusticia y otras pasiones que lo degradan y lo esclavizan, por lo que necesita morir para ese mundo y renacer en otro distinto, en el que impere la virtud y se practique la fraternidad. Para la Masonería, el hombre ignorante o inculto es como un ciego, dominado por las pasiones y constreñido a vivir en la ignorancia y la superstición. No tiene idea de la elevada misión del hombre en la tierra, vive esclavo de los errores, vicios y pasiones.0bedece ciegamente al impulso de sus instintos. Cede al atractivo de los goces materiales; sólo concibe el bien para sí propio y es víctima infeliz del egoísmo. Quien no crea en la moral ni tenga vocación de servicio, no tiene condiciones para ser masón. Un sujeto que solo piensa en su propio bienestar, no ha nacido para ser masón, porque la Masonería exige todo lo contrario a sus seguidores. Ser masón significa entregarse a las más nobles causas de la humanidad. Luchar por el mejoramiento de los servicios públicos. Dedicarse a la preservación y mejoramiento de los bienes o valores patrios. Entregarse a la práctica del servicio en todas sus formas. Considerar al trabajo como la actividad más noble del hombre. Luchar por la fraternidad en todas sus variedades. Ver la tierra como la patria de la humanidad y la propia nación como la patria del pueblo a que pertenece. Se ingresa a la Masonería para desarrollar cuanto de más noble y elevado existe en nosotros, para compartirlo con nuestros hermanos y ponerlo al servicio de la humanidad. Como la Masonería pretende ser una reserva moral de la humanidad, tiene que exigirles a sus hijos una moral tan elevada y tan pura que le premia el logro de ese propósito. Esto podrá  mover a risa o a incredulidad en el mundo en que vivimos, pero serán los hombres con moral masónica, aunque nunca hayan pertenecido a la Orden Masónica, los que salvarán a la humanidad actual, que camina hacia el abismo de la inmoralidad. Debemos aclarar que existen o han existido muchos masones que no pertenecen ni han pertenecido a nuestra institución y que jamás se han ceñido un mandil masónico, pero por su moralidad y la pureza de sus vidas, han sido o son auténticos masones. Porque la condición verdadera del masón la da su calidad moral. Existen muchos masones que no lo son, y hay muchos profanos que sí tienen esa calidad, por su elevada moral. Todo el que viva la moral que predica la Masonería o luche por sus ideales, es masón, no importa la raza a que pertenezca o el país donde viva.

fUENTE: LOS 21 TEMAS DEL COMPAÑERO MASON; GUIA PÚBLICA DE MASONERIA. HÉCTOR E. FLORES