LA CONTRAREVOLUCION Y TRUMP.

Resultado de imagen para foto del doctor santiago cardenas

El presidente Trump es –por la rapidez  y la extensión de sus propuestas y hechos– un revolucionario. El calificativo tiene  diferentes acepciones : peyorativas en muchos lugares del tercer mundo latino, pero mas agradables  y sensatas  para los angloparlantes. Quien dudas tenga,  debe  revisar desprejuiciadamente el dicurso de  su toma de posesión . En él , el presidente  evitó  el término revolucionario , por razones obvias , para sustituirlo en tres ocasiones , por el de  “movimiento ” ; su movimiento de claras tendencias radicales.

Movimiento o  no ; lo cierto es que cada revolución engendra por “ley de la  vida ” y la lucha de contrarios una contrarevolución. Es la dialéctica. Lo común a la misma, a decir  de los expertos –  Robespierre,  Lenin o el Che Guevara,- no es el dinero, ni la posición social de los contrarevolucionarios sino la pérdida  del poder. Los EEUU de América no  han sido la excepción . Aquí los desplazados , muy resentidos por cierto,  constituyen un arco iris  de posibilidades que van desde la prensa liberal en primer lugar, hasta  los afiliados  “ideólogicos” al partido demócrata social, pasando por  minorías analfabetas pero vociferantes, muy activas y visibles.

Los contras estadounidenses son  huérfanons ideológicos, que no pueden enfrentar las tímidas medidas económicas socialistas de Trump que hasta ahora no ha propuesto ni una sola solución  capitalista a los grandes problemas del país. El reemplazo del Obamacare por el Trumpcare es  antológico  (la consulta privada es la expresión clara y contundente  del liberalismo ). Entonces ,  economía aparte,la guerra civil a la que asitimos  solamente puede desplazarse  a la  Filosofía Política o a la Filosofia  Cultural. La política ya  fué decidida en las elecciones,  a pesar de los insistentes reclamos de los contrarevolucionarios por la ilegalidad de las mismas . Pero , ya  no habrá marcha atrás .

A la contra  solo le queda el campo de batalla de la Filosofía Cultural que es donde hasta ahora se ha movido con aciertos. Ésta es la filosofía decisiva , porque en definitiva  es la que mueve las decisones importantes que toma el pueblo y su gobierno y  la que proyecta  al país en su futuro. Pero, hay contradicciones evidentes en los contrarevolucionarios .Al manifestarse en contra de la globalización  — que actualmente equivale a la “derecha  de antes ” — le están dando la razón y apoyando , tal vez sin querer o por ignorancia, a la revolución de Trump, que tiene como leit motiv  el nacionalismo a ultranza . America first. Este  lema  se explica por sí mismo.

La contrarevolución  estadouunidense no puede cortar su cordón umbilical ni desligarse  de su nacimiento  a mediados del siglo XIX , cuando la ilustración de los padres fundadores, la libertad de Locke y  los derechos individuales  comenzaron a ser minados, subvertidos , por la llamada contra -ilustración   en un proceso lento , pero perceptible ,  a todo lo largo  del siglo de la borrachera  socialista que llegó hasta nuestros días.  A  eso asitimos en la prensa diaria y en  los campuses universitarios. El nacional socialismo democrático , la revolución de Trump , es  retada  día a día ,hora a hora , minuto a minuto, por la contrarevolución   estadounidense : compleja, paradójica, impía  y  educadamente intolerante.

DR SANTIAGO CARDENAS

foto de https://www.google.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s