Yihadistas, separatistas y extrema izquierda, los terroristas de Europa

La policía europea analiza las amenazas a las que hace frente el Viejo Continente. La llamada ‘islamofobia’, un fenómeno destacado según los medios de comunicación, ocupa en realidad el último lugar en la lista de preocupaciones de las fuerzas del orden. A la cabeza: yihadismo, separatismo y extrema izquierda.

Rosa Cuervas-Mons
6

comentarios

 77 25googleplus1 0meneame0 0

El pasado 15 de junio la Europol publicaba su habitual informe anual sobre terrorismo -situación y evolución- que radiografía el escenario al que se enfrentó el Viejo Continente en materia terrorista en 2016. Un documento detallado que, más allá de cifras, arroja luz sobre alguna de las cuestiones más debatidas en los medios de comunicación. ¿Cuál es el mayor peligro para Europa? ¿Quién y cómo amenaza al continente? ¿Quiénes son sus enemigos? Y la realidad, como en otras tantas ocasiones, no coincide demasiado con el discurso oficial…

Comencemos por algunos números. De los 142 ataques terroristas (sumando los frustrados, los fallidos y los que se llevaron a término) denunciados por las autoridades el pasado año, más de la mitad ocurrieron en Reino Unido (76), 23 en Francia, 17 en Italia y 10 en España.

El saldo de la violencia terrorista es de 142 víctimas mortales y 379 personas heridas, con la mayor parte de las muertes atribuibles al terrorismo yihadista. Pero no es esa la única violencia que amenaza a Europa… De los 142 reportes de atentados, 99 se referían a grupos separatistas y 27 más a grupos terroristas de la extrema izquierda que, junto con el yihadismo, conforman los tres principales peligros para el Viejo Continente, a juicio de Europol.

El terrorismo yihadista

En esta materia, la policía europea analiza dos realidades: la de los yihadistas que están en suelo europeo y la de quienes, desde regiones de Oriente Medio, intentan entrar en Europa a atentar. Vamos con estos últimos:

Dos años después del inicio de la conocida como ‘crisis de refugiados’ la Policía Europea reconoce ya la amenaza que supone. “El flujo de refugiados y migrantes a Europa desde zonas en conflicto continúa y es de esperar que lo haga en el futuro. El Estado Islámico también ha explotado este flujo de migrantes y refugiados para enviar a individuos a Europa a cometer atentados, como quedó evidenciado en los ataques de París de 2015. Tanto el Estado Islámico como otros grupos terroristas yihadistas podrían seguir empleando esta técnica”. La redacción del informe no deja lugar a dudas. La crisis de refugiados, como alertó hace ya dos años La Gaceta, se convirtió en vía de entrada preferente y accesible para numerosos yihadistas llegados a nuestras fronteras con el único propósito de atacar a Occidente.

¿El futuro?

Los grupos yihadistas de Siria e Irak, explica Europol, continúan preparando ataques contra Europa. “Grupos como el Estado Islámico o Al Qaeda cuentan con la capacidad y la intención de llevar a cabo atentados complejos y masivos. El Estado Islámico, de hecho, entrena a sus miembros en Siria e Irak para llevar a cabo atentados en Occidente y no está falto de voluntarios para formar parte de equipos enviados al extranjero con este único propósito”.

A esta amenaza concreta hay que sumar, explica la policía, la que suponen los yihadistas radicalizados en Europa que, en su mayoría, intentan viajar a Oriente Medio para unirse a las filas del Estado Islámico, entrenarse y regresar después a sus países para atentar. ¿Cómo vuelven a casa?

Según el informe de Europol la vía más habitual coincide con la que emplearon para salir de Europa hacia los países de ‘entrenamiento’. Turquía, por ejemplo, pero también Portugal, que con el establecimiento de un vuelo directo Oporto-Estambul, se ha convertido en aeropuerto de referencia, junto con el de Lisboa, para viajes a Oriente Medio.

Y, por supuesto, la vía de los Balcanes, de la que también ha alertado este medio: Hungría y Polonia han advertido en más de una ocasión que sus países están siendo usados como paso para viajar a Siria o Irak.

Pero tras el endurecimiento de la vigilancia, los terroristas se reinventan y piden a sus efectivos ya en suelo europeo que no traten de unirse a ellos, sino atentar desde sus casas. En un discurso del 21 de mayo de 2016, Abu Muhammad al Adnani, portavoz del Estado Islámico -abatido poco después en una ataque en Aleppo- recomendó a los voluntarios que quisieran unirse a sus filas que llevaran a cabo atentados en sus lugares de residencia. “Los seguidores del Estado Islámico, en especial en Estados Unidos y Europa, deben llevar a cabo ataques con cualquier medio del que dispongan durante el mes de Ramadán. Cualquier pequeño ataque -añadía Al Adnani- tendrá un gran impacto, porque servirá para aterrorizar al enemigo”. Un año después la arenga se comenta por sí sola. Niza, Westminster, London Bridge… Misión cumplida.

La izquierda radical

La izquierda radical ha llevado a cabo 27 ataques terroristas durante 2016, ocurridos todos ellos en Italia, Grecia y España (que informó sobre cinco ataques de esta índole). Aunque en España este tipo de terrorismo sigue siendo, según la policía, de baja intensidad, 19 personas fueron arrestadas por relación con actividades violentas, lo que ha mermado la capacidad operativa del terrorismo de izquierda.

Mientras, las actividades más propagandísticas de estos grupos siguen al alza y continúan siendo, explica Europol, “una amenaza para el orden público”.  Sus actividades incluyen protestas, manifestaciones violentas, daños materiales y actividades de propraganda. “Los anarquistas y los activistas de izquierda radical siguen aprovechando manifestaciones autorizadas para dañar mobiliario público y atacar a las fuerzas del orden”, señala el informe.

La derecha radical

El fenómeno de la migración que afecta a Europa y la amenaza -así percibida- de la islamización siguen siendo los asuntos más utilizados por los círculos de extrema derecha para armar su discurso, según el informe de Europol que explica que los atentados yihadistas de París, Bruselas y Berlín, así como los asaltos sexuales ocurridos en Colonia en el Año Nuevo de 2016 -todos cometidos por musulmanes y refugiados- han servido como “justificación” para ofensas xenófobas. A pesar de este caldo de cultivo, el informe explica que los estados miembro de la UE no tienen constancia de que los grupos denominados de extrema derecha estén adoptando metodologías terroristas y el nivel de amenaza de estos grupos se sitúa en un grado bajo. “Fragmentados, con ausencia de líderes claros y con problemas de división interna”, así describen las autoridades a estos grupos violentos que reportaron, en 2016, un aviso por terrorismo. Fue en Holanda, donde seis individuos fueron arrestados por atacar la mezquita de Enschede en el mes de febrero. Aunque no hubo heridos, sí se produjeron daños materiales.

Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

http://gaceta.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s