CUBA

Cuba dice que a las malas, NO

Rosa Martínez

Calle de Guantánamo. Foto: Reynaldo la O

HAVANA TIMES  – Cuando leo el titular en varios medios informativos lo primero que pienso es: claro, a esta gente le importa tres pepinos que sigamos fajados con los yumas, si al final a ellos (los altos jefes, los que deciden el futuro del país) no les falta nada, a su familia tampoco.

Claro, siguen con el orgullo patriota de no renunciar  a los principios revolucionarios, porque no tienen ni la más mínima idea de los sacrificios que tiene que hacer la población común para llevarse un plato de comida a la boca.

Tampoco se imaginan de la lucha (quiero decir, las ilegalidades) en la que se enredan muchos padres para poder comprar la ropa y calzado que necesitan los hijos, eso sin mencionar que cualquier juguetito cuesta un ojo de la cara y la mitad del otro.

Ellos no tienen que pensar en que la computadora o Internet dejó de ser hace mucho tiempo  un aparato de lujo para convertirse en un bien de obligado uso para cualquier estudiante, incluso de la Enseñanza Primaria. Sus hijos siempre los han tenido, no ha sido nunca un problema.

Viajan con frecuencia, pueden vivir orgullosamente defendiendo los principios de la Revolución y, al mismo tiempo, conocer el mundo entero bajos las banderas de la Patria amada; yo nunca he podido visitar ni La Habana porque mi salario no alcanza para pagar un pasaje de ida y vuelta, bueno en realidad sí alcanza, pero en tren, que en Cuba significa mucho tiempo.

En todo eso pensaba cuando leí el titular, y sé que miles de cubanos también. Pero después recordé una vecina de mis padres, con quien teníamos excelentes relaciones hasta que decidió quedarse, por la fuerza, con un segmento de nuestro patio.

El traspatio de mis padres es muy grande y ellos podían prescindir de aquella porción de tierra.

Intenté convencer a los viejos para dejar que la vecina se apropiara de aquel pedazo, total uno no se lo va a llevar cuando se muera.

Me contestaron que si ella lo hubiera pedido o conversado se lo hubieran dado sin problemas, pero que a las malas no aceptaban ni CARAJO.

1 respuesta »

  1. Pingback: Patricia Lester

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.