Judas o Mesías

15 Agosto, 2017 6:17 pm Vistas: 13

Son la hipocresía, la vanidad y el servilismo irracional las armas de los personeros mediáticos de un régimen que agoniza, temeroso del pueblo que ha desangrado y comienza a despertar.

 Lawton, La Habana, Juan Manuel Moreno, (PD) Ya está en Cuba el presentador televisivo Edmundo García. Se ha presentado como hipócrita vocero de un  reino, no precisamente  celestial. Se muestra como paladín de la tierra prometida para tantos, a envenenar  nuestros oídos y fomentar la división. Intenta quebrantar el empeño y la determinación de quienes no aspiran a nada más que a la justicia y la igualdad. ¿Quién pudiera negarse ante tan sagrado dignatario? ¿Será acaso que su encomienda podrá  rendir nuestros esfuerzos por purgar  el reino de los hombres y acabar con esta apocalíptica dinastía cesariana?  Más allá de su satánica verborrea, no podría articular discurso alguno que ponga en tela de juicio nuestra condición de eternos guerreros por el sagrado derecho a la libertad y la emancipación ciudadana.  Cuando disfrazado de honestidad besa nuestra mejilla vendiendo al dictador, los próximos para el sacrificio.

 Como  vil ladronzuelo nocturno se desliza  entre sombras de desidia y caudillismo alternativo. Parapetado tras luces y lentes, recrea su escenario, para atrapar nuestros rencores y resentimientos profundamente arraigados. Así  vaticina un fatídico final de insurgencia mal lograda y dividida que se dispersará entre apatía y rechazo popular en una fragmentada sociedad, víctima del éxodo y el terror alimentado por un discurso retorico, que escupe como víbora en el edén, capaz de crucificar todo vestigio de afirmación ciudadana contestataria.

No comulga pues no profesa, cínicamente predica una doctrina corrupta e inquisidora que arde en su propio fuego de hipocresías y contradicciones.  Impone oídos sordos a quejas y lamentos de  aquellos que yacen como estatuas de sal en la precipitada huida de una Sodoma tan contemporánea como babilónica. Solo responde a un único amo, como can cerbero de los medios infernales. Así reproduce un discurso  fallido en su intención y viciado de intolerancia dogmática.

Y el César, en su imperial agonía,  no le quedan muchas opciones para eternizar el malévolo legado de su vetusto gobierno. Así acude a falsos profetas, que sin ningún escrúpulo venderán su propia miseria en el vecino reino del norte, donde endemoniados seres sirven al mismísimo  Lucifer de dorada cabellera y a sus pariguales aunque posen de contrarios. De igual manera nosotros simples mortales insulares, malvivimos enfrentados unos a otros para regocijo del malvado.  Pero no serán sus huestes pretorianas las que ahoguen nuestra fe en una Cuba nueva, para rendir la voluntad del soberano sobre sus pérfidas y envenenadas lenguas, más cuando el fin de su tiempo, tan cerca esta.

“También guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, más dentro son lobos rapaces.” (mateo  7)

https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/judas-o-mesias/

morenoborregojuanmanuel@gmail.com; Juan Manuel Moreno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s