09/23/2020

HIRAM EN LA MASONERIA OPERATIVA

Anuncios
Imágen de https://www.google.com/search?q=foto+de+hiram+abiff&client=opera&hs=eHN&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ved=0ahUKEwj04tTaxO7VAhUIl1QKHRkmD5QQ7AkIQw&biw=1163&bih=563#imgrc=_5W9Mb_d7tUSrM:

El investigador de la leyenda hirámica puede contar solamente con dos referencias concretas en su trabajo: la Biblia y los documentos masónicos medievales. De estos, obra en nuestro poder el Manuscrito de Cooke, presuntamente escrito en el año 1420, aunque tanto él como el anterior Manuscrito Regio parecen ser copias de un documento común, cincuenta años más antiguo.

La línea 550 del Manuscrito de Cooke dice textualmente: «Y en la construcción del Templo de Salomón que el rey David empezó,- el rey David amaba bien a los Masones y les dio Mandatos justo casi como son hoy día. Y en la construcción del Templo, en tiempo de Salomón, como se dice en la Biblia, … Salomón tenía cuatro veintenas de miles de Masones en su trabajo; y el hijo del Rey de Tiro era su Maestro Masón.»

El nombre de Hiram no es mencionado y su identidad distorsionada. Vemos así cómo ya los redactores de estas antiguas Constituciones de la Masonería Operativa confundían los textos bíblicos, los traducían erradamente o introducían en ellos elementos subjetivos. Parecería sin embargo que aun no había una leyenda definida. Solamente una secuencia de referencias en las que el nombre (Aman, Amon, Hyman) y las situaciones iban variando.

Se supone que ya en los últimos años del siglo XVII algunas logias comenzaron a utilizar una leyenda hirámica cuya génesis se desconoce. Su loable propósito debió ser el de buscar una identidad para los constructores, crear un Misterio que los singularizara. Las innumerables y
antiguas leyendas que utilizaban el simbolismo de la muerte y la resurrección y especialmente las de Jesús y la leyenda rosacruciana de la tumba de Christian Rosenkreutz31 ,
convencieron a nuestros ancestros sobre la necesidad de tener un propio drama impactante que conmoviera a los Hermanos.

La Leyenda de Hiram en versiones no muy diferentes a la que nosotros representamos, puede haberse introducido informalmente en la masonería inglesa a principios del siglo XVIII, no sin provocar turbulentas discrepancias.

Con la formación de la Gran Logia de Inglaterra la figura de Hiram se formaliza con la edición de las Constituciones de Anderson.

La masonería tiene un lenguaje simbólico mediante el cual se sugieren ideas, conclusiones, actitudes, principios. Las parábolas creadas para explicitar verdades o incentivar virtudes pueden haberse basado en hechos más o menos ceñidos a la realidad presente o pasada.

Lo que importa es que con la leyenda de Hiram se ejemplificó la fuerza de voluntad de un hombre fiel a sus ideales, dispuesto a defenderlos aún con su vida. Hiram el pensador se ha transformado en el símbolo de una sabiduría fecunda, que no se encierra en su propia mente sino que es compartida con sus semejantes para estimular la construcción de un mundo mejor.

Hiram el artista plasma en su obra sus más profundos sentimientos y su permanente maravilla por el milagro de la creación.

Los anónimos masones que a través del tiempo compusieron el drama de Hiram, aportaron el continente ideal para el desarrollo positivo y armonioso de la Fuerza, la Sabiduría y la Belleza que deben guiar los pasos de todos los Hijos de la Viuda.

Tomado de: EL HIJO DE LA VIUDA de José Schlosser
Logia La Fraternidad # 62. Tel Aviv, Israel
Reimpreso de El Francmasón Israelí
El Maestro Masón