Confidencias inéditas: El Papa Francisco y las mujeres

 Jesus Colina | Sep 03, 2017

Vincenzo Pinto | AFP

Revelaciones en el libro-entrevista concedida a Dominique Wolton

El libro-entrevista “Política y sociedad”, que saldrá a la luz en las librerías francesas el 6 de septiembre, contiene confidencias muy interesantes y significativas del Papa Francisco sobre su relación con las mujeres.

Adelantamos algunos de los pasajes del libro, fruto de encuentros con Dominique Wolton (Politique et société, du pape François – Rencontres avec Dominique WoltonEditions de lObservatoire, 432 páginas), gracias a las primicias ofrecidas por el diario parisino “Le Figaro”.

— ¿Cuál es el papel de las mujeres en su vida?

Personalmente doy gracias a Dios por haber conocido auténticas mujeres en mi vida. Mis dos abuelas eran muy diferentes, pero las dos eran auténticas mujeres. Eran mujeres, trabajaban, eran valientes, pasaban tiempo con sus nietos… Siempre con esa dimensión de mujer…

Luego está mi madre. Mi madre… Pude ver a una madre que sufría, después de su último parto —tuvo cinco—, cuando padeció una infección que le dejó sin poder caminar durante un año. La vi sufrir. Y pude ver cómo se las apañaba para no derrochar nada. Mi padre tenia un buen trabajo, era contable, pero su sueldo apenas nos permitía llegar a final de mes. Y pude ver cómo mi madre afrontaba los problemas, uno tras otro… Era una mujer, una madre.

Luego están las hermanas… Para un hombre es importante, es muy importante, tener hermanas. Luego estaban las amigas de la adolescencia, las “noviecitas”… El haber mantenido siempre una relación con las mujeres me ha enriquecido. Incluso ya en la edad adulta he aprendido que las mujeres ven las cosas de una manera diferente a los hombres. Por este motivo, ante un decisión, ante un problema, es importante escuchar a los dos.

“Una mujer me enseñó a reflexionar sobre la realidad política. Era comunista”

— ¿Hay mujeres que han tenido un impacto importante en su vida, tras la infancia y la adolescencia?

Sí. Hay una que me enseñó a reflexionar sobre la realidad política. Era comunista.

—¿Todavía vive?

No… Durante la dictadura fue… asesinada. Fue capturada en el mismo grupo de dos hermanas francesas, estaban juntas. Era química, jefe del departamento en el que yo trabajaba, en el laboratorio de bromatología. Era comunista, de Paraguay, del partido que allí se llama Febrerista. ¡Me acuerdo que me hizo leer la condena a muerte de los Rosenberg! Me hizo descubrir lo que había detrás de esa condena. Me regaló libros, todos comunistas, pero me enseñó a reflexionar sobre la política. Le debo mucho a esa mujer.

— ¿Cómo se llamaba?

Esther Balestrino De Careaga.

[…] Una vez me dijeron: “Pero, ¡usted es comunista!”. No. Los comunistas son los cristianos. Son los otros quienes nos quitaron nuestro estandarte.

“No me da miedo nada”

 — ¿Su origen latinoamericano y su formación jesuita le dan la posibilidad de vivir las cosas de una manera diferente?

Me viene a la mente un ejemplo, pero no sé cómo expresarlo: yo soy libre. Me siento libre. Eso no quiere decir que hago lo que quiero, no. Pero no me siento prisionero, en una jaula. En una jaula, aquí, en el Vaticano, sí, pero no espiritualmente. No sé si es eso… A mí no me da miedo nada. ¡Quizá sea inconsciencia o inmadurez!

— ¡Las dos!

Sí, las dos. Hacemos lo que podemos, afrontamos las cosas como vienen, evitamos hacer cosas, algunas funcionan bien, otras no… Puede ser superficialidad; no lo sé. No sé como llamarlo. Me siento como un pez en el agua.

“Fui a consulta con una psicoanalista judía”

En un momento de mi vida, tuve necesidad de acudir a consulta. Fui a la consulta de una psicoanalista judía. Durante seis meses, fui una vez a la semana para aclarar algunas cosas. Fue muy buena. Muy profesional, como médico y psicoanalista, y siempre se mantuvo en su lugar.

Un día, cuando estaba a punto de fallecer, me llamó. No para recibir los sacramentos, pues era judía, sino para mantener un diálogo espiritual. Una persona muy buena. Durante seis meses me ayudó mucho. En aquella época, ya tenía 42 años.

Tags:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s