El Parlamento español vota este martes la proposición de Podemos contra la discriminación de las personas LGBT.

Actuall - actuall.com

Actuall-PabloIglesias_170517.jpg
(Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, atiende a los periodistas en el Congreso de los Diputados, en una imagen de archivo.– Fotografía: EFE)

El Parlamento español vota este martes si toma en cuenta la proposición de ley de Unidos-Podemos contra la discriminación de las personas LGBT.

La propuesta incluye la creación de una autoridad administrativa que se adelantará a los jueces en la función de perseguir y sancionar conductas discriminatorias. Cualquier comentario, en privado o en público, en un chat del teléfono móvil o en un medio de noticias, podrá ser vigilado por esta nueva autoridad anti-discriminación

La ley de Podemos prevé un régimen sancionador para estos casos, con medidas como el cierre de páginas web, la prohibición de contratar con la Administración o multas de miles de euros.

En esta primera lectura del Parlamento, Unidos-Podemos cuenta con la mayoría de votos necesaria, dado el apoyo prometido por PSOE y las fuerzas políticas nacionalistas e independentistas de la Cámara.

Más expectación despiertan el voto del PP y el de Ciudadanos. La posición de ambos partidos ante la restricción de libertades fundamentales de la propuesta de Podemos es una de las incógnitas del debate.

Miles de personas, a través de una petición en Internet, les están instando a votar no.

La asociación HazteOir.org ha convocado una concentración delante del Congreso de los Diputados. El autobús-anuncio que viene denunciando desde febrero las leyes de inmersión ideológica LGBT, como esta de Podemos o la de la Comunidad de Madrid, parará junto al Parlamento.

Un juzgado de Instrucción de Madrid acaba de archivar la denuncia contra esta iniciativa. Es la tercera resolución judicial que ampara la libertad para criticar las leyes LGBT y las teorías de género que las fundamentan.

Lo que se dirime hoy en el Parlamento es si el Gobierno puede crear una autoridad para vigilar y sancionar a los ciudadanos por sus ideas. Que el Parlamento acepte siquiera debatirlo, como va a ocurrir, ya es toda una señal de alerta.

En la sociedad española, las cosas no están muy claras, a pesar de la sencillez del dilema.

Un comentarista pronostica en este artículo para el diario El Confidencial que la nueva ley solo perseguirá policialmente el próximo “gag casposo de Intereconomía” y la próxima “concentración  conservadora en defensa de la ‘familia tradicional’” convocada por HazteOir.org.

No vayas a entender mal a nuestro tertuliano: está a favor de la libertad, pero no de lo casposo ni de lo tradicional-conservador. Si fuera solo para eliminar la caspa, la policía del pensamiento bocetada por Podemos tendría todo el sentido del mundo, y uno estaría, incluso, por apoyar su creación.

Al grito de “¡abajo la caspa!”, desaparecerían, sin juicio previo, las tertulias y los gags de La Sexta. El problema consiste en ver solo la caspa en la televisión ajena. Si a nuestro comentarista solo le parece casposa la televisión de Intereconomía es porque la caspa paleo-izquierdista de La Sexta le parecerá aceptable, quizá porque se gana la vida en sus platós como neoliberal de cuota, y no en los de Intereconomía.

Hay palabras que son como salvoconductos o contraseñas para poder dar sermones sobre la libertad. Una de esas palabras es “casposo”; otra es “homófobo”. Tienes que imputárselas al “deplorable” de turno, sin más fundamento que tu interés en que no te confundan con él. Casi es preferible ser casposo por discrecionalidad administrativa que por prescripción de los gregarios.

En cuanto a lo tradicional y lo conservador de HazteOir.org, qué quieres que te diga: tiene que haber de todo en una sociedad plural, incluso conservadores que creen –paletos– que hay diferencias biológicas entre un hombre y una mujer que ninguna picadora ideológica puede suprimir. Todavía opinan –ignorantes reaccionarios– que los padres tienen derecho a mostrárselo a sus hijos sin que el Gobierno se entrometa.

Si todo eso es “homofobia mal disimulada”, como dice el sermón de nuestro comentarista, entonces, uno prefiere la policía de Podemos para dirimir estas cosas, sin medias tintas. Con los burócratas y los demagogos, sabes a qué atenerte. Sabes de antemano que aplastarán la sociedad plural, pero al menos, no harán como que la defienden.

++++Puedes pedir al PP y Ciudadanos que se definan sobre la ley LGBT: Hay una petición activa en HazteOir.org, dirigida a la Dirección del PP y la de Ciudadanos, para que voten no, desde el primer trámite, al proyecto de ley LGBT de Unidos-Podemos. Faltan cinco días para la votación. Puedes unirte con tu firma aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s