1 DE SAMUEL 5 – EL ARCA DEL PACTO ENTRE LOS FILISTEOS

A. El arca en la ciudad Filistea de Asdod.

1. (1-5) Dios humilla al dios Dagón.

Cuando los filisteos capturaron el arca de Dios, la llevaron desde Eben-ezer a Asdod. Y tomaron los filisteos el arca de Dios, y la metieron en la casa de Dagón, y la pusieron junto a Dagón. Y cuando al siguiente día los de Asdod se levantaron de mañana, he aquí Dagón postrado en tierra delante del arca de Jehová; y tomaron a Dagón y lo volvieron a su lugar. Y volviéndose a levantar de mañana el siguiente día, he aquí que Dagón había caído postrado en tierra delante del arca de Jehová; y la cabeza de Dagón y las dos palmas de sus manos estaban cortadas sobre el umbral, habiéndole quedado a Dagón el tronco solamente. Por esta causa los sacerdotes de Dagón y todos los que entran en el templo de Dagón no pisan el umbral de Dagón en Asdod, hasta hoy.

a. Y la metieron en la casa de Dagón, y la pusieron junto a Dagón: Sin duda, los Filisteos estaban jubilosos, y confiados en la superioridad de su dios sobre el Dios de Israel. Ellos enfrentaron al Dios de Israel en batalla, y creían que Dagón los había liberado y había derrotado a Israel. Ahora, el arca del pacto del Dios de Israel se encontraba como un trofeo en el templo de su dios Dagón. La victoria parecía completa.

i. Dagón era representado como una figura mitad hombre, mitad pez, y se decía que era el padre de Baal.”Esta deidad era la personificación del generativo y vivificante (dador de vida) principio de la naturaleza, para el cual fue adaptado especialmente el pez con su innumerable multiplicación, para establecer la idea del dador de todo bien terrenal.” (Keil y Delitszch)

b. He aquí Dagón postrado en tierra delante del arca de Jehová: ¿Se había apartado la gloria de Dios? Para nada. Dios fue más que capaz de glorificarse a sí mismo entre los Filisteos y sus dioses paganos. Dios hizo que esta estatua se postrara y adorara delante de Él.

i. Dios se glorificará a sí mismo. Algunas veces, cuando el hombre deshonra la gloria de Dios, tememos que Dios se irá sin gloria. Pensamos que la gloria se ha ido. Pero cuando los hombres y las mujeres no glorifican a Dios, Dios se glorifica a sí mismo.

c. Y la cabeza de Dagón y las dos palmas de sus manos estaban cortadas sobre el umbral, habiéndole quedado a Dagón el tronco solamente: Imagine el horror de los sacerdotes Filisteos cuando entraron al templo de Dagón a la mañana siguiente. No solo vieron a su dios postrado delante de Jehová, también vieron la imagen rota. Era difícil justificar semejante accidente dos días seguidos y la cabeza y manos rotas de Dagón.

i. Después de ver la superioridad del Dios de Israel, estos sacerdotes Filisteos tuvieron una elección. Podían abandonar a su dios débil e inferior y empezar a servir al poderoso y superior Dios de Israel. O en vez de eso, podían realizar una tradición religiosa. Ellos escogieron la tradición religiosa: Por esta causa los sacerdotes de Dagón y todos los que entran en el templo de Dagón no pisan el umbral de Dagón en Asdod, hasta hoy.

ii. Estos sacerdotes Filisteos, como los hombres confrontados con la verdad en la actualidad, rechazaron a Dios a pesar de la evidencia, no debido a la evidencia. Ellos quisieron creer que fue un accidente.

iii. ¿Cómo pudieron creer algo tan ridículo? Porque adorar a Jehová en vez de a Dagón significaba un enorme cambio de vivir y de pensar. Los sacerdotes Filisteos no estaban dispuestos a hacer esos cambios. Fue más fácil cuando tomaron a Dagón y lo volvieron a su lugar. Levantar a Dagón y pegarlo es más fácil que cambiar su vida y su pensamiento.

2. (6-8) Jehová aflige la ciudad de Asdod con tumores.

Y se agravó la mano de Jehová sobre los de Asdod, y los destruyó y los hirió con tumores en Asdod y en todo su territorio. Y viendo esto los de Asdod, dijeron: No quede con nosotros el arca del Dios de Israel, porque su mano es dura sobre nosotros y sobre nuestro dios Dagón. Convocaron, pues, a todos los príncipes de los filisteos, y les dijeron: ¿Qué haremos del arca del Dios de Israel? Y ellos respondieron: Pásese el arca del Dios de Israel a Gat. Y pasaron allá el arca del Dios de Israel.

a. Y se agravó la mano de Jehová sobre los de Asdod: Ellos no quisieron escuchar cuando Dios derribó la estatua de Dagón; simplemente la volvieron a levantar. Cuando cerramos nuestros oídos a Dios, Él a menudo encuentra otra manera de hablarnos, y tal vez no nos guste esta otra manera.

b. Los destruyó y los hirió con tumores: ¿Qué eran estos tumores? Antiguos comentadores a menudo los describen como hemorroides, y nuevos comentadores a menudo los describen como síntomas de la peste bubónica.

i. “Según los Rabinos, inflamaciones en el ano.” (Keil and Delitszch) “Derrotando a Dagón sobre su propio muladar, y golpeando a sus adoradores en su parte trasera, pagando sus posaderas, como los hombres solían lidiar con los chicos enclenques.” (Trapp) “La palabra apholim, de aphal, estar elevado, probablemente se refiera a la enfermedad llamada Hemorroides hemorrágicos, la cual parece haber sido acompañada con disentería, flujo sangriento, y úlceras en el ano.” (Clarke)

ii. “De las numerosas identificaciones sugeridas del padecimiento específico que cayó sobre los Filisteos, la peste bubónica sigue siendo la más probable: ‘Es una enfermedad caracterizada por un incidente epidémico, por la aparición de tumores, por la producción de pánico entre la población afectada, por una alta tasa de mortalidad, y por una asociación con ratones o ratas.’” (Wilkinson citado en Youngblood)

iii. La Septuaginta agrega esto al versículo seis: “Y las ciudades y los campos de toda esa región estallaron, y se produjeron ratones, y hubo confusión de una gran mortandad en la ciudad.” Algunos piensan que esto estaba originalmente en el texto Hebreo, y explica por qué se incluyeron imágenes doradas de ratas en el regreso del arca (1 Samuel 6:5).

iv. En Legendas de los Judíos, Ginzberg es mucho más gráfico: “Esta nueva plaga consistía en ratones arrastrándose hacia afuera de la tierra, y jalando las entrañas de los cuerpos de los Filisteos mientras ellos defecaban. Si los Filisteos trataban de protegerse usando recipientes de metal, los recipientes salían despedidos ser tocados por el ratón, y, como en un principio, los Filisteos quedaban a su merced.”

c. Pásese el arca del Dios de Israel a Gat: En vez de someterse al Dios de Israel, decidieron deshacerse de Él. Sin embargo no podemos deshacernos de Dios. Podemos hacer cosas para alejarlo, pero incluso los mejores de esos intentos son temporales. Todos tendremos que enfrentar a Dios y estar ante su presencia algún día.

B. El arca de Dios en Gat y Ecrón.

1. (9) El Arca del Pacto en la ciudad Filistea de Gat.

Y aconteció que cuando la habían pasado, la mano de Jehová estuvo contra la ciudad con gran quebrantamiento, y afligió a los hombres de aquella ciudad desde el chico hasta el grande, y se llenaron de tumores.

a. La mano de Jehová estuvo contra la ciudad con gran quebrantamiento: A la ciudad de Gat no le fue mejor que a la ciudad de Asdod: y se llenaron de tumores, más de estos destructivos y dolorosos temores.

2. (10-12) El Arca del Pacto en la ciudad Filistea de Ecrón.

Entonces enviaron el arca de Dios a Ecrón. Y cuando el arca de Dios vino a Ecrón, los ecronitas dieron voces, diciendo: Han pasado a nosotros el arca del Dios de Israel para matarnos a nosotros y a nuestro pueblo. Y enviaron y reunieron a todos los príncipes de los filisteos, diciendo: Enviad el arca del Dios de Israel, y vuélvase a su lugar, y no nos mate a nosotros ni a nuestro pueblo; porque había consternación de muerte en toda la ciudad, y la mano de Dios se había agravado allí. Y los que no morían, eran heridos de tumores; y el clamor de la ciudad subía al cielo.

a. Entonces enviaron el arca de Dios a Ecrón: El arca del Pacto ahora estaba entre los Filisteos como una “papa caliente,” en el juego de niños, quemando cada ciudad en la que se quedaba. Los Ecronitas no estaban contentos de ver el arca pero aún así no se sometieron a Jehová Dios de Israel.

b. Enviad el arca del Dios de Israel, y vuélvase a su lugar: Los Filisteos, si se hubieran arrepentido y buscado a Jehová, pudieron haberse beneficiado del arca. Pero en vez de eso, ésta se convirtió en juicio y maldición para ellos. Lo mismo es verdad sobre la presencia de Dios entre los hombres hoy en día, la cual puede ser como una fragancia de vida para unos y aroma de muerte para otros (2 de Corintios 2:15-16).

©2016 David Guzik – No se permite la distribución más allá del uso personal sin autorización. 

https://enduringword.com/comentario/1-de-samuel-05/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s