5 mentiras que aprendimos cuando éramos más jóvenes (y que todavía vivimos según ellas hoy). Parte I

mentiras

En 1914, el gran inventor Thomas Edison experimentó una penuria devastadora. Todo su laboratorio se quemó hasta el suelo, y varios años de su trabajo se arruinaron.

Los periódicos describieron la situación como “lo peor que le pasó a Edison”.

¡Pero eso era mentira!

Edison no lo veía así en absoluto. El inventor optó por ver sus circunstancias como una oportunidad estimulante para reconstruir y re-examinar gran parte de su trabajo actual. De hecho, Edison dijo que poco después del incendio: “Gracias a Dios que todos nuestros errores fueron quemados. Ahora podemos empezar de nuevo.” Y eso es exactamente lo que él y su equipo hicieron.

Piensa en cómo esto se relaciona con tu vida.

¿Cuántas veces oíste que era el final, cuando realmente fue el comienzo?

¿Con cuántas mentiras te alimentaron cuando eras más joven, que te llevaron a llamar renuncias a esos días difíciles que Edison habría llamado su farol?

Hoy, te desafío a desafiar las mentiras con las que has sido alimentado a lo largo de los años, empezando por cinco de las mentiras más comunes que ayudamos a nuestros estudiantes de nuestro curso a desaprender en la última década…

1. Comenzar de nuevo no es una buena opción, y sólo debe ser un último recurso.

La idea de que comenzar de nuevo sea algo malo se asienta directamente en la estructura del sistema educativo de nuestra sociedad. Enviamos a nuestros hijos a una universidad cuando tienen 17 o 18 años, y básicamente les decimos que elijan una carrera con la que estén felices durante los próximos 40 años. “Pero, ¿qué pasa si elijo mal?” Recuerdo haber pensado eso yo mismo. Y eso es exactamente lo que hice, en más de una forma.

A través de los años, sin embargo, a través de episodios de fracaso y dificultades, aprendí la verdad a través de la experiencia: puedes cambiar tus caminos en cualquier momento que lo desees.

Sí, empezar de nuevo es casi siempre factible, y a menudo es la mejor elección. Por supuesto, no será fácil, pero tampoco lo es estar atrapado en una carrera de por vida que ingenuamente elegiste cuando eras un adolescente. Y tampoco lo es aferrarte a algo que no está destinado a ser, o algo que ya se ha ido.

La verdad es que nadie gana un juego de ajedrez solo avanzando; A veces tienes que retroceder para ponerte en posición para ganar. Y esta es una metáfora perfecta para la vida.

A veces, cuando sientes como si estuviera corriendo en un callejón sin salida tras otro, en realidad es una señal de que no estás en el camino correcto. Tal vez estabas destinado a ir por la izquierda cuando fuiste por la derecha, y eso está perfectamente bien. La vida nos enseña gradualmente que los giros en U están permitidos. Así que da la vuelta cuando debas! Hay una gran diferencia entre renunciar y comenzar de nuevo en la dirección correcta. Y hay cuatro pequeñas palabras que pueden liberartede tus errores y arrepentimientos pasados, y ponerte de nuevo en pista. Estas palabras son: “A partir de ahora…”

Así que… a partir de ahora, ¿qué debes hacer?

Cualquier cosa. Algo pequeño. Siempre y cuando no te quedes sentado en tu asiento, atado a un destino que no es tuyo. Si lo arruinas, comienza de nuevo. Prueba otra cosa.

¡Deja ir y crece!

Sin dudas, una de las lecciones más difíciles en la vida es dejar ir; ya sea la culpa, la ira, el amor o la pérdida. Cambiar nunca es fácil; luchas para aferrarte y luchas para dejar ir. Pero dejar ir es generalmente el camino más saludable hacia adelante.

Elimina los pensamientos tóxicos y las opciones del pasado y abre el camino para hacer el uso más positivo del presente. Tienes que liberarte emocionalmente de algunas de las cosas que una vez significaron mucho para ti, para poder ir más allá del pasado y del dolor que te traen. Una vez más, se necesita de mucho trabajo para dejar ir y reorientarte a ti mismo, pero vale la pena cada pequeño esfuerzo que puedas reunir!

muchas veces dejar ir es estrictamente sobre cambiar las etiquetas que colocaste en una situación; es mirar la misma situación con nuevos ojos y una mente abierta, y entonces hacer lo mejor de ella.

La clave es tratar la vida como el viaje que es.

El destino que tienes en mente hoy es probable que no sea el mismo lugar en el que algún día estarás agradecido de haber aterrizado. Así que si bien es saludable planear el futuro, no es saludable hacerlo a costa del hoy. La verdad es que, no importa lo inteligente que seas o lo duro que lo intentes, no puedes calcular con precisión el futuro. Incluso las personas que tienen un plan sistemático (los pasos para ser médico, los pasos para ser un empresario exitoso, etc.) en realidad no saben lo que sucederá en el camino. Y si tienen alguna certeza, son un poco ingenuos.

La vida rara vez se desarrolla como estaba planeado. Por cada persona que logra hacer exactamente lo que se propuso hacer en el marco de tiempo exacto que estableció hacerlo, hay docenas de otros que empiezan bien y se descarrilan. Y si esto te sucede, no es algo malo. Nuevos obstáculos y oportunidades pueden aparecer para cambiar tu perspectiva, para fortalecer tu resolución o para cambiar tu dirección para mejor.

Una vez más, el destino del que te enamoras algún día puede que ni siquiera exista hoy. Por ejemplo, hace apenas unos pocos años, las carreras profesionales para trabajar en Facebook, SnapChat,Twitter no existían. Tampoco el trabajo de coach profesional ni blogger en Marc y Angel Hack Life.

Entonces… si no puedes planear tu futuro en su totalidad, ¿qué deberías hacer?

Concéntrate un poco menos en el futuro y un poco más en lo que puedes hacer ahora que te beneficiará sin importar lo que traiga el futuro. Leer. Escribir. Aprender y practicar habilidades útiles. Prueba tus habilidades e ideas. Construye cosas. Se aventurero y busca experiencias del mundo real. Cultiva relaciones saludables. Estos esfuerzos te ayudarán en todas las oportunidades futuras que se crucen en tu camino, e incluso pueden crear más para ti.

En pocas palabras: Cuando la vida no va como estaba planeada, respira y recuerda que la riqueza de la vida a menudo proviene de su imprevisibilidad. Recuerda que estás en un viaje, y que nada está garantizado. A veces esto es difícil de aceptar. A veces tienes que obligarte a dar un paso adelante. A veces sólo tienes que aceptar el hecho de que las cosas nunca volverán a ser como antes, y que este final es en realidad un nuevo comienzo.

2. La disconformidad es indeseable.

La disconformidad es una forma de dolor, pero no es un dolor profundo; es uno poco profundo. Es la sensación que obtienes cuando caminas fuera de tu zona de confort.

La idea de ejercitarse en la mente de muchas personas, por ejemplo, provoca incomodidad, por lo que no lo hacen. Comer una ensalada de espinacas y col rizada trae malestar también. También lo hace meditar, o enfocarse en alguna tarea difícil, o decirle a otros que no. Por supuesto, estos son sólo ejemplos, porque diferentes personas encuentran incomodidad en diferentes cosas, pero entiendes la idea general.

La clave que debes en entender es que la mayoría de las formas de incomodidad en realidad nos ayudan a crecer y convertirnos en nuestro yo más fuerte e inteligente.

Sin embargo, muchos de nosotros fuimos criados por padres amorosos que hicieron tanto por hacer de nuestras infancias cómodas, que inadvertidamente crecimos para inconscientemente creer que no necesitamos incomodidad en nuestras vidas. Y ahora huimos de ella constantemente.

El problema con esto es que, huir de la incomodidad, estamos limitados a participar sólo en las actividades y oportunidades dentro de nuestras zonas de confort. Y como nuestras zonas de confort son relativamente pequeñas, nos perdemos de la mayoría de las experiencias más grandes y saludables de la vida, y nos quedamos atrapados en un ciclo debilitante.

Usemos la dieta y el ejercicio como ejemplo…

• Primero, perdemos salud porque comer alimentos saludables y hacer ejercicio se siente incómodo, por lo que optamos por la comida de confortable y ver la televisión en su lugar.

• Pero entonces, no tener salud también es incómodo, por lo que tratamos de distraernos de la realidad de nuestros cuerpos poco saludables comiendo más alimentos poco saludables y viendo más entretenimientos poco saludables y yendo al centro comercial para comprar cosas que realmente no queremos ni necesitamos. Y nuestro malestar sólo empeora.

Sorprendentemente, el simple hecho de aceptar un poco de incomodidad cada día, y tomar un pequeño paso a la vez, puede resolver la mayoría de nuestros problemas comunes, y hacer a nuestras mentes más felices, más saludables y más fuertes a largo plazo.

A decir verdad, no hay nadie en el mundo capaz de manejar sin problemas cada golpe que se le arroja. No es así como estamos hechos. Estamos hechos para sentirnos enojados, tristes, heridos, torpes y caer a veces. Porque eso es parte de la vida; enfrentar la incomodidad, aprender de ella, y adaptarte con el transcurso del tiempo. Esto es lo que finalmente nos moldea en la persona en la que nos convertimos.

Cuando te encuentres solo en el aislamiento y no puedas encontrar tu salida a la oscuridad, recuerda que esto es similar al lugar donde las orugas van para hacer crecer sus alas. Sólo porque hoy es incómodo y estresante, no significa que mañana no será maravilloso. Sólo tienes que llegar allí.

http://trucosparavivirmejor.com/5-mentiras-aprendimos-cuando-eramos-mas-jovenes-todavia-vivimos-segun-ellas-hoy-parte-i/?utm_source=TPVM&utm_medium=ReadBox&utm_campaign=Email

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s