De colón al che

Cortesía de Jesus V Diaz <jvdg10@gmail.com>
Por Hugo J. Byrne  (A mi amigo Idilio González García)
 
“Los movimientos sociales de masas pueden surgir y extenderse sin la creencia en un Dios, pero nunca sin la creencia en un diablo”
 Eric Hoffer (“The True Believer”).
 
El Diablo
 
No existen límites al poder dañino de la ignorancia cuando ésta se hace colectiva. Ese es el principal problema de Estados Unidos hoy, lo que equivale a admitir que es el principal problema del mundo contemporáneo. Esto fue bien definido por Gustave le Bon en su obra maestra, “Sicología de las multitudes”.
 
Las extravagantes y grotescas demostraciones de ignorancia por grupos izquierdistas a través de Estados Unidos, amalgaman ocultos sentimientos racistas junto a otros genuinamente subversivos. Tienen el propósito de crear un ambiente caótico y dar al traste con los valores fundamentales de esta república. Es posible que lo logren si no lo han logrado ya, pues no hay peor ignorante que quien se cree enterado.
 
El insigne humorista español  Álvaro de Laiglesia, en su obra “Todos los Ombligos son redondos” (1956), tiempos cuando la “corrección política” era una idiotez del futuro, describe el desastre final de la carrera diplomática del personaje central en su libro.  Destacado como Cónsul de España en alguna localidad del altiplano andino, el protagonista es invitado a disertar en una escuela primaria el día 12 de octubre, conmemoración del descubrimiento.
 
Alcohólico dedicado, el Cónsul apenas sobrevivía una intensísima “cruda” de la noche anterior, cuando medio despierto vio ante sí unas tres docenas de inditos que lo miraban con gran curiosidad. Empezó así y no recuerdo cómo terminó: “Ustedes críos, deben ser los primeros en dar gracias a Dios y al Gran Capitán, porque de no ser por la divina intervención de ambos, estarían ustedes con más plumas que una gallina”.
 
Por supuesto, se trata de una obra de ficción en la que de Laiglesia se reía tanto de Tirios como de Troyanos, incluyendo la Reina de Inglaterra. Pero es ficción legítima y humorística, que en el ambiente de hoy resultaría en el linchamiento literario del autor por una masa social anti intelectual y cretina, que incluye lo que hoy llamamos “Main Stream Media”.
 
La más reciente víctima de la ausencia de conocimiento (y de intelecto) es Cristóbal Colón, quien es tradicionalmente celebrado en Estados Unidos por el descubrimiento de América, disminuyendo injustamente la participación hispana sin la que no se conmemoraría la fecha del 12 de Octubre.  Pero Colón para sus neo detractores no fue un explorador ni un hombre de ciencia que pusiera en su lugar a los “Sabios de Salamanca”, como les llamaban a los “Al Gore” de esa época. Tampoco un hombre de acción de un coraje fuera de lo común.
 
Para esa piara hedionda y acéfala, quien no contenta con derrumbar estatuas y para demostrar su inteligencia se revienta los dedos gordos pateándolas, Colón es un criminal en masa. Un genocida. Un abusador capitalista. Demandan que “el día de Colón” sea eliminado de nuestro calendario. La fecha debe honrar a los “Pueblos Indígenas”.
 
Para alcanzar sus demandas organizan demostraciones con indios, quienes legítimos o no, usan vestimentas indígenas, tocan tambores indígenas y se adornan con plumas. ¿Por qué me acuerdo de Álvaro de Laiglesia?
 
El dios
 
Es evidente que muchas personas supuestamente enteradas no tienen la más remota idea de quién fue, por ejemplo Ernesto Guevara, el aventurero argentino a quien sus amigos del barrio y condiscípulos conocían por “el chancho”. En realidad carecen de la más insignificante idea de todo cuanto esté más allá de sus narices y de tan extraordinariamente ignorantes están peligrosamente cercanos a la condición de robots humanoides susceptibles al más mediocre y malintencionado programador.
 
El más reciente “fad” de esta manada obtusa fue destruir monumentos históricos de Oficiales del Ejército Confederado de la Guerra Civil. Después los programadores, todos tipos tan rastreros como el venenoso viejo camaján George Soros, impulsaron a estas bestias a incluir en su lista negra a los fundadores de esta república, como Adams, Jefferson y Washington, porque éstos poseían esclavos negros. A quienes quieran de verdad aprender historia les afirmo que durante la misma época había diez veces más esclavos negros en África que en los Estados Unidos. Estos eran esclavos después de haber sido cazados como bestias por nativos de tribus enemigas y mantenidos en cautiverio para negociarlos al mejor postor.
 
El último entre los próceres del pasado en incurrir en la furia insana de estos fuertes aspirantes a caminar en cuatro patas, fue Abraham Lincoln, el Emancipador. ¿Por qué? Lincoln quería enviar a los esclavos libres de vuelta al África occidental, de donde habían salido originalmente vendidos a los negreros europeos por sus amos de allí. La peor consecuencia de vacío cerebral es que se llena con detrito, sin dejar espacio para ideas.
 
Realmente estos supuestos iconoclastas son tan programables como las óperas de Mozart y pueden cambiarse a fervientes adoradores de un ícono de la noche a la mañana. Ergo, “Che” Guevara, el asesino en masa que odiaba a cualquiera que rehusara convertirse en su esclavo. Este malnacido racista, era sucio por antonomasia no solo en su cuerpo sino aún peor, en su conciencia. .
 
Las acciones criminales de Ernesto Guevara no solamente están verificadas por los parientes de centenares de sus víctimas, sino que forman parte de documentos históricos reales, que incluyen el diario del propio “Chancho“. Su fracaso en todo cuanto intentó es lo más notable de su vida. Notorio bitongo y vago, estudió medicina en su país de origen, pero no existe evidencia documental que confirme su graduación como doctor en esa loable profesión. A pesar de que según algunas versiones llevaba consigo un botiquín de campaña cuando el Granma encallara en Playas Coloradas, nunca se ha sabido que existiera un paciente de Guevara, tanto en la Sierra Maestra como fuera de ella. Desafío a quien pueda encontrar uno.
 
Guevara inició su carrera criminal en Centroamérica y específicamente en Guatemala.
De allí se vio en la perentoria necesidad de tomar las de Villadiego, cuando en 1954 Jacobo Arbenz, de quien era partidario, optó por correr aterrado ante una pantomima de la CIA.
 
En El Congo, donde se hizo notorio por su narcisismo racista, también tuvo que atravesar el Lago Tanganica para no ser capturado por el Comando de Michael Hoare y los cubanos de la CIA. En Bolivia lo derrotaron a sombrerazos y se entregó gritando que él valía mucho más vivo que muerto. Es importante subrayar quevarios de los subordinados en su partida de guerrilla aún peleaban cuando ese “revolucionario”, quien estaba “listo para inmolarse por cualquier nación de Hispanoamérica”, se entregó incondicionalmente a los “Rangers” bolivianos del entonces Capitán Gary Prado Salmón.
 
Durante esa época yo trabajaba en una compañía llamada “Soulé Steel” en Los Ángeles.  Otro empleado de la misma compañía en otro departamento era un joven boliviano cuyo nombre no recuerdo. Mi amigo Idilio González, mi hermano Mario q. e. p. d. (recién llegado de Cuba entonces y temporalmente empleado por Soulé) y yo, hicimos amistad con el boliviano, quien resultó ser pariente (creo sobrino) del entonces presidente, el finado René Barrientos Ortuño. Pocos años después el General Barrientos murió víctima de un accidente aéreo.
 
Antes de las acciones del ocho y el nueve de octubre de 1967, el boliviano nos informó que efectivamente Guevara y su pandilla estaban en esa zona, pero que el gobierno de La Paz y el Estado Mayor Boliviano no deseaban liquidarlo enseguida, para poder continuar recibiendo ayuda militar de Washington por algún tiempo más. Simultáneamente a esos acontecimientos mi amigo Idilio González en sociedad con los finados Renán Romero y Filiberto Rivero publicaban un semanario llamado “La Prensa de Los Ángeles.
 
Fue Idilio González, amigo exiliado y colega profesional, a quien conocí cuando ambos trabajábamos para “Tucker Aluminum” de Florida y quien me facilitara mi primer trabajo en California. Idilio es el gran culpable de la existencia de esta descarga semanal: me pidió que colaborara con su periódico, el que entonces se publicaba cada quincena.
 
Acepté y aunque el mutis de Guevara no fue mi primera colaboración, esa crónica, acompañada de fotos de los “Rangers” bolivianos y de sus líderes Gary Prado y el Coronel Centeno Anaya, fue en muchos aspectos una primicia. Entrevistamos a Félix en su primera visita oficial a L.A. después de publicar su libro “Shadow Warrior” en las oficinas del desaparecido Veinte de Mayo. Su descripción de los acontecimientos no varió de la que escribiera en “Shadow Warrior”.
 
Hace un par de días leí la entrevista con Félix Rodríguez Mendigutía por un reportero español.  Nada diferente.
 
Sin embargo, y ya para terminar con un tema que me es profundamente desagradable, recuerdo una anécdota contada por Félix en “Veinte de Mayo”, repetida en su libro y también en esa reciente entrevista en España: el escenario es un consejo de ministros de Castro, quien encarándose a la renuncia de Felipe Pazos, desea encontrarle un substituto para presidir el Banco Nacional de Cuba.
 
Pregunta Castro: ¿Hay aquí algún economista? Guevara levanta la mano y Castro lo acepta y agradece su ayuda. Después en un aparte, el segundo le comenta al primero: “Che, no te conocía como economista. El Che responde “Ah, yo entendí comunista”.
 
Félix Rodríguez es mi amigo y alguien por quien siento gran respeto. Por contraste Guevara a quien desgraciadamente también conocí en persona y entre cuyas infinitas malas cualidades estaba la total carencia de humor, puede haber dicho eso tratando de burlarse de Félix. La realidad es que oí ese chiste por la primera vez en 1960, dicho por otro vendedor de Maderera Antonio Pérez SA, de apellido Quiroga. Fue antes de Bahía de Cochinos y antes de la “saga” de Guevara fuera de Cuba.
 
Pasadena. 12 de octubre de 2017.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s