Joaquín Almunia: “La universalidad de nuestros valores está puesta en cuestión”

Equipo de Comunicación Gran Logia de España – Grande Oriente Español

Joaquín Almunia

La pretendida universalidad de los valores que representa Europa, como la generosidad mutua, la tolerancia, la compasión con quienes sufren, está en cuestión en el siglo XXI. Esta es la idea que puso sobre la mesa Joaquín Almunia durante su visita a la sede de la Gran Logia de España en Madrid. “Nuestros valores son una mezcla de dos cosas: las reglas del funcionamiento de las democracias con sufragio universal que empiezan a aparecer en el siglo XIX y los derechos y libertades individuales que nacieron con la filosofía de los liberales del siglo XVIII. En Europa se produjo una convergencia que nos ha traído hasta aquí, hasta las democracias parlamentarias que representan lo mejor de nuestros valores, su síntesis más elevada, la protección de derechos y libertades individuales en un sistema de contrapesos de control del poder”, explicó.
 

Sin embargo, Joaquín Almunia cree que la vigencia de esos valores está en peligro. “A mitad de siglo la población europea representará el 5,5% del mundo; la economía mundial crece más que nosotros por lo que cada vez pesamos menos y en otro tipo de poderes que influencian al resto del planeta, como la defensa, somos un enano”. Estados Unidos “comparte con nosotros muchos de esos valores, no todos”, y América Latina “también se reconoce en ellos”. Sin embargo, “en la media en que otras zonas del planeta nunca han compartido los valores que nos definen como ciudadanos, su universalidad esta puesta en cuestión y es un problema serio”.

Tras la caída del muro de Berlín, en 1989, la difusión del modelo de economía de mercado a través de la globalización no ha generado una convergencia similar del modelo de vida colectiva. El ejemplo más claro es el modelo chino. “Hay una asimetría sobre la que tenemos que reflexionar pues corremos un cierto riesgo de que otras formas de entender la vida en común contaminen nuestra propia concepción de los derechos y libertades inherentes a la persona”. De hecho, ya está ocurriendo. Joaquín Almunia puso como ejemplo la aparición de democracias no liberales en dos países del corazón de la Unión: Polonia o Hungría. Ese “virus ha entrado en Europa y hay que estar preparados, resistirse para que no se extienda, plantarle cara y reafirmar lo que somos” pues genera “democracias donde se vota pero no se garantizan ni protegen los derechos de expresión, reunión o pensamiento, donde no se protege a las minorías, donde no hay una auténtica división de poderes, ni rige el imperio de la ley cuando al poder establecido no le interesa”.

 

Frente a la construcción europea, “que ha sido siempre un ejercicio racional” Joaquín Almunia alertó contra el auge de “propuestas emocionales” como los populismos o los nacionalismos, “que pueden socavar las bases filosóficas mismas de nuestros principios” a través de la “simplificación en sus diferentes variantes: yo soy bueno y todos los demás son malos, yo soy el pueblo y el resto la elite, yo soy de aquí y el resto de fuera…” .

Joaquín Almunia es uno de los políticos españoles con mayor experiencia internacional, particularmente en el ámbito de la Unión Europea. Ha sido Vicepresidente y Comisario Europeo de Competencia entre los años 2010 y 2014, tras haber sido ya anteriormente Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios entre 2004 y 2010. Ex ministro de Trabajo y Asuntos Sociales (1982-1986) y Administraciones Públicas (1986-1991).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s