JEHOVÁ

Nuestra mente funciona bajo estímulos, y una forma de estimularla es la escritura, es un proceso cognitivo que aprovecha la naturaleza propia de nuestra mente, la cual posee la particularidad sui generis de atraer ideas afines a un pensamiento sostenido o analizado por ella, de tal modo que escribir para mí, es una necesidad que intenta satisfacer mi ansia por encontrar respuestas y saber.

El presente está escrito bajo la óptica de la filosofía del misticismo esotérico, no desde la perspectiva religiosa. El trazado está preñado de fuerte simbolismo alegórico (5) que no debe confundiros, porque la letra es la forma, y la idea o espíritu que intenta comunicar, es el contenido.

El lenguaje del simbolismo alegórico es un tanto plástico, su significado es polivalente asumiendo su valor final según sea el contexto, teatro y actores donde se presenta. Las diferentes escuelas y tradiciones de misticismo esotérico, manejan símbolos diferentes en su forma pero igual en su contenido. Cada idea tiene una palabra, cada palabra tiene una forma, cada forma tiene un número… “El que tenga oídos, oiga” Mt. 11:15.

“JEHOVÁ”

La humanidad a través de la historia,

Ha tenido y tiene actualmente muchos dioses, sin embargo, todos solo son atributos del Dios único. Se estima que la población mundial es de 7300 millones de personas, y cada una de ellas, incluyendo creyentes, científicos y ateos, dan existencia a su propio dios, todos diferentes aunque le llamen por el mismo nombre y tenga la misma forma, algunos les darán nombres científicos, y otros negándolo le dan existencia. Toda igualdad o diferencia estriba en la capacidad objetiva y subjetiva para percibir, pensar y comprender de cada individuo.

La liturgia del Gr. 13 Real Arco Escoces dice: “Sabed que ningún hombre vivo puede conocer a Dios más por el pensamiento; No busquéis adivinar los atributos del creador, pues sólo podréis darle los que pertenece al hombre”, Por su parte, Juan el evangelista clama: “A Dios nadie le ha visto jamás” (Jn. 1:18), y lo reafirma la liturgia del Gran Elegido, Perfecto y Sublime Masón Gr. 14 que dice: “Dios no tiene nombre”, sin embargo para propósitos cognitivos, didácticos y de  comprensión humana, requerimos  de la forma y el nombre de la deidad aunque éste no tenga nombre. Esto me recuerda al griego Arquímedes que decía: “Dadme un punto de apoyo y moveré al mundo”.

Yom Kippur.

La tradición ancestral Judía, narra que en el Yom Kippur, día de la expiación, era el único momento en que el sumo el sumo sacerdote en el templo y en medio de la algarabía y gritos del pueblo, mencionaba el verdadero nombre de Dios. El resto del año y el pueblo en general, tenían prohibió mencionarlo, sustituyendolo por Adonay, Elohim, El-Shadai, Jehová, Jah, El, JHVH/YHVH entre otros. Al correr el tiempo, se perdió la pronunciación correcta, asumiendo en lo sucesivo que el nombre de Dios seria YHVH/JVHV. Algunos escritores, dicen que la palabra Jehová fue resultado de unir Adonay y YHVH, y algunos más (Judíos) presumen saberla, pero prefieren no vocalizan  por temor a violentar la armonía cósmica.

El alfabeto hebreo posee 22 letras.

Tres son las letras fundamentales o madres, siete dobles y doce simples. Cada letra posee un valor numérico y un símbolo gráfico. Por ejemplo: YHVH/JHVH en hebreo seria: Yod+He+Vau+He. La “Yod” posee el valor de 10, su símbolo grafico es una mano con el dedo índice levantado, símbolo fálico representa el espermatozoide. El primer digito del 10, es el uno, y representa el principio activo y masculino de la fuerza creadora de la deidad,  y el cero inmediato, es el principio pasivo o femenino, el universo, el útero cósmico donde se gestó todo cuanto existe. La “He” cuyo valor es 5, su signo grafico es una “ventana” su título Yetzirático es: “La inteligencia constituyente”, su signo es Aries. La “Vau”  cuyo valor es 6, y significa “Clavo”, símbolo del falo, símbolo del poder creativo y la voluntad mágica universal. Ésta triada se sintetiza en la segunda “He”.

“Dios deseo conocer a Dios, y para ello creo un espejo”.

La “Yod” o “Yo” no puede definirse por sí sola, sino en relación con su opuesto, pero al no existir nadie además de ella, el “Yod” o  10 se divide a sí mismo por la mitad, generando la primera “He” o “No-Yo” con valor de 5, como lo menciona en diferente forma el primer capítulo de evangelio de San Juan. La unión del “Yod” y la “He” generan un nuevo elemento “sintético”, o sea que no es prístino, puro u original, sino producto de dos elementos que anteriormente se unieron originando el Yo-Ego, el hombre encarnado, el conciliador de los opuestos, la “Vau” o el hijo con valor de 6, que emerge de la sumatoria: 10+5=15=5+1=6. Esta triada generan por matemáticas de conjunto una nueva unidad, la familia, o sea la última “He” que viene siendo la “síntesis” de las tres anteriores, y que se convierte en una nueva Yod en una octava superior que será principio y origen de un nuevo conjunto o cuaternario con un grado de consciencia más complejo y superior, y así sucesivamente.

La “Yod” es la célula primaria del nombre de YHVH, donde por un proceso similar a la mitosis celular, se divide, multiplica y une una y otra vez formando tejidos, órganos y sistemas cada vez más complejos como lo es el cuerpo del hombre humano, que después de todo, sigue siendo una célula en una octava superior, una macro célula que tarde o temprano formara nuevos organismos más complejos aún… El universo manifiesto es una ecuación matemática, donde Dios es la incógnita, el valor a encontrar, y el hombre es el elemento clave para la solución.

En la cábala hebrea, cada sephirah, triangulo o mundo da origen a la siguiente como una proyección o sombra del anterior. Algunos cabalistas asemejan a las sephiroth como “vasijas” donde el flujo de energía o “agua vida” procedente de Dios, las llena y reboza generando un flujo que crea una nueva “vasija” que contenga el derrame.

Aparentemente, la palabra griega “Teo o Theo” (Dios), proviene de la palabra “movimiento“ o fuerza que desestabiliza forzando a encontrar nuevos elementos o formas conciliatorias de estabilización.

En la Cábala Hebrea.

La Masonería del Rito Escoces tiene fuerte relación con la Cábala Hebrea, siendo  frecuentemente señalada por escritores como: Aldo Lavanini en el “Manual del Maestro Secreto”, como también C. W. Leadbeater en su libro: “La Vida Oculta en la Masonería” entre otros más. Sin embargo, existen Masones de edad masónica y bilógica avanzados, que se aferran neciamente a aceptarlo, a pesar de que la liturgia del Sublime Príncipe del Real Secreto Gr. 32. Menciona literalmente a la Cábala hebrea como su base o fundamento, y no solo de ella, sino de todas las religiones del mundo.

La letra “Yod” (3) se le atribuye a la sephirah “Chokmah”, la sabiduría, el padre, La primera “He” se le atribuye a Bina, el conocimiento, la madre, que vendrían siendo: El Adán y Eva supernos, y la letra “Vau” se le atribuye a “Tiphareth” belleza, el hijo, y la última “He” se le atribuye a “Malkuth” la sephirah representativa del planeta tierra.

Ahora bien, las cuatro letras de JHVH  en hebreo: Yod+He+Vau+He, se relacionan con los cuatro elementos de la naturaleza: Fuego, Aire, Agua y Tierra (4), pero también con cuatro importantes elementos que constituyen al hombre: Espíritu o alma, Psique, Emociones y cuerpo físico.

La “J” de Jehovah es la décima letra del alfabeto latino, como la “Yod” lo es del alfabeto hebreo, y la “Y” de YHVH por la latinizar vocalmente la “Yod”;  ADÁN es la Yod, letra que tiene como símbolo el fuego del espíritu y voluntad creadora. EVA ES: “HVH” o HOVA O HEVA (1), que al estar unidos en una sola palabra, representan al Adán Kadmón, el Adán andrógino y primigenio.

La primera letra madre del alfabeto hebreo es “Alef”.

La Alef tiene el valor de “uno”, sin embargo, la pura “idea o mente” no lograría la creación, se requiere manos, como el hombre necesita la mujer para multiplicarse por el hijo, de ahí que la “Yod” que posee el valor de 10, la potencialidad del masculino y femenino, viene siendo el principio del cuaternario y de todo cuanto es. Puesto que todas las letras del alfabeto hebreo, con que alegóricamente se supone utilizo Dios para crear el universo, poseen en sus formas a la “Yod”. La sumatoria del nombre de YHVH/JHVH (Yod+He+Vau+He) 10+5+6+5=28 que en sumatoria filosófica resulta: 10, que viene siendo la “Yod”, y si la reducimos más, dará como resultado el uno, el principio de toda progresión numérica.

Se dice que Dios es “como” una fuerza consciente

Que conforme desciende por los mundos, cobra forma y nombre según la armonía con ellos. Por ejemplo: La sephirah Kether (Corona) Dios toma el nombre de Ehié, en Chokmah (Sabiduría), Dios es Jehovah, y en Bina (Entendimiento) Dios es: Jehovah Elohim. De tal modo que J’hovah no es el Dios padre, Dios primero o principio y causa de cuanto existe, sino el líder de los Elohim (2), los creadores del universo, aquellos que dijeron: “Hagamos al hombre a nuestra imagen conforme a nuestra semejanza” Gn.1:26. Y repitieron diciendo: “He aquí el hombre es como uno de nosotros” Gn. 3:22. Elohim, seres andróginos y plurales, como el Adam Kadmón o Adam primigenio, cuando aún los elementos masculino y femenino del universo no se diferenciaban.

Concluyo sin terminar.

El presente no tiene la intensión de enseñar, sino de haceros pensar, y en eso me incluyo yo. El J’Hovah como el Adam Kadmón o el Adam Primigenio, también, tiene cierta semejanza con la Consciencia y alma Mundi (Alaya) de la que habla Blavatsky, o el alma y maestro cósmico que menciona la liturgia del Grado 18 Caballero Rosacruz del Rito Escoces, de la cual procede el alma y consciencia “aparentemente” individualizada del hombre, y digo “aparentemente” porque a pesar de haber emergido del alma y consciencia cósmica, jamás deja de formar parte de ella… De lo anterior se deduce que la evolución de la parte, forma parte de la evolución del todo. “El cielo es mi trono y la tierra el estrado de mis pies” (Is.66:1), “

El hombre no puede ver cara a cara a Dios,  de ahí que observando lo visible infiere la existencia el mundo invisible. Se dicen muchas cosas sobre Dios, por ejemplo que Dios no es un Dios terminado, sino en proceso de formación, donde a través de la evolución de los incontables seres vivos que pueblan el universo, él evoluciona también. Otros dicen que Dios es perfecto, infinito, absoluto y omnipresente entre otras cosas, como si el hombre en su imperfección, finitud y relatividad pudiese ser consciente de lo que es perfecto, infinito, absoluto y omnipresente.

Dios, J’hová, YHVH o como le quieran llamar, es una fuerza y consciencia cósmica, que ante la dificultad de la capacidad restringida del hombre para comprender, le ha llamado Dios, y le ha asignado diferentes nombres, formas y atributos. El hombre viendo el universo fenomenal ha inferido la existencia de Dios, e intenta traer al noúmeno a la realidad fenoménica y viceversa.

Si Dios es el todo absoluto, entonces usted, yo y todo cuanto existe es Dios. Pero recordemos que la parte no es igual al todo, de ahí las palabras y promesa de la serpiente a Eva: “Seréis como dioses”, jamás les dijo que serían Dioses, sino algo parecido.

La “Vau” el ser sintético viene siendo, el “Yo-Ego”, el hijo, un ser virtual y circunscrito a la presente encarnación, o sea que mientras el compás y la escuadra permanezcan unidos, existirá la “G”… Somos información de nuestras propias experiencias en cuanto somos o fuimos, y quien rescata tales valores, en el momento de nuestra transición, vendría siendo la “Yod”, el alma individualizada que jamás dejo de formar parte de la inmortal alma y consciencia cósmica que menciona la liturgia del Caballero Rosacruz Gr. 18.

El libro es una extensión del escritor, pero el autor permanece separado de él para así poder modificar, agregar o borrar a su creación y  poder desde una perspectiva más amplia y libre, retroalimentarse en el desarrollo de la historia; La parte jamas será igual al todo, sin embargo, toda modificación evolutiva o involutiva de las partes, siempre afectara al todo o su creador.

Repito: El presente no tiene la pretensión de enseñar, sino de haceros pensar, y en eso me incluyo yo. Porque todos, estamos en la búsqueda de la famosa “palabra perdida” o el “Que o Quien Soy”. El presente solo son reflexiones y meditaciones personales con la intensión de  provocar pensamientos en mí mismo y de quien me lee. La comprensión de todo escrito, es producto de las palabras que leemos y la mente de quien lo lee. Una particularidad de la mente humana, es que atrae pensamientos afines a la lectura, de tal modo que existe un segundo escrito en los mundos internos del ser, que espera ser llamado hasta nuestra mente consciente.

Podemos considerar lo que escuchamos y leemos, pero jamás dejar de pensar por uno mismo, porque solo sabremos a través de nuestras propias ideas y conclusiones. La filósofa griega Hipatia de Alejandría decía: “Defiende tu derecho a pensar, porque incluso pensar de manera errónea es mejor que no pensar.”… “El hombre no es la realidad del universo y sus dioses, pero sí de su propia realidad”.

Todo escrito siempre será inconcluso por la propia naturaleza de la mente del hombre, ni tendrá la claridad precisa para quien lo lea, puesto que más para ser leído por otros, es para el mismo autor, sin embargo, “quien tenga oídos para oír y ojos para ver”, comprenderá.

Dios es un noúmeno, un enigma muy difícil de descifrar que se esconde más allá de todos los dioses que la humanidad ha tenido, tiene y tendrá.

Existe una máxima que dice: “Nada está verdaderamente oculto, lo que sucede es que no sabemos verlo”, Mientras que nuestra liturgia Masónica  del Grado de aprendiz dice: “El secreto Masónico es inviolable por su propia naturaleza” (4).

Por hoy, es cuanto mi opinión, pensar y sentir.

“Spes Mea In Deo Est”

Fraternalmente.

Lázaharo Hael,’,

Nota:

Palabras,  símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente, son, reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.

No escribo para todos, pero todos son invitados a leer.

Culiacán, Sinaloa. México. Miércoles 20 de septiembre del 2017.

 

Bibliografía:

Tarot de Marsella (Tarot de los Bohemios).-  Papus (Gerard Encausse.

Un Jardín de Granadas (Introducción a la Cábala).- Israel Regardie.

La Doctrina Secreta.- Helena Petrovna Blavatsky.

Sepher Yetzirah.- Colección Martinista.

1).-“Jehovah  (Hebreo).-  “El nombre judío de la Divinidad, J’hovah, es un compuesto de dos palabras, a saber: Jah (y, i o j, Yod, décima letra del alfabeto hebreo) y Hovah (Hâvah, o Eva)”, dice una autoridad cabalista, Mr. J. Ralston Skinner, de Cincinnati, E. U. de América.  Y, además, “la palabra Jehovah, o Jah-Eva, tiene la misma significación de existencia o ser como varón-hembra”.  Helena. P. Blavatsky.

2).- “Elohim  (Hebreo).-  Llamado también Alhim, pues tal palabra se escribe de diversas maneras.  Godfrey Higgins, que ha escrito mucho acerca de su significado, siempre la escribe Aleim.  Las letras hebreas que componen este nombre son aleph, lamed, hé, yod, mem y son numéricamente 1, 30, 5, 10, 40 = 86.  Parece ser el plural del nombre femenino Eloah, A L H, formado por la adición de la forma plural común I M, que es una terminación masculina, y por esto el todo parece implicar las emitidas esencias activa y pasiva.  Como denominación más completa I H V H ALHIM, Jehovah Elohim.  Como Binah lleva hacia adelante hasta siete Emanaciones sucesivas así se ha dicho que Elohim representa un séptuplo poder de la Divinidad. (W.W.W.)

Al principio, los Elohim eran llamados Achad (Uno), o la “Deidad, Uno en Muchos”; vino después el cambio; al septenario Elohim lo transformaron en un Jehovah: “Jehovah es Elohim unificando así la multiplicidad y dando de esta suerte el primer paso hacia el monoteísmo, a despecho de lo que leemos en el Génesis (III, 22): Y dijo el Señor Dios: he aquí el Hombre se ha hecho (o es) como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal”.  Los traductores de la Biblia designan los Elohim con el nombre de “Dios” o “Señor Dios”.  Es de advertir que el “Dios” del primer capítulo del Génesis es el Logos, y el “Señor Dios” del segundo capítulo se refiere a los Elohim creadores, los Logos menores.  (Doctr. Secr., passim.)]  (Helena. P. Blavatsky).

3).- Liturgia Maestro Secreto Gr. 4:  <<El circulo representa el universo; las letras escritas, forma uno de los nombres que dabas el pueblo hebreo a su creador, “IOD” Causa primer>>.

4).- Maestro Perfecto:  << La creación, según los antiguos filósofos se compone de cuatro elementos: Tierra, Aire, Agua y Fuego. Ellos representan el universo por el círculo y al planeta que habitamos  por un cuadrado o por una cruz de cuatro brazos iguales.

5).- “Alegoría.- es una figura literaria o tema artístico, que pretende representar una idea valiéndose de formas humanas, de animales, y/o de objetos cotidianos. La alegoría pretende dar una imagen a lo que no tiene imagen, para que pueda ser mejor entendido por la generalidad. Dibujar lo abstracto, hacer «visible» lo que solo es conceptual, obedece a una intención didáctica”. Enciclopedia Wikipedia.

https://centauro996.wordpress.com/2017/10/24/jehova/#respond

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s