Rosslyn y los masones escoceses

Resultado de imagen para la Capilla de Rosslyn el nexo definitivo que une a la Orden del Temple con los masones canteros.
https://www.google.com/search?

Esta controversia, que dura ya más de dos siglos, se ha visto incentivada en los últimos años con la aparición de numerosos libros.

Muchos creen haber encontrado en la Capilla de Rosslyn el nexo definitivo que une a la Orden del Temple con los masones canteros.

El punto de partida de la masonería moderna radica aquí porque los miembros de la familia Saint Clair de Rosslyn se convirtieron en los Grandes Maestros hereditarios de las artes, gremios y órdenes de Escocia y ostentaron el grado de Maestro de los masones de Escocia hasta finales del siglo XVIII.

La relación entre los templarios y Rosslyn se remonta a los tiempos de la Primera Cruzada. Henry Saint Clair participó en ella junto a Hugues de Payns, casado precisamente con su sobrina Catherine.  A su regreso recibió el título de barón.

Aunque sus nombres no figuran entre los de los nueve fundadores de la Orden del Temple, es evidente que ambos mantenían estrechos vínculos con esta, incluyendo la donación a los templarios de los terrenos sobre los que se erige la misteriosa capilla.

Esta hipótesis plantea que William Saint Clair, conocedor de que los manuscritos retirados por los templarios del Templo de Salomón habían sido guardados allí construyó Rosslyn para establecer una Nueva Jerusalén.

Esto, naturalmente supone admitir que los templarios no viajaron a Tierra Santa para defender a los peregrinos, sino con un objetivo de carácter arqueológico.

Por esa razón nueve hombres (como los que hallaron el cuerpo de Hiram) permanecieron nueve años encerrados entre sus muros. Muchos expertos han reparado en la persistencia de esta clave numérica: el 9.

Resulta que la novena letra del alfabeto hebreo es la “tav” (la tau griega).  Esta letra, representada por el noveno sefira cabalístico (el Yesod o fundación) se relaciona con la serpiente y el secreto de la Sabiduría. Pero es que además, la marca de la “tau” era la que los kenitas llevaban sobre la frente cuando Moisés se encontró con ellos. En la Capilla de Rosslyn, curiosamente, los catorce pilares han sido dispuestos de tal manera que los ocho del lado Este trazan la forma de una triple “tau”.

Probablemente Hugues de Payns y sus ocho compañeros ignoraban los códigos y el significado de lo hallado en el Templo y, por ello, tuvieron que recurrir a la ayuda de cabalistas judíos y sabios islámicos a través de su protector Bernardo de Claraval, reformador del Cister.  Dos siglos después la simbologia había sido desvelada y puesta a salvo en la Capilla de Rosslyn.

Este santuario es por tanto una representación de la Jerusalén Celestial, con torres y un enorme techo central de forma curva sostenido por arcos.

Una reconstrucción del Templo de Herodes adornada con simbolismo nazareo (secta religiosa contemporánea a Jesús cuya etimología proviene de los términos “custodio” o “conservador”) y templario encaminado a dar cobijo al secreto.  Cuando las logias escocesas decidieron elegir una Gran Logia, convinieron que Sir William Saint Clair de Rosslyn (descendiente directo por línea paterna del constructor de la Capilla) ocupara el cargo vitalicio de Gran Maestro.

Fuente: Open masonry, grupo masónico en Facebook (No figura autor)

http://www.diariomasonico.com/opinion/rosslyn-y-los-masones-escoceses

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s