Masonas en el Paraguay

Por Marisol Palacios

Si bien desde hace tiempo hay logias mixtas –sí, masones y masonas– tuteladas por hombres, no fue hasta el 2002 que la primera ingresó en nuestro país. Una de ellas, la Orden Masónica Mixta del Paraguay, cumple hoy 10 años.

Aunque las mujeres nunca han sido denostadas entre los masones y, de hecho, las logias femeninas existen a la par que las masculinas, no fue hasta finales del siglo XIX cuando comenzaron a fundarse las primeras masonerías mixtas.

Pero para comenzar a hablar del tema, tenemos que convenir que las logias y la masonería tienen conceptos distintos. La logia es la unidad básica de una organización masónica. “Un grupo de masones y masonas con una identidad y objetivos propios, reunidos periódicamente en una asamblea. El concepto de masonería es más amplio e incluye una fraternidad, un método y unas enseñanzas particulares”, explica la Dra. Perla Gamarra, la serenísima gran maestra de la Orden Masónica Mixta del Paraguay (OMMP).

Cómo?, ¿mujeres masonas? Para responder esta pregunta, tenemos que remontarnos a siglos atrás. “La masonería mixta nació el 14 de enero de 1882 en la logia Les Libres Penseurs, en Le Pecq, una pequeña villa al oeste de París, cuando iniciaron en una logia masculina a la señora María Deraismes”, cuenta la Dra. Gamarra. Ese día marcó un hito en la masonería, porque Deraismes franqueó con firmeza las barreras masónicas y, tras ellas, dejó abierta la posibilidad a otras mujeres. Esta iniciación significó el primer paso para el nacimiento de obediencias masónicas mixtas y femeninas.

¿Y en el Paraguay? La masonería mixta llegó a nuestro país en el 2002 por medio de Ramona Beba Bertoni, quien fue iniciada en Buenos Aires, en 1964, durante su exilio forzado por la dictadura de Alfredo Stroessner. “A partir de su iniciativa, y con la ayuda de otros hermanos de distintas obediencias, abrieron la primera logia mixta en el país, en la que fui la primera mujer iniciada en el Paraguay, en ese mismo año”, comenta.

En la actualidad existen varias obediencias en las que trabajan en igualdad tanto hombres como mujeres. Dentro de ellas se encuentra la OMMP, que es una de las más antiguas y mejor consolidadas, fundada el 7 de mayo de 2007. Existen muchos prejuicios sobre la masonería masculina, así que nos intriga cómo es percibida la idea con mujeres. “El ser humano tiende a especular sobre lo que es desconocido; es su naturaleza. La gente que conoce a masones y masonas personalmente o, por lo menos, los principios básicos de la Orden tiene una percepción muy distinta a la que se forma desde la teoría de las conspiraciones”, explica.

Según Gamarra, el principal objetivo que persigue la OMMP es el progreso de la humanidad, al cual todo masón debe aportar desde su progreso individual, su campo de acción y su logia. Al ingresar a la masonería, tanto hombres como mujeres encuentran un espacio y método único para hacer progresos personales. “Cuando una persona ingresa a la Orden y sigue el camino iniciático con verdadero compromiso, se produce en ella una mirada interna que la acompañará de por vida y ayudará –junto con las herramientas que la masonería le da– en su construcción individual como mejor persona en todos los aspectos”.

La convergencia entre feminismo y masonería, si bien son espacios diferentes, tienen un punto en común: la lucha por la igualdad. Una de las divisas masónicas es la igualdad, junto con la libertad y fraternidad. “Los masones estamos comprometidos a que ese trinomio no sea solo un marco teórico dentro del cual trabajamos”, afirma.

La masonería es una sociedad discreta no solo con sus signos de reconocimiento, sino también con las obras que realiza. Lleva en práctica la frase: “Lo que tu mano derecha hace que no lo sepa tu izquierda”. En ese contexto, el bien debe hacerse por el bien mismo y no para llevar algún rédito.

En cuanto a su relación con la Iglesia, Gamarra enfatiza en que la masonería no es una religión ni siquiera una secta. Practican la tolerancia y el respeto hacia todas las creencias que no atenten contra la dignidad del ser humano. “No podemos decir esta o aquella religión es la correcta y verdadera, porque no es el ámbito que nos ocupa, principalmente, porque no somos dueños de la verdad, pero sí unos buscadores de ella”.

¿Gozan del mismo prestigio que las logias masculinas? “El verdadero prestigio de un masón o una logia se mide por sus acciones, su trabajo masónico y su compromiso con una humanidad mejor. En ese sentido, creo que la OMMP va por buen camino. No somos perfectos ni creo que lo seremos, pero estoy convencida de que nuestro compromiso es serio y eso se refleja en el progreso de nuestra institución, nuestros miembros y su entorno”, manifiesta.

Gamarra asegura que la misión de la OMMP es el progreso del ser humano, comenzando por ellos mismos. Trabajar por una sociedad más igualitaria con hombres y mujeres pensantes y comprometidos, y por una masonería significativa y real, que se convierta en el espacio ideal en el que se cimienten progresos efectivos en cada masón y masona, y estos, a su vez, lleven ese progreso a su círculo más próximo, su comunidad y la sociedad. “Eso es a lo que aspiramos y es lo que estamos construyendo desde la Orden”.

La gran maestra

La serenísima gran maestra de la Orden Masónica Mixta del Paraguay (OMMP), Dra. Perla Gamarra, es la primera mujer iniciada en masonería en el Paraguay. Doctora en medicina y cirugía, es especialista en medicina ortomolecular, celuloterapia y embrioterapia, y diplomada en Quelación Endovenosa para la ACAM (EE. UU.). Integrante activa de varias asociaciones en pro de la comunidad, entre otras, fue fundadora y delegada del Club Soroptimista, y miembro de la Multisectorial de Mujeres del Paraguay. Es socia y actual miembro de la comisión directiva de la Liga Paraguaya de los Derechos de la Mujer y “Dama León” del Club de Leones Ka’aguy Rory.

Los símbolos

Tanto masones como masonas comparten los mismos símbolos y pueden practicar los mismos ritos, conforme a la logia a la que pertenezcan. “Los símbolos nos recuerdan las herramientas que tenemos para construirnos; otros nos hablan de leyes universales y, principalmente, de principios relacionados a la geometría y los números. Los símbolos nos dan un marco y conocimiento trascendental a partir del cual desarrollar nuestra obra”, revela la Dra. Gamarra.

Cómo se ingresa

Los principales requisitos para ingresar a una orden es que sea una persona mayor de edad, libre y de buenas costumbres. La forma de ingreso más tradicional es ser presentado por un masón o una masona. También abren un canal para aquellos que no conocen a alguno, pero que tienen verdadera intención de progresar a partir de la masonería. Solo se debe escribir a ommpy.org@gmail.com y se concerta una entrevista con el candidato.

mpalacios@abc.com.py

Fotos: Gentileza.

ETIQUETAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s