el Pacto por la Educación

Educación.jpg
(Una alumna de Primaria sigue la clase en un colegio público español.– Fotografía: Actuall)

Educación. Aunque en España solo se hable de la crisis catalana, varias reformas legislativas están en marcha, y afectan a derechos y libertades fundamentales.

Una de ellas es el Pacto por la Educación. Estaba llamado a ser el gran acuerdo nacional desde los Pactos de la Moncloa de 1977 y el consenso de la Constitución de 1978.

Este martes ha iniciado sus trabajos la subcomisión parlamentaria del pacto educativo. Según El Diario, los “escollos” de la deliberación están donde siempre: “financiación, asignatura de Religión y escuela concertada”. El PP, por un lado, y la izquierda y los partidos nacionalistas, por otro, tienen, de salida, visiones contrapuestas sobre esos asuntos.

España ha tenido siete leyes de Educación desde 1970, y solo en los últimos catorce años, desde 2003, ha tenido tres leyes distintas: la del PP, la del PSOE, y otra más del PP –que los socialistas se han comprometido a derogar si vuelven a gobernar. Mientras tanto, los sucesivos informes de rendimiento escolar certificados por el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA) han afianzado el nivel de los escolares españoles en competencias como las Matemáticas y la comprensión lectora entre los mediocres, tirando hacia la cola, de los países de la OCDE.

Si a la inestabilidad del marco jurídico se añade la dispersión de las leyes autonómicas –cada una con su currículo escolar local en materias como la Historia, la Literatura o la Lengua– y el uso de la escuela para adoctrinar en sistemas de valores particulares como el nacionalismo o las teorías de género, el estado de la enseñanza no puede ser más precario.

La libertad de enseñanza, reconocida por la Constitución entre los derechos fundamentales, debería ser la meta del Pacto por la Educación. Libertad de las familias para elegir el colegio de sus hijos. Libertad de los colegios para establecer su ideario y su modelo pedagógico.

Nunca ha sido más necesario un pacto educativo basado en el principio de la libertad de enseñanza.

Nunca ha sido más difícil alcanzarlo, por la falta de calidad de nuestros políticos, su desprecio a los derechos de los niños, y su aversión a la libertad en general, y la de los padres y los centros escolares, en particular

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s