El proceso sufrido por Luis Manuel Otero Alcántara es asunto de todos

Posted:: Irina Echarry

Luis Manuel Otero

HAVANA TIMES – El lunes seis de noviembre, la policía se presentó en el estudio del artista Luis Manuel Otero Alcántara para efectuar un registro. Sabían ellos –porque ellos lo saben todo- que Luis está arreglando el estudio, que no hay cemento en ninguna parte por el tema de la recuperación post Irma que, además, el artista convocó a una Bienal de la Habana Alternativa cuando el gobierno suspendió la Bienal oficial.  Apenas dos horas para que comenzara la conferencia de prensa sobre la bienal, llega semejante visita. ¿Casualidad?

Hagamos una prueba. Nos paramos en la esquina de una cuadra cualquiera -el municipio lo dejo a su elección-, y contamos hasta cinco, en la quinta casa entramos, buscamos, seguro vamos a encontrar algún saco de material de construcción.  Y casi seguro la persona que lo compró lo hizo en el mercado negro porque ahora mismo no hay otra vía para adquirirlo, salvo los subsidios otorgados por el Estado.

Resulta que Luis Manuel ni siquiera es culpable de “receptación” como quieren hacer ver; él no ha comprado nada. Una tía beneficiada con uno de esos subsidios, le prestó los materiales. Eso ya lo sabe la policía, tienen las pruebas que demuestran su inocencia, pero sigue detenido desde el mismo día del registro, hace más de 48 horas. Lo trasladaron de la unidad policial de Cuba Y Chacón hacia el Vivac. A los familiares le dijeron que tomaron una medida con él, pero es secreta.

Luis no debe estar detenido por algo que no ha hecho, pero la situación es más grave, no solo tiene que ver con Luis. Se trata de un método al que el gobierno acude con frecuencia: criminalizar la disensión, la crítica, la protesta.

Cualquier persona que haga pública una idea no acorde con lo que el gobierno dicta, es propensa a caer en las redes de la policía y ser procesada por delitos comunes.  Por eso luego se jactan de que en las cárceles “no hay presos políticos”.

Entre los artistas se ha generado una solidaridad de admirar, las redes sociales han estado activas y ya sabemos que pueden ser una buena herramienta incluso en Cuba, donde pocos acceden a ellas.

Así como las huelgas de hambre por demandas que competen a toda la ciudadanía y el maltrato público a las damas de blanco o a cualquiera que disienta,  el proceso sufrido por Luis Manuel, es asunto de todos. No solo de las personas vinculadas al arte, aunque también de ellas.

La lucha no debe limitarse a la libertad de un artista. La lucha debe ser por la recuperación de los espacios públicos; por el derecho a oponernos a un gobierno sin ser reprimidos; porque nuestros jóvenes puedan ser críticos, sinceros y activos; porque el arte sea un lugar seguro, un caldo de cultivo para las ideas y el debate.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s