7 conductas que desenmascarar a las personas hipócritas y cómo mantenerlas lejos. 

Por Guru en Noviembre del 2017 en Espiritualidad 

¿Te resulta fácil reconocer a los hipócritas? ¡Claro que sí! Tienen características muy definidas que no pasan inadvertidas y en especial, cuando ya tenemos mucho tiempo soportando sus comentarios maliciosos y sus actitudes mezquinas, podemos advertir hasta el mínimo gesto de hipocresía que casi se les dibuja en el rostro.

El genial escritor de teatro francés Molière, dijo que “La hipocresía es un vicio que está de moda y todos los vicios que se ponen de moda, en algún momento pasan a ser vistos como virtudes”. Y claro, porque naturalizar lo malo finalmente hace que después de todo, no parezca tan malo.

En el mejor de los casos, es muy desagradable sufrir los intentos malintencionados o la arrogancia de una lengua viperina. En el peor de los casos, esto puede ser algo absolutamente devastador. Un hipócrita cuya conducta nunca es cuestionada, seguirá comportándose de la misma forma de manera indefinida ya sea contigo o con cualquier otro.

Por lo tanto, es importante enfrentar a estos maliciosos con el fin de corregir los problemas que crean así como también poner fin a su comportamiento para que al menos, entiendan que ya no estamos dispuestos a tolerar este tipo de actitudes.

Si a menudo tienes la mala fortuna de estar sometido al contacto cercano con un hipócrita de este tipo, debes saber que hay soluciones para enfrentar la situación.

En primer lugar, lo importante es distinguir de manera cabal a los hipócritas y para eso vamos a darte pistas que te ayudarán a reforzar tu propio diagnóstico.

1) Pide mucho y da poco.

Los hipócritas son altamente demandantes pero a la hora de ser generosos con los demás, se desentienden de la situación.

Si cada vez que realizas una reunión o una salida con amigos, lo tomas en cuenta para que se integre y conozca nuevas personas, pero a su vez cada vez que él o ella organizan un encuentro con amigos, nunca te toma en cuenta y siempre te enteras cuando el evento ya pasó e incluso por Facebook, es un indicio claro de que es una relación desequilibrada en donde tú estás dando mucho y no recibes nada a cambio, más que desinterés.

2) Siempre que aparece es por interés.

Ya debiste haber perdido la cuenta de todas esas personas que únicamente te llaman cuando necesitan algo. El hipócrita tal vez no vaya tan lejos como pedir dinero (o tal vez sí), sino que muchas veces el pedido es de ayuda, de opinión sobre algo que quiere hacer o simplemente quiere que lo acompañes a hacer algo que no quiere hacer sólo.

Incluso, llega al punto de querer hacerte participar en algo en donde sabe que va a enrostrarte su éxito como una forma de hacerte sentir inferior.

Bien sabemos que la amistad o las relaciones se cultivan sin cosas de por medio y que un llamado telefónico, un mensaje o un e-mail simplemente para saludar o para saber cómo están, es lo único que piden los amigos sinceros.

3) Los hipócritas siempre te dan a conocer las cosas cuando ya es tarde.

Mientras que los amigos sinceros se alegran con tus logros o te dan a conocer una buena noticia que los hace felices, el hipócrita te esconde todo lo bueno que le sucede con una actitud clara en la que manifiesta que no te toma en cuenta.

4) Nunca se preocupa por ti.

Las personas que desdramatizan todo el tiempo y que le quitan importancia a las cosas que suceden, en realidad lo hacen porque no les interesas mucho.

Es muy común escuchar en el hipócrita “no me preocupo por ti, porque sé que estás bien”. Este individuo cree que con esto te está halagando, pero bien sabemos que cuando alguien nos interesa nos interesamos y nos preocupamos por saber cómo está y que le sucede.

No tenemos más que pensar en nuestras propias madres o nuestra propia familia, que aun sabiendo que podemos estar bien, de igual manera se interesan por las cosas que nos pasan.

5) El hipócrita desaparece cuando estamos en pareja.

Enamorarse es una de las cosas más maravillosas que le suceden a los seres humanos, pero en cuanto encontramos a nuestra media naranja y lo compartimos con nuestro círculo más cercano, claramente vemos como algunos comienzan a tomar distancia ya sea por envidia o porque saben que a partir de ese momento ya no podemos estar disponibles para responder a sus caprichos.

El hipócrita, toma distancia en cuanto sabe que alguien más va a captar nuestra atención.

6) Tiene doble personalidad.

Cuando el hipócrita detecta que puede obtener un beneficio de alguien, inmediatamente y de manera “casual”, comparte con esa persona todo tipo de afinidad. Le gusta la misma música, los mismos lugares, la misma ropa, las mismas comidas… Pero en cuanto esa persona no está presente, vuelve a ser él revelando con esto doble personalidad.

El hipócrita siempre está buscando quedar bien con otros.

7) Siempre te invita a último momento.

Tal vez no lo notaste en un primer momento, pero después de leer todas estas características del hipócrita caíste en la cuenta de que sueles frecuentar a alguien así y que una de sus características, tiene que ver con incluirte en algún evento en el último minuto.

Pero… Las citas y los encuentros no tienen un lugar fijo, ni un horario exacto. Nunca prevé nada de manera segura cuando se trata de ti, pero sí lo hace con otros compañeros de trabajo o con otros amigos.

El hipócrita tiene la mala costumbre de contarte en el último minuto sin tomar en cuenta que puedas estar disponible o no porque en definitiva, le da lo mismo.

¡Qué rasgo de la personalidad tan deplorable es la hipocresía!

Desenmascarando a los hipócritas.

Mark Snyder, es un profesor de la Universidad de Minnesota en donde realizó un estudio muy interesante.

Los participantes debían evaluar una película, pero tenían la opción de elegir dos pantallas diferentes. Estas dos pantallas estaban separadas por un tabique y los participantes podían percibir que frente a ellas ya había dos personas sentadas. En una, una persona discapacitada sentada en una silla de ruedas y en la otra una persona sentada en una silla común.

Los autores del estudio querían saber si el miedo a ser juzgado como alguien que discrimina a los discapacitados influenciaba en el comportamiento. Los investigadores proyectaban la misma película en ambas pantallas o dos películas diferentes y los participantes evaluados podían elegir cuál ver.

Los resultados demostraron que en el caso en que se proyectaba la misma película en las dos pantallas, las personas elegían la pantalla en donde estaba sentada la persona discapacitada, pero cuando las películas eran diferentes, elegían la otra poniendo como pretexto que era esa la película que querían ver y evaluar.

¿Cómo actuar con los hipócritas?

Los hipócritas pueden arruinarnos la vida o al menos complicada bastante. El comportamiento malicioso de estas personas que tienen dos caras, nos afecta mucho. Nos hablan mal de alguien y luego frente a esa persona actúan como si nada. Sus malas intenciones suelen estar camufladas bajo falsas adulaciones al punto de hacernos dudar de nosotros mismos.

De manera instintiva, detectamos rápidamente estas personalidades tóxicas, ya que los que desarrollamos una sensibilidad especial o simplemente tenemos experiencia, notamos que no nos sentimos a gusto en su presencia.

Sin embargo, hay que saber construir una coraza para poder protegernos de estos malintencionados. Te damos siete consejos para actuar frente a los hipócritas.

1) Cuidar nuestra intimidad.

Los hipócritas no deberían tener acceso a nuestros secretos ni deberíamos hacerles confidencias. Debemos elegir con cuidado qué es lo que compartimos con ellos para así evitar darles armas que luego puedan utilizar en nuestro perjuicio.

2) Tomar distancia de los hipócritas.

En primer lugar, lo mejor sería no tener a esta gente dentro de nuestro entorno y poner distancia física entre ellos y nosotros, es la mejor solución. Sin embargo, hay veces que no es posible porque estas personas se encuentran en nuestra vida cotidiana por distintos motivos y entonces lo único que queda es crear una barrera mental.

Lo fundamental, es no caer dentro de este patrón de hipocresías y repetirnos que no debemos ser como ellos.

3) Mentalizarse.

Los hipócritas no siempre pueden evitarse. Por ejemplo, los tenemos entre los compañeros de trabajo, los vecinos e incluso, ¿por qué no? dentro de nuestra propia familia.

En caso de que ya los tengamos identificados, debemos recurrir a alguna estrategia personal para neutralizar su discurso mentiroso e hipócrita y que de esta manera nos afecte menos.

Busquemos una palabra, una frase o un pensamiento que vamos a utilizar como herramienta para relajarnos y mantener la cabeza ocupada en cuanto empezamos a escuchar sus hipocresías.

4) No esforzarse por caerles bien.

No debemos sentirnos culpables o mal por ser como somos, aun cuando esto no les guste a muchos. Si nos sentimos bien con la vida que llevamos y con nosotros mismos, no deberíamos preocuparnos por los hipócritas.

Los hipócritas sufren a menudo de una terrible falta de autoestima y son completamente seguros. No debemos dejarnos contaminar por sus malas energías.

5) Mantener la sangre fría.

Sacarnos de nuestras casillas y alterarnos es lo que buscan muchas veces los hipócritas que encuentran en nosotros alguien en quien probar sus mezquindades. ¡No les demos esta oportunidad!

6) Hacerse respetar.

¿Y si nos enfrentáramos con los hipócritas? Responder inmediatamente poniendo las cosas en claro, es otra alternativa. Esta práctica puede ser un poco desestabilizante, incluso para nosotros mismos, pero también debemos estar listos para asumir las consecuencias que vendrán.

Sin embargo, nos mostraremos francos y honestos algo que es muy loable y que al final, nos permite sentirnos bien.

7) Utilizar el sentido del humor.

A menudo, las personas hipócritas son extremadamente rígidas y estrictas. Utilizando el humor como estrategia para desdramatizar una situación o para desestabilizarlos momentáneamente, es una alternativa válida que al mismo tiempo nos hace sentir mejor frenando el engranaje de sus comportamientos nocivos hacia nosotros.

Aplicado a casi todas las situaciones, el humor puede servir para decir verdades, plantear situaciones o denunciar irregularidades; sin caer en el lenguaje agresivo y la violencia.

Siempre que surge un conflicto debemos tener la capacidad y la voluntad necesarias para intentar solucionarlos. ¿Por qué alguien tiene esta actitud hipócrita hacia nosotros? ¿Pudimos haber hecho algo que molestara sin saberlo? ¿Pudimos haber dicho algo que ofendiera sin darnos cuenta? ¿Por qué no preguntarnos si la actitud del hipócrita tiene un origen?

La humildad es buena consejera, y debemos agotar todas las instancias en función de saber si el problema tiene solución. Incluso, proponer una charla franca y abierta se ve como una alternativa saludable.

Pero en caso de que sepamos a ciencia cierta que la hipocresía no tiene razón de ser, por nuestra salud y por respeto nosotros mismos, tomar distancia de los hipócritas siempre será la mejor decisión.

¿Conoces a mucha gente como esta? ¡Cuenta tu experiencia!

https://saludable.guru/salud-personas-hipocritas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s