El Ayuntamiento de Sevilla reconoce por unanimidad la honorabilidad de la Masonería y condena su persecución

Los cinco grupos que componen la Corporación Municipal de Sevilla han presentado y aprobado por unanimidad una moción conjunta para expresar su reconocimiento de la honorabilidad de los principios de la Masonería en el tricentenario de su fundación.

El Pleno ha acordado “que el Ayuntamiento de Sevilla condene la persecución llevada a cabo por la dictadura del general Franco contra la Masonería en nuestro país, mostrando nuestra repulsa a aquellos actos deleznables llevados a cabo en el marco de la Ley para la Represión de la Masonería y el Comunismo” y “reconozca la honorabilidad de los principios inspiradores de la Masonería con el deseo de que en el siglo XXI veamos el día en que cese el sufrimiento de quienes aún hoy soportan persecución, sanciones, condenas penales, exilio o son ejecutados por razón de la defensa de la Masonería y de sus ideales profundamente democráticos“. La corporación saludo de manera especial a los Queridos Hermanos de la Respetable Logia Itálica número 107 de la Gran Logia de España, presentes en el Salón de Plenos.

Durante la Guerra Civil y la Dictadura, dos hechos hicieron que la masonería sevillana se viera represaliada con mayor dureza que en otros muchos enclaves. Que el golpe triunfara tan pronto en nuestra ciudad, evitó que muchos masones pudieran huir, lo cual, unido a la importancia ya mencionada de la Orden en la ciudad, provocaron que la represión fuera más dramática, si cabe, que en otros lugares. Influenciado por la Iglesia, el franquismo volcó sobre la Masonería toda su inquina y aplicó contra sus miembros una interminable represión que comenzó con su eliminación física a través de los asesinatos extrajudiciales masivos perpetrados en los días siguientes al golpe“, explica el texto aprobado por unanimidad.
La moción recuerda a sevillanos insignes que fueron maestros masones como el canónigo de la catedral hispalense Alberto Lista, el intendente Pablo de Olavide, el catedrático Manuel Sales, el poeta Antonio Machado, el catedrático Demófilo de Buen, el presidente de la República Española en el exilio Diego Martínez Barrio o el último alcalde elegido democráticamente en la República, Horacio Hermoso. El Ayuntamiento reflexiona sobre la conmemoración anual, el 11 de agosto, del fusilamiento de Blas Infante, padre de la Patria Andaluza, junto al diputado a Cortes Manuel Barrios, el ex alcalde de Sevilla José González, el teniente de alcalde Emilio Barbero y el funcionario de arbitrios Fermín de Zayas. “No es por casualidad, los cinco fusilados de aquella noche compartían una condición, aparte de la de demócratas: todos eran destacados masones sevillanos“, explica el texto municipal.
Con esta declaración unánime, Sevilla se convierte en la primera capital de provincia de la península en sumarse al reconocimiento de la honorabilidad de los principios y valores democráticos de la Masonería promovida por la Gran Logia de España. “Hace 300 años la Masonería se atrevió a soñar un ideal para la Humanidad sostenido sobre principios sencillos: el derecho a pensar y el deber de tolerar. La libertad de conciencia, la libertad de pensamiento, que sumerge a todo ser humano en la aventura de conocerse y construirse; y la tolerancia fraternal hacia el otro, el respeto hacia la dignidad humana más allá de credos, clases sociales, razas, ideas o naciones“, dice el Ayuntamiento.

Estos reconocimientos han tenido un amplio eco en Canarias, donde los Cabildos de Gran Canaria y Santa Cruz de la Palma y los ayuntamientos de Arucas, Las Palmas de Gran Canaria, San Bartolomé de Tirajana, Santa Cruz de Tenerife, Santa Cruz de la Palma y Telde han adoptado declaraciones similares. Un parlamento autonómico, Baleares, se ha sumado por unanimidad de todos sus diputados. La decisión del pleno de Sevilla supone un hito en la península, donde sólo tenemos noticia de que se hayan unido a este gesto los municipios de Amoeiro, Barbadás, Castropodames, Isona y Conca Dellá,Vivares.

Masones: el colectivo olvidado 

El Ayuntamiento de Sevilla realiza en su texto una reflexión bien interesante sobre la falta de reparación en España del daño reputacional que el franquismo infringió a la Masonería. “El descrédito sistemático de 40 años de dictadura ha pasado una factura al buen nombre de la orden masónica, que aún se hace sentir en la sociedad española y sevillana. Los masones son uno de los colectivos más olvidados como víctimas del franquismo. Otras organizaciones políticas y sindicales han podido recuperar su patrimonio y sus miembros han sido objeto de público reconocimiento. Pero no los masones, que han visto como la llegada de la democracia no ha supuesto una recuperación completa de honorabilidad. Así mismo, más allá de nuestras fronteras, el mundo está muy lejos de ser un lugar que acepte los sencillos ideales que fijaron hace 300 años. Todos los fundamentalismos religiosos, todos los totalitarismos políticos, todos los pensamientos únicos conocidos por el mundo han perseguido los ideales de una institución que hoy sigue estando severamente amenazada en 23 países del mundo“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s