Cómo un tarro de cristal puede transformar un matrimonio

Shutterstock

“Coloqué mi tarro de cristal con las tarjetitas de papel en la cocina, en un lugar visible. No le conté a mi esposo qué contenía. Todos los días ponía a conciencia una tarjetita allí. Cuando, el octavo día, volví del trabajo, vi que apareció un segundo tarro junto al mío…”.

Dar las gracias por una cosa cada día

Hace casi dos años, propuse a los casados hacer un tarro de gratitud. Consistía en depositar en un frasco grande todos los días una nota de agradecimiento hacia el cónyuge por una cosa durante el día. Aunque fuera una frase como: “Gracias por recoger la basura”, que literalmente se la entregamos al cónyuge, pero tú escríbela, agradécelo.

Esto fue bastante arriesgado. Fueron muy conocidos los frascos de gratitud hacia uno mismo, ¿pero hacia el marido? Sé que es difícil, especialmente en matrimonios que están experimentando dificultades. ¿Y, cuál fue el resultado?

El tarro de gratitud del matrimonio resultó ser un todo un acierto. Por supuesto, al principio lo hicieron las esposas. El comienzo requirió un poco de esfuerzo de ellas, pero algunas vieron los efectos bastante rápido. Te presento tres historias como ejemplo.

La gratitud es contagiosa

“Coloqué mi tarro de cristal con las tarjetitas de papel en la cocina, en un lugar visible. No le conté a mi esposo qué contenía. Todos los días ponía a conciencia una tarjeta allí. Cuando el octavo día volví del trabajo, vi que junto a la mía apareció un segundo tarro, ¡en el que mi esposo depositaba tarjetitas para mí! Una vez por semana hablábamos del frasco y más específicamente sobre todas las cosas buenas que hacemos el uno por el otro.

¿Y qué más pudo desear? Puedo ver cómo ha cambiado mi percepción de algunas cosas: comencé a fijarme más en las cosas buenas que hace mi esposo y las negativas han dejado de afectarme tanto. Antes de eso, me ponía nerviosa ante las trivialidades y reaccionaba de forma explosiva.

Ahora tengo un corazón cargado con lo positivo. Otra cosa positiva es que no juzgo a mi esposo cuando pienso si hace algo sólo por obligación. El bote nos empujó a lo que probablemente sea lo más importante en un matrimonio: hablar. Gracias a ello, hablamos mucho sobre las intenciones, sobre cómo se suponía que se vería algo y cómo finalmente salió a la luz. Tal pequeño detalle elevó mi matrimonio a otro nivel. Me alegro de haber hecho caso a esta propuesta”. Katia, lleva 5 años de casada.

Dejé de regañar a mi esposo

“Marlenka, estoy casada más tiempo que los años que tienes tú. Sin embargo, seguí lo que escribiste en tu web. Mi hija me lo mostró. Después de unas dos semanas, mi esposo dijo que me quejaba menos de él y sonreía más. Le mostré el frasco, y él no quería creer que fuera por esto. Sé, sin embargo, que mira lo que pongo en él todos los días y también sonríe más. Agradecer tiene sentido. Antes, pensaba que sólo era una idea que sonaba bien. Animaré a los jóvenes a hacerlo”. Hanna, lleva 32 años de casada.

Frascos de cristal no solo para el marido

Una de las participantes en el desafío fue más allá. Hizo frascos para su marido y para sus cuatro hijos, incluidos sus hijos adolescentes. Al principio, no observó ningún cambio. Sabía que todos leían las notas a escondidas y les espiaba. Después de un tiempo, apareció un sexto tarro – para ella.

¿Cómo hacer un tarro de la gratitud para el cónyuge?

Prepara un frasco. Puedes decorarlo o comprarlo ya decorado. Colócalo en un lugar visible para que te recuerde tu nuevo ritual cotidiano.

Prepara las tarjetitas en las que escribirás tus agradecimientos a tu esposo / esposa.

Escribe diariamente UNA cosa por la que deseas darle las gracias a tu compañero / compañera. Echa la nota en el recipiente. ¡Y ya está!

Invita a tu media naranja a que prepare un frasco similar para ti, pero que sea por voluntad propia.

Todos los días, recordaos agregar nuevas tarjetitas a los frascos.

Hoy, casi dos años después del anuncio de este desafío, aún recibo correos electrónicos relacionaos con él. Un tarro como éste no requiere de mucho tiempo (necesitas aproximadamente un minuto durante el día), y cambia completamente la manera de cómo ves a tu cónyuge y a cómo te ves a ti mismo/a. ¿Tal vez comiences a crear un frasco de ese tipo?

https://es.aleteia.org/2017/12/06/como-un-tarro-de-cristal-puede-transformar-un-matrimonio/?utm_campaign=NL_es&utm_source=daily_newsletter&utm_medium=mail&utm_content=NL_es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s