El Innegable Aporte de la Mujer en la Masonería

Maria Deraismes nació en París en el seno de una familia acomodada, recibió una buena educación, tenía una gran oratoria, y fue iniciada en la Masonería el 14 de enero de 1882 en la Logia Libres Pensadores en la localidad de Le Pecq, cerca de París. Ella fue instrumental para traer a las filas de la Masonería a otras dieciséis mujeres francesas de renombre, fundando luego la Orden Internacional de Co-Masonería Le Droit Humain,  junto con el Dr. Georges Martin, como ya mencionamos. En 1902, Annie Besant, una destacada activista social inglesa que era teósofa y fue la segunda presidenta de la Sociedad Teosófica Internacional, fue aceptada en la Masonería y rápidamente se convirtió en líder masónico dentro del mundo angloparlante. A través de su guía e inspiración, la Masonería femenina y mixta se difundió alrededor del mundo, restaurándose ciertas prácticas masónicas que habían sido omitidas en la tradición francesa.

En la actualidad, en un número creciente de países, las mujeres se están uniendo más y más a las Obediencias Masónicas Femeninas o Mixtas, pese al no reconocimiento de las Obediencias Masónicas masculinas tradicionales.  Los masones masculinos no reconocen a la mujer como Masón basándose en los postulados de la llamada “Constitución de Anderson”, que es un documento masónico redactado originalmente por el escocés James Anderson (1679-1739),  que sentó las bases para el funcionamiento coordinado y organizado de la Masonería masculina exclusivamente.

Dicho documento habla de los deberes y derechos del Masón, del universalismo de la Masonería, del profundo simbolismo masónico y sus alegorías, de la prohibición de hablar sobre política y religión en las Logias para evitar conflictos, y de la “legitimidad” o condiciones que permiten que un hombre sea masón “regular” o “irregular”.

Aquí contemplado se encuentra también la prohibición de reconocer a los esclavos, a los hombres inmorales, y a las mujeres dentro de la Masonería; es decir, que se consideran  “irregulares” o “ilegítimas” todas las Órdenes Masónicas que admitan a mujeres, ya sean trabajando la Masonería en Órdenes Femeninas, o trabajándola en calidad de iguales junto a hombres masones dentro de las Órdenes Mixtas.

Sin embargo, las mujeres debidamente iniciadas en Logias Masónicas Mixtas o Femeninas bajo las mismas ceremonias iniciáticas que los hombres, han recibido los mismos secretos, toques y contraseñas que ellos, y consideran que el tema de la exclusión de la mujer de la Masonería es algo completamente caduco, nacido de una interpretación errónea y mezquina de un grupo de hombres Masones que en la antigüedad decidieron considerarse “distintos y legítimos” excluyendo a la mujer de sus filas, y que en la actualidad continúan queriendo sostener la absurda idea de negarle la entrada a sus Logias a sus propias madres, hermanas y esposas, como si ellas no fuesen dignas de ser recibidas junto a ellos como Masones para recibir la Luz del Conocimiento.

No olvidemos que el Hombre y la Mujer juntos son los Dos Pilares que sostienen el progreso de nuestra sociedad moderna, y que si realmente buscamos el progreso humano tenemos que instruir masónicamente a ambos a la par.

http://www.comasoneria.com/masonería-mixta.php

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.