Una paella para celebrar las buenas relaciones masónicas entre España y Brasil

El alcance internacional de la paella no tiene límites. Si hace unos meses pasó a formar parte del alfabeto de los emoji de todo el mundo, hace unos días protagonizó un nuevo hito: plato elegido por la Gran Logia Masónica del Distrito Federal de Brasil “con motivo de la celebración de las relaciones masónicas entre Brasil y España“. Más de 200 personas participaron en este banquete ritualísitico, que contó con la supervisión en la cocina de nuestro Gran Maestro, el Muy Respetable Hermano Óscar de Alfonso. La peculiaridad de este ágape entre hermanos es que se realiza con los trabajos abiertos. Se trata del segundo banquete fraternal de este tipo, lo que da cuenta de su excepcionalidad, organizado por la Gran Logia de Brasilia.

El primero en probar el resultado fue el Gran Maestro de la Masonería Brasiliense, el Muy Respetable Hermano Cassiano Teixeira de Morais. Los masones de la capital brasileña honraron a nuestro Gran Maestro con su mayor distinción, el rango de Gran Maestro de Honor, similar al concedido por la Gran Logia Masónica del Estado de Goiás en una etapa previa del viaje.
“La Masonería se parece mucho a la paella, donde sabores muy diversos enriquecen a cada uno de sus granos, transformándolo profundamente. Requiere su tiempo, ni mucho ni poco, como el paso por nuestros grados, y tiene su método ancenstral, sus landmarks fuera de los cuales quizás puedes hacer un arroz, pero no será paella. Brasil, con casi 3.000 Logias y más de 126.000 miembros activos, constituye uno de los referentes indispensable de la Masonería en Iberoamérica. Sabéis que soy Gran Maestro en uno de los países donde, con mayor virulencia, se ha perseguido a la Masonería, que hace cuatro décadas partimos de cero, que la Masonería Española a la que represento, con sus 3.000 hermanos, apenas supone unos pocos granos de esta paella. Pero unidos fraternalmente a todas los demás Grandes Logias y Orientes del mundo, unidos a vosotros en la cadena de unión, formamos una de las instituciones universales icónicas de los principios y valores que se han hecho universales en el horizonte humano. La Masonería, como la paella, aporta sabor, alegría y esperanza al mundo“, explicó el Gran Maestro.

Fundada en 1963, la Gran Logia Masónica del Distrito Federal está constituida por las 37 Respetables Logias masónicas que se reúnen en la capital de Brasil. Este país inmenso cuenta con una Gran Logia en cada uno de sus Estados que se agrupan en la Confederaçión de la Masonería Simbólica de Brasil. La Gran Logia de Brasilia agrupa todas las Respetables Logias de la capital del país. Es también miembro de la Confederación Masónica Interamericana que  reune a 79 Grandes Logias y Orientes de 25 países y preside en la actualidad la Masonería Española.

La primera Respetable Logia de Brasil se constituyó en 1797. Orientadas al reconocimiento de los derechos y libertades que hoy otorgamos a todos los seres humanos, el virrey prohibió todas las actividades masónicas en Brasil en 1806. En 1815 se fundó la Respetable Logia Comercio y Artes en Río de Janeiro que jugó un importante papel en la independencia del país.

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.