LOS PERNILES DE MADURO

Portugal y Estados Unidos tienen la culpa, dice Maduro

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York
29 de dic. 2017
Como siempre Nicolás Maduro prometió y no cumplió. Prometió que habria perniles a precios rebajados en la Navidad a la población… y  llegó el 24 y pasó, sin que aparecieran los jamones en los mercados.
“Nos sabotearon. Puedo decirlo de un país, Portugal. Estaba listo, porque nosotros compramos todo el pernil que había en Venezuela. Todo lo compramos. Pero teníamos que importar y así di la orden y firmé los pagos. Pero nos persiguieron las cuentas bancarias”, dijo Maduro por cadena de radio y televisión. 
Descaradamente el gobernante culpó a Portugal por no enviar los pedidos del tradicional alimento en el fin de año de los venezolanos.
Por su parte el gobierno de Lisboa se defendió y señaló que no fiaba sus mercaderías.
“El Gobierno portugués no tiene, con seguridad, ese poder de sabotear” perniles, aseguró el ministro portugués de Exteriores, Augusto Santos Silva, y señaló que Portugal vive “en una economía de mercado” y “las exportaciones competen a las empresas”.
Entonces Maduro culpó a los Estados Unidos por las sanciones financieras que le impidieron pagar los perniles a Portugal.
Tampoco llega a la población hambreada las cajas de los CLAP (alimentos distribuidos por los Comités Locales de Abastecimiento y Producción).

El sitio venezolano Aporrea se queja también: 
Otra vez la Revolucion se tragará los perniles de Maduro
¡Qué buena vaina: perniles no hay! Conté los días desde que el presidente Maduro dijo, que los perniles estaban por llegar y que los Claps los repartirían, que por lo que veo a Freddy Bernal, le entró la patulequera de jodernos la paciencia, y se le enfriaron las bolas navideñas de la democracia y no encontró puerco que matar que por él sin sabor quedamos después, que acabó con todos los conejos de Venezuela. 
Otro engaño que nos meten por la boca, y menos mal que no fue por otra parte. En verdad consideración no tienen por nosotros y, cuando quieren nos tiran por el barranco del capitalismo, que el que quiere pernil que los compre al precio de Fedecámaras que en eso son muy hábiles los escuálidos y, más en este laberinto de precios que al -dolartoday- están acabando con nuestras vidas. A mi pernil lo metí en el horno de mis esperanzas comenzado el mes de diciembre, que bien apretujadito de adobo caro, bañado de jugo de naranja lo hundí en una bandeja bien tapadito con papel de aluminio como pensé, hoy lo horneo después de haberlo bañado con limón antes y, lo destapó cuando se desprenda del hueso. 
Pero quien quedó desprendido de una tortura agotadora, reconozco que fui yo, entre los miles que comieron primero que yo por sus ojos de hambre, y hasta llegué a soñar que después de fileteado cada vez que abriera la nevera me acordaría de Maduro y, cuando quisiera a lo mejor cubierto de cebolla y tomate lo devoraría con un buen vino blanco de esos que producimos de contrabando de otros países, pero mayor maltrato a mi consideración y respeto, no puede ser, pues con lo que cobro por la pensión del gobierno no me da para tantas pretensiones juntas de lo imposible de caro que están tanto la cebolla como el tomate, y el vino, vino y se fue -¡pobre de mí!
 ¿Y cómo puedo ser feliz en estas Navidades? Si nada de lo que quiero comer puedo.
 ¡Ah, Maduro! Ni que fuera, Rafael Ramírez Carreño. A veces o por veces a uno lo pescan por pendejo con sebo barato, y no quiero creer que Maduro por segundo año nos tomé el pelo que si lo hiciera un 28 de diciembre sería lo de menos. 

Pero después que calienta los ánimos del pueblo chavista con poner perniles al alcance de los que hoy más que ayer tienen la necesidad aglutinante que le acerquen a la boca lo que se pueda comer a precios asequibles, que populacho de esta revolución nos lo merecemos por la escasez contagiosa a diaria en el país, y no vengan a decir ahora que es por culpa de Julio Borges que salió fuera de Venezuela a matar los cochinos del mundo, para complacer a Trump en su desvarío de jerarca infernal o, que a los cochinos del mundo les dio mal de rabia agresiva contra los venezolanos de pelarle el rabo.

Los venezolanos reiniciaron  las protestas, esta vez por el incumplimiento de las promesas del gobernante y piensan seguir realizándolas ahora y en el Nuevo Año.
La guerra de los perniles la sido la chispa de nuevas protestas, unidas a reclamos por la falta de gasolina donde, irónicamente, Venezuela es la mayor exportadora de crudo de la región.
Mientras tanto, crece proporcionalmente, la barriga y el peso total de Maduro a quien no le falta la buena comida.

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferenciassta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s