LOS JUEGOS DEL HAMBRE DE CUBA Y VENEZUELA

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York

Cerdo, puerco, marrano, gorrino, guarro, cocho, chancho… Se puede llamar de diferentes maneras, pero el animalito es prioridad en las fiestas de fin de año.
En Cuba y Venezuela el pueblo sufre por no poderlo llevar a la mesa de sus hogares, en las fiestas en que se reune la familia.
En la Isla, algunos vecinos suben el animal a sus departamentos y lo crían en el baño, e incluso le cortan las cuerdas bucales para que no haga ruido, en previsión para tenerlo como alimento en Navidad y Año Nuevo.
Recientemente se formó una estampida y empujones en La Habana al conocerse que un local estaba  vendiendo puerco por la libre.
La lucha por adquirir el animal quedó registrado en un video donde se ve el público corriendo desaforado y haciendo luego una cola para adquirir trozos del apetecido manjar.

En Venezuela hay revueltas por la falta de pernil, prometido por Nicolás Maduro al pueblo, en venta “a precios módicos”.
Pasó la Navidad y los jamones no aparecieron por ninguna parte, lo que creó un lío internacional al culpar el mandatario a Portugal por la no entrega de los cerdos.
El gobierno de Lisboa se defendió diciendo que “no fiaba” y los envíos se hacían, en la medida en que se efectuaban los pagos.
Ante esta situación y enfrentado a nuevas protestas, el dictador  optó por culpar a la oposición venezolana, la CIA y el gobierno de Bogotá, por la ausencia de los perniles.
Por último se consiguió algunos en Colombia, que han sido pocos para mitigar el hambre de los venezolanos.

Lincoln Lenin Martínez, de la Universidad del Táchira comenta en las redes sociales: Se sabe de cabezas que no se han doblegado ante el paredón de ejecución, que no han temblado ante las tenazas de los torturadores, que no han dudado en marchar contra una muerte cierta en el frente de batalla. Para domar aquel carácter irascible, la dictadura solicitó el auxilio más vil de las necesidades: el Hambre. No hay infamia, no hay debilidad, no hay claudicación que no haya sido aconsejada por el Hambre.
Pablo Feo desde Caracas está de acuerdo:
Asi es…no hay nada que enajene mas que el hambre…Eso lo saben todos los comunistas del orbe y los cubanos en especial..
El hambre te convierte en un vasallo…
Venezuela es territorio de vasallos que se confiesan como tales al salir en los medios declarando que exigen su pernil porque ellos ya cumplieron con su voto…Por cierto, votarian tambien por aquel que les brinde el almuerzo.


Como se ve, la falta del animalito y otros alimentos en las mesas en las fiestas de fin de año,  demuestra -una vez más-  la falta de previsión de los gobiernos de Cuba y Venezuela en satisfacer las mínimas necesidades de sus respectivos pueblos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s