5 formas sencillas de incrementar tu control mental

 Edith Sánchez 24 julio, 2017 en Emociones2596 compartidos
cerebro rodeado de manos representando el control mental

Se le llama control mental, autocontrol o dominio de uno mismo. En cualquiera de sus acepciones es, en todo caso, un concepto más o menos mentiroso. Los occidentales tenemos una verdadera obsesión por controlarlo todo, hasta a nosotros mismos. Sin embargo, se trata de un objetivo imposible de lograr en su totalidad (lo que no quiere decir que no tengamos un margen de mejora).

Lo que sí podemos hacer es aprender a gestionar nuestras emociones de una forma más inteligente. Esto implica, a su vez, aumentar el control mental sobre nuestros impulsos irracionales específicamente. Todos llevamos dentro una especie de voluntad salvaje. Nos ayuda a ser osados, pero también nos juega malas pasadas, especialmente cuando nos invade la ira o el miedo.

Quien conquista a otros es fuerte; mas quien se conquista a sí mismo es poderoso”.

-Lao Tsé-

Hay formas de domesticar o canalizar esos impulsos feroces que a veces nos invaden. Es razonable que aparezcan de cuando en cuando y tomen el timón por algunos instantes. Sin embargo, el problema aparece cuando la excepción se convierte en regla. Ahí es cuando resulta conveniente hacer un alto y aplicar algunos consejos para aumentar el control mental. Estos son algunas formas sencillas para lograrlo.

1. El auto-conocimiento incrementa el control mental

Todos pensamos que nos conocemos; sin embargo, esto no siempre es cierto. Es verdad que cada uno se define de algún modo si se lo preguntan y esta definición puede cambiar sensiblemente dependiendo del momento en el que se pregunte. Sin embargo, una buena cantidad de personas no sabrían identificar sus motivaciones más profundas o exponer las motivaciones por las que inician, mantienen o terminan con sus conductas/hábitos.

mujer sujetando cerebro

No es infrecuente escuchar expresiones como “no era yo mismo”, cuando alguien hace algo que podría resultar “reprobable”. Pero sí era él mismo. Lo que ocurre es que quizás no se conoce tanto como lo supone. Al aumentar el auto-conocimiento, también se incrementa el control mental. Sabemos qué situaciones podemos abordar más exitosamente y cuáles demandan mayor cuidado.

2. Desactivar el piloto automático

Andar en modo “piloto automático” es ir por la vida sin fijarnos demasiado en nada, abstraídos, en una dimensión lejana a lo que ocurre. Pasamos de un pensamiento a otro y de un comportamiento a otro, sin tener la menor idea de por qué. Sentimos que es la vida la que “nos va llevando”, aunque no sepamos exactamente hacia dónde.

Sería imposible tener consciencia de todo, todo el tiempo: prácticamente tendríamos que renunciar a nuestra vida mental. Nos colapsaríamos. Lo que sí es posible es hacer pausas, altos en el camino para contemplar en dónde estamos y si vamos en la senda que de verdad queremos recorrer. Esas pausas se traducen en mayor conciencia y esta, a su vez, en más control mental.

3. Aprende a detenerte

Aprender a desactivar el impulso de una emoción no es nada fácil. Especialmente si fuimos educados en un entorno que no le otorgaba una gran importancia al control de impulsos. Quizás venimos de familias violentas o con una dinámica histérica muy fuerte, de manera que hemos internalizado ese actuar sin pensar cuando se apodera de nosotros una emoción muy intensa.

mujer con los ojos cerrados manteniendo el control mental

Aprender a regular esas emociones invasivas y a expresarlas de la manera que queremos supone un gran paso adelante. En el fondo solo es un hábito que se va adquiriendo, complejo eso sí, porque nuestro cerebro -concretamente nuestra corteza prefrontal- no está completamente desarrollado para ello hasta que hemos pasado la adolescencia.

Esta gestión tiene que ver con una elección: dejar que la emoción se desboque o quedarte quieto mientras pasa el huracán. Al hacer esto último, ganamos mucho, especialmente en el terreno de las relaciones sociales.

4. Mastica y digiere la frustración

¿Quién no ha experimentado la frustración (esa sensación de que la realidad no se ajusta a nuestras expectativas, esa que aparece cuando a pesar de todos nuestros esfuerzos no obtenemos el resultado deseado)? Unas pequeñas, otras gigantes. Un amor que no fue, una vocación que no vio la luz, un dinero que hace falta…

Las razones pueden ser muchas. Todos estamos inmersos en una realidad que nos obliga a renunciar constantemente. Es normal. El punto es que algunos lo aceptan y otros no.

No es fácil aprender a aceptar, masticar y digerir la frustración. Si no lo hacemos, es fácil que la rabia se apodere de nuestro corazón y pase a dominar nuestra mente y nuestra vida. También es fácil que nos volvamos unos cascarrabias, de esos a los que les ponen apodos como “chispita” o “fosforito” por las continuas explosiones. No dejes que una frustración te lleve a eso.

5. Sal fuera de tu zona de confort

Salir de la zona de confort trae inmensos beneficios. Uno de los más importantes es que nos ayuda a ser más flexibles y adaptables. Esto, por su parte, estimula el desarrollo de nuestra inteligencia, tanto lógica como emocional. Así finalmente, casi sin darnos casi cuenta, como si de un efecto secundario de nuestra actitud se tratase, nos volvemos más tolerantes y dueños de nuestras propias emociones.

Pies de una persona entre plumas

No somos máquinas y tampoco tenemos que “funcionar” correctamente todo el tiempo. El tema del control mental siempre debe tomarse como algo relativo, especialmente cuando nos genera mucha presión. Lo que sí es cierto es que el dominio de nuestras emociones aumenta cuando la ansiedad disminuye y sobre todo cuando hemos aprendido estrategias para saber expresar la energía que acompaña a la emoción de la forma más propicia para nuestros intereses y para los de quienes nos rodean.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s