Mientras los dirigentes occidentales dan la espalda al cristianismo y reniegan de sus tradiciones, el Este de Europa y Rusia se levantan para luchar contra la crisis actual de valores.

“Europa, los derechos humanos y la igualdad emanan de la cultura cristiana”. Yuri Korchagin, embajador de Rusia en Madrid, defiende en La Gaceta el legado cristiano en el Viejo Continente y su importancia en el avance de un Occidente sumido en plena crisis de valores. En España ocurre, desgraciadamente, lo contrario.

Nuestros ciudadanos han olvidado de dónde vienen y la clase política lucha cada día por que nadie quiera mirar atrás. España se erigió sobre la cruz de San Andrés y se convirtió en una fortaleza de la Cristiandad contra sus enemigos. El Apóstol Santiago, Santa Teresa de Ávila, San Ignacio de Loyola o San Juan de la Cruz fueron personajes claves que ayudaron a salvar nuestra identidad cristiana. “España es la nación a la que todos debemos algo porque, por medio de las gracias abundantes que se le dieron, salvó el alma cristiana de Europa. ¡Viva Cristo Rey!”, resumió Joseph Pearce.

El laicismo radical tiene por objetivo eliminar de los espacios públicos todo lo relativo a la religión. Decía el historiador Fernando Paz que “lo que se esconde, lo que desaparece, termina por desvanecerse” y recordaba que la pretensión de que todo lo religioso desaparezca de la vida pública “obedece al deseo de aniquilarlo”.

“Sólo hay dos clases de personas coherentes: las que gozan de Dios porque creen en él y las que sufren porque no lo poseen”. La frase, que se le atribuye al escritor francés Blaise Pascal, toma valor en estos tiempos en los que los cristianos son perseguidos por profesar su Fe en Oriente Medio y el globalismo promete una batalla para eliminar su rastro en la civilización occidental.

Mientras el ‘moderno’ Occidente de Europa da la espalda al cristianismo, los ciudadanos del Este se han levantado contra los dogmas actuales y sus dirigentes celebran sin complejos el carácter cristiano de su historia. En su discurso de Navidad, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, prometió luchar contra aquellos que buscan eliminar la tradición cultural europea: “Fuimos, somos y seremos cristianos”, sentenció.

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.